• Scrubs Staff
  • 2 years ago

Depresión En Enfermería: Una Mirada Más Cercana A Un Problema Común Del Que Nadie Quiere Hablar

Shutterstock | Photographee.eu
Ya sea en un hospital o en la cita con un médico, las enfermeras saludan a los pacientes con una calidez y amabilidad reconfortantes. A pesar de esto, las enfermeras corren el riesgo de desarrollar depresión al doble del índice de un paciente que no trabaja en el campo de la medicina. El problema es que a pesar de la mucha capacitación médica, algunas enfermeras luchan con el autodiagnóstico de una condición como la depresión porque no notan los síntomas.

Los Síntomas De La Depresión

De acuerdo con la Asociación de Ansiedad y Depresión de América, muchos de los síntomas asociados con la depresión son vagos, como sentirse agotado, sentirse vacío, sentirse distraído, sentirse malhumorado o tener dificultades para dormir. Las enfermeras se olvidan de estos síntomas, ya que tienen un trabajo y estilo de vida agitado. Esto es un poco irónico, ya que las enfermeras también serían las primeras personas en decirle a un paciente que la depresión no es una condición para desentenderse. La depresión disminuirá lentamente la capacidad de una enfermera para realizar tareas diarias tanto en el hogar como en el trabajo. Con el tiempo, él o ella perderán cualquier impulso o motivación para seguir trabajando.

Epidemia Silenciosa

Cuando se trata de personal de corta duración, falta de apoyo del personal médico o malas condiciones de trabajo, las enfermeras son libros abiertos. Lo mismo no pasa para la depresión y otras enfermedades mentales en el campo de la enfermería. Minority Nurseargues es uno de los secretos mejor guardados en esta profesión. Solo el 20 por ciento de las enfermeras sufre de depresión, pero nadie quiere manifestarse al respecto. La pregunta es: ¿por qué la depresión en las enfermeras es un gran secreto?

Desinformación

La primera gran razón por la que las enfermeras ignoran y ocultan la depresión es que muchas personas no la entienden. La desinformación causa discriminación contra cualquier enfermero etiquetado con una enfermedad mental, como la depresión, como una enfermera que no puede hacer su trabajo. Con el tratamiento adecuado, no hay razón por la cual alguien no pueda vivir con depresión y continúe una carrera como enfermera.

El hecho de que la depresión es una epidemia silenciosa en el campo de la enfermería, es lo que la hace un problema más serio. En lugar de recibir tratamiento, las enfermeras se sumergen en su depresión, y eso sólo lo empeora. Cuanto más tiempo permanezca sumida en su depresión, más agobiante se vuelve y más difícil será más difícil de tratar.

Discriminación

Un individuo necesita fuerza para asumir el papel de enfermera. La desinformación sobre lo que es la depresión hace que muchas personas vean a individuos que la padecen como débiles. Esto gira en torno a algunas enfermeras que piensan que están deprimidas y no pueden manejar su trabajo. Es la combinación de desinformación y discriminación lo que da como resultado que la depresión en la enfermería sea un problema tan poco comentado.

¿Qué Debería Suceder?

Las enfermeras que experimentan cualquier síntoma potencial de depresión deben hacer una cita con el médico. Una enfermera puede evitar que la depresión controle su vida y su carrera al tomar medidas proactivas para hacer una cita y establecer un plan de tratamiento tan pronto como sea posible.

Las personas que supervisan a un personal de enfermería deben aprender a reconocer los síntomas de la depresión. La depresión juega un papel negativo en la capacidad de una enfermera de brindar atención a sus pacientes.

Tratamiento Y Cuidado

Dependiendo de la gravedad de la depresión, una enfermera puede necesitar tomarse un tiempo libre para mejorar. El gerente de un personal de enfermería debe proporcionar un ambiente de trabajo de apoyo para las enfermeras que luchan con la depresión. Las enfermeras necesitan saber que pueden acercarse a su jefe sobre la depresión y solicitar un tiempo libre sin que esto cause problemas.

La depresión es una condición agobiante, pero las enfermeras y los gerentes del personal de enfermería no deben evitar o temer la condición. La conciencia y la aceptación de la depresión, seguida del tratamiento, hacen posible que las enfermeras continúen haciendo su trabajo.