3 Historias De Enfermeras Comprometidas Que Se Ganarán Tu Corazón

3 Stories Of Dedicated Nurses Guaranteed To Warm Your Heart
La compasión y dedicación de las enfermeras les inspiran a ir más allá cuando cuidan a sus pacientes. Para muchas enfermeras, sus pacientes tienen un lugar especial en su corazón que las llevan a trabajar más duro todos los días. Las siguientes historias de enfermeras inspiradas y dedicadas a sus pacientes arrojan luz sobre lo importante que es siempre hacer lo que podemos a la hora de salvar vidas.

Un Personal Médico Hace Que Los Últimos Días De Un Adolescente Sean Más Llevaderos

James O’Mara, un niño de sólo 13 años, murió una semana después de ser diagnosticado con leucemia mieloide aguda. James era un atleta estrella del rugbi en su hogar de Worcester, Inglaterra. Lo llevaron al hospital después de que él afirmó sentirse muy enfermo. Poco después, James fue diagnosticado. Las enfermeras trabajaban duro día y noche, haciendo todo lo que podían para ayudar a James a permanecer lo más cómodo posible, ya que la leucemia atacaba rápidamente sus órganos.

Después de su trágica e inoportuna muerte, la familia de O’Mara expresó su profunda gratitud a los médicos y enfermeras que dieron a James, constante atención médica compasiva durante su corta estancia en el Hospital Infantil de Birmingham. Los doctores y las enfermeras trabajaron turnos de 12 horas sin parar durante los cuales dieron a James más de 89 unidades de productos sanguíneos. La tía de James, Amanda Tanner, fue testigo de que una de las enfermeras realizaba una de las transfusiones de sangre de James a mano, extrayendo la sangre con una jeringa e ingresando sangre nueva con otra.

La familia estaba desconsolada cuando James falleció repentinamente en el hospital, pero nunca olvidarán la dedicación de los médicos y enfermeras que trabajaron tan duro como pudieron para hacer que los últimos días de James fuesen más llevaderos.

Enfermeras Hacen Un Baile Peculiar

Madison Austin, de 3 años de edad, nació con trastorno de migración neuronal, una condición que afecta negativamente el desarrollo de tejido cerebral y muscular. La condición de Madison la obligó a ser hospitalizada por un tratamiento pulmonar cuando comenzó a experimentar problemas respiratorios. Los niveles de oxígeno de Madison disminuyeron rápidamente hasta el punto de que ella estaba teniendo convulsiones que amenazan con su vida.

Durante su tiempo en el St. John’s Hospital de Springfield, Illinois, Madison estaba escuchando música con su madre y se enamoró del “Hokey Pokey”. Ella estaba tan entusiasmada con su nueva canción favorita que la compartió con cada enfermera que vino a ayudarla con su tratamiento.

Después de escuchar a la adorable Madison invitar a cada enfermera a su habitación para una “fiesta Hokey Pokey”, la enfermera Natalie Serra decidió hacer realidad el sueño musical de Madison. Natalie reunió a un equipo de enfermeras para la fiesta de baile de Madison, y sorprendió a Madison con una actuación especial de “Hokey Pokey” en la comodidad de su propia habitación. Ver la cara de felicidad en la cara de Madison mientras cantaba y bailaba con todo el mundo trajo alegría a todas las enfermeras, recordándoles que traer alegría a la gente es el propósito de la enfermería.

Paciente de 4 años con Leucemia “Se Casa” Con Su Enfermero Favorito

Abby, una niña de 4 años, fue diagnosticada con Leucemia Linfoblástica Aguda. Ella estaba recibiendo tratamiento contra el cáncer en el Melodies Center for Childhood Cancers en Albany, Nueva York, cuando se “enamoró” de su enfermero favorito, Matt Hickling. Abby comenzó a decirle a todo el mundo que quería casarse con el enfermero Hickling, por lo que Matt y el personal del centro de oncología pediátrica decidieron hacer el día de Abby y planear una boda sorpresa.

El hospital organizó cuidadosamente la ceremonia sorpresa en menos de 24 horas, asegurándose de que la boda de los sueños de Abby estuviera completa con flores, pasteles, damas de honor y su hermoso vestido de novia. Hickling esperó vestido apropiadamente con una camiseta de esmoquin cuando Abby entró en la habitación en lo alto de un sendero con pétalos de rosa rosa.

La familia sonriente de Abby y las enfermeras se reunieron alrededor para tomar fotos y videos de como la novia feliz se ruborizó detrás de su máscara de papel y corrió para abrazar a su enfermero favorita. Hickling quitó la máscara de Abby, revelando su adorable sonrisa mientras inocentemente le preguntaba: “¿Quieres casarte conmigo?” -Por supuesto que me casaré contigo -respondió alegremente Hickling, haciendo que Abby lo abrazara, sonreía y decía: -¡Éste es el mejor día de la historia! Por un momento precioso, Abby fue capaz de olvidarse de luchar por su vida contra la leucemia y disfrutar del amor y la compasión que hace que la vida vale la pena vivir.