• Scrubs Contributor
  • Scrubs
  • 4 years ago

Una divertidísima “dieta de enfermera”

Thinkstock | Digital Visions + ScrubsDigital Vision | Thinkstock + Scrubs

No sé vosotras, pero yo estoy ya harta de Atkins, South Beach, Alimentación intuitiva y cualquier otra dieta de las que circulan por ahí. Los creadores de estas dietas dan por hecho que tenemos tiempo para preparar platos saludables y sabrosos y podemos comerlos tranquilamente. También dan por sentado que disponemos de 30 a 60 minutos diarios para hacer ejercicio aeróbico moderado. Los que estamos encerrados entre 12 y 16 horas en un hospital sabemos que eso no es así.

Por esa razón, os presento:

La dieta de la enfermera*

*No pretende reemplazar los consejos del último “gurú de las dietas”. No garantiza que vayas a perder peso, disminuir la presión arterial, reducir los factores de riesgo cardiovascular o mejorar el estado de tu piel. No sumergir en agua, limpiar solo con algún tejido suave y un limpiador poco agresivo.

Día 1 Desayuno:
Un huevo duro
Café solo
Una tostada de pan integral con una cucharadita de crema de cacahuete
Seis agujeros de donut de la sala de descanso

Día 1 Tentempié mañana:
Cada vez que un médico pregunta, “¿Dónde está el historial?” cómete dos Snickers Fun Size. Cada vez que un médico pregunte, ¿dónde está el historial?”, seis meses después de haber cambiado a un sistema sin papel, cómete tres Snickers Fun Size.

Día 1 Almuerzo:
Ensalada de lechuga con pollo a la plancha y un aderezo bajo en grasas
170 gr de yogurt de frutas sin azúcar
Dos grandes cucharadas de esa misteriosa cazuela que hay en la sala de médicos

Día 1 Tentempié tarde:
Por cada paciente girado y recolocado en una hora, seis patatas fritas sabor barbacoa

Día 1 Cena:
Una botella de 750 ml de Cabernet Goats Do Roam

Día 2 Desayuno:
Un huevo revuelto envuelto en una loncha de queso bajo en grasa y en una tortilla de harina
Una manzana mediana
Un puñado de palomitas de microondas ligeramente rancias y dos aspirinas

Día 2 Tentempié de mañana:
El sándwich de jamón que alguien ha dejado en la nevera. Recuerda: ¡si no tiene fecha ni iniciales, no tiene calorías!

Día 2 Almuerzo:
Sáltatelo. Estás demasiado ocupada con una intubación

Día 2 Tentempié de tarde:
¿Te acuerdas de esos perritos calientes de la tienda de abajo? Ve a por uno. Piénsalo un momento, después decide si hoy ya has tentado demasiado a la suerte con el sándwich de jamón.

Día 2 Cena:
Un burrito congelado (¡no lo metas en el microondas!) y una Coca-cola Diet sin cafeína

Día 3:
Come solo lo que puedas comprar en la máquina expendedora.

Día 4:
¿A quién pretendo engañar? Llegados a este punto, estás tan aturdida que posiblemente te comerás cualquier cosa que esté parada o se mueva lentamente. La única regla para este día es que probablemente tendrás que perseguir cualquier cosa que pretendas convertir en alimento. De esta forma conseguirás quemar las calorías de los Snickers que te comiste.

Día 5:
Día libre. Todas las almas de residentes que te puedas comer.