El corazón de la enfermera: poemas, historias y citas

El corazón de la enfermera: poemas, historias y citas

Historias

15 mareras en las que la enfermería cambiará tu vida

Thinkstock | istockphoto

La enfermería es una profesión que está cambiando. La edad media de las enfermeras y el número medio de años de experiencia en enfermería están disminuyendo. A mí, que soy una enfermera con una década de experiencia, se me considera mayor.

A menudo me pregunto dónde piensan las nuevas generaciones que se están metiendo cuando escogen nuestra profesión. ¿Cómo creen que será su trabajo? ¿Qué creen que hacemos? ¿Cómo deciden y se dicen a ellos mismos “Esto es lo que quiero hacer, esto es lo que quiero ser”? Recientemente me he dado cuenta de que muchas enfermeras descubren a base de golpes lo qué es realmente la enfermería.

Este es el mundo REAL de la enfermería:

1. Te dolerán los pies
2. Tendrás dolor de espalda.
3. Empezarás a chirriar los dientes mientras duermes (si no has empezado ya en la escuela de enfermería).
4.  NECESITARÁS estar en forma para hacer este trabajo.
5. Este trabajo te hará llorar.
6. Este trabajo te asustará.
7. No el gustarás a mucho pacientes
8. La mayoría de los pacientes pondrán a prueba tus límites.
9. Muchos pacientes no son agradables. De hecho, son completamente insoportables

10. Rara vez escucharás un “gracias”.
11. Tu trabajo nunca se acaba.
12. Lo que haces afecta directamente a otros, SIEMPRE.
13. Nadie se da cuenta de lo que haces hasta que dejas de hacerlo.
14. No llegarás pronto a casa. Prácticamente nunca.
15. Serás la persona a la que acudirán para las consultas médicas todos tus vecinos (a veces un martes a medianoche)

¿Suena bastante mal, eh? Por eso repetimos constantemente la frase “la enfermería no es para todo el mundo”. Tienes que ser duro para sobrevivir en nuestro mundo.  Lo mejor de nuestra profesión es que los beneficios de nuestro trabajo sobrepasan ENORMEMENTE a los riesgos.

Hay 15 mareras en las que la enfermería cambiará tu vida:

1. Tu corazón aumentará 10 veces su tamaño normal.
2. Tu compasión se ampliará exponencialmente.
3. Desarrollarás fortaleza donde un día tenías miedo.
4. Aprenderás a sobrepasar tus límites.
5. Te volverás una persona de recursos.
6. Desarrollarás una aguda capacidad para tomar decisiones.
7. Aprenderás a sentirte cómoda con lo que te resulta incómodo.
8. Entenderás y empatizarás de verdad con lo que significa una pérdida.
9. Impactarás en vidas humanas.
10. Realmente marcarás la diferencia.
11. Conocerás y te harás amigo de gente increíble.
12. Te darás cuenta de que ese raro “gracias” y/o abrazo realmente vale la pena.
13. No harás este trabajo para hacerte notar.
14. No harás este trabajo esperando salir a tu hora.
15. Estarás orgullosa de decir a la gente que eres enfermera.

¿Suena bastante bien, eh? Por eso repetimos constantemente la frase “La enfermería no es para todo el mundo”.

Las cosas que hacen que nuestra profesión sea tan dura son las mismas que hacen que esta sea una profesión increíble. Si fuera tan fácil ¿no lo haría todo el mundo?

 

Sigueinte: Lo mejor está por llegar