Enfermera de Illinois adopta al mismo bebé que cuidó en la UCI

0

Las enfermeras a menudo desarrollan relaciones especiales con sus pacientes, pero Angela Farnan, enfermera principal a cargo del OSF Children’s Hospital of Illinois, dio un paso más cuando ella y su esposo decidieron adoptar un recién nacido en la UCI pediátrica. Después de cuidar al niño, Farnan no podía soportar la idea de despedirse. Es una historia conmovedora que habla del vínculo inquebrantable entre una enfermera y su paciente.

Una situación difícil

Blaze nació con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, un defecto cardíaco congénito, en 2017. Se sometió a su primera cirugía cuando tenía solo tres días, y a otra varios meses después.

Farnan era una de las enfermeras que cuidaba a Blaze en la UCI. Ella dice que la familia biológica vivía lejos y no podía permitirse pagar el cuidado de su hijo o el costo del viaje hacia y desde el hospital. También tenían otros hijos en casa. Para ayudar a pagar la atención, Farnan estableció una tutela a corto plazo con el permiso de sus padres.

“Ayudemos a esta familia”, le dijo Rick Farnan a su esposa en ese momento.

“No puedes evitar enamorarte de este niño”, recuerda Ángela. “Él no era mío. Lo sabía. Pero estaba destrozada”.

Poco después de la segunda cirugía cardíaca de Blaze, su madre biológica le preguntó a Farnan si quería adoptar a su hijo.

“Fue un día muy emotivo porque mi esposo y yo nos enamoramos de él y se acercaba cada vez más el momento de devolverlo”, dijo Farnan.

Ella dice que la decisión no se tomó a la ligera. Nada puede ser más desgarrador que decirle adiós a un hijo.

“La mamá de Blaze dijo que ella y su esposo estaban discutiendo que mantuvieramos a Blaze permanentemente”, agregó Farnan. “Ella estaba llorando y dijo: ‘No quiero que nadie se sienta como si fuera una mala madre’. Le dije que simplemente tomó la mejor decisión como madre y que no había duda de que ama a Blaze”.

Farnan y su esposo Rick estaban encantados de darle la bienvenida a Blaze a sus vidas. “Al convertirme en padre por primera vez, no puedo describir el sentimiento”, dijo Farnan. “Fue uno de los mejores días de nuestras vidas”.

Una nueva familia

Blaze Farnan, que ahora tiene tres años, no podría estar más feliz con su nueva familia. Angela dice que tiene una personalidad dulce y le gusta bailar “Baby Shark”.

“Realmente siento que ha bendecido nuestras vidas”, agregó Farnan. “Está lleno de alegría. Su sonrisa ilumina la habitación”.

Rebotando contra las paredes, Blaze corre hacia su madre y le grita: “¡Mamá! ¡Mamá! ¡Quiero construir un fuerte!”

“¿Un fuerte? ¡Eres un paquete de energía!” ella responde con una sonrisa.

Ángela y su esposo dicen que nunca esperaron ser padres en esta etapa de la vida. “La idea de que tenga un hijo de 3 años es como, ‘Espera, ¿tengo realmente 55?’”, Dice.

Recuerda haber visto a su madre cuidar a los niños en la guardería local donde creció. “Siempre quise cuidar a los niños”, dice Farnan. “Y siempre supe de alguna manera que serían niños con necesidades especiales”.

Ahora se considera la “capitana” de la UCI pediátrica donde trabaja. “No es solo un trabajo para mí. Es un llamado”, dice ella. “Creo que Dios me puso donde puedo cuidar a esos niños”.

Angela continúa creando conciencia para los niños que nacen con defectos cardíacos congénitos al participar en la Caminata sobre defectos cardíacos congénitos Heart of Illinois. La recaudación de fondos anual brinda apoyo y servicios a niños y adultos con defectos cardíacos, así como a sus padres y familiares.

Aunque Blaze continúa viviendo con su condición, se ve y actúa como cualquier otro niño de cinco años. “Es inagotable”, dice Angela, riendo. “Juega mucho. Lo miro y me canso”.

Scrubs

Esta enfermera pasa su tiempo mimando a los pacientes con COVID-19 cuando no está en el trabajo

Previous article

Enfermera argumenta en contra de “culpar a los no vacunados”

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.