• Scrubs Staff
  • 4 years ago

3 Métodos De Enfermería De La Vieja Escuela Que Necesitas Evitar

3 Old-School Nursing Methods That Need to Go Away
En la actualidad, la ciencia médica avanza más rápidamente que nunca, con nuevos tratamientos y medicamentos desarrollándose continuamente. Pero en ocasiones, las instalaciones médicas y las enfermeras que allí trabajan podrían no estar al día con los enfoques más actualizados del cuidado de pacientes. Aquí tenemos tres métodos comunes de enfermería de la vieja escuela que todavía se aplican actualmente, y que necesitan ser eliminados y reemplazados con métodos más actualizados.

Usando Métodos Anticuados para Medir la Exacerbación del Asma

Un aspecto sorpresivamente habitual en el mundo de la enfermería es el uso de métodos anticuados para medir las exacerbaciones del asma. Esto es de vital importancia para las enfermeras de la sala de emergencias. Al igual que no diagnosticarías la fiebre de un paciente pediátrico sin tomar su temperatura, la medición es crucial para el diagnóstico y control adecuados del asma. Las enfermeras de la sala de emergencias no pueden medir con precisión el estado de un paciente de asma basándose en lo “mal” que se vea. La medición objetiva es absolutamente crucial.

Muchos métodos de medición del asma de la vieja escuela ya no se consideran reglamentarios por la comunidad médica, pero todavía se usan rutinariamente en muchas salas de emergencias a nivel mundial. Las radiografías de tórax, por ejemplo, ya no están indicadas, excepto cuando un paciente está en condiciones lo bastante graves como para ser admitido en la UCI. Los recuentos completos de glóbulos rojos tampoco se consideran necesarios, a menos que exista una muy buena razón para creer que el paciente puede tener neumonía bacteriana.

Tanto el control de la gasometría arterial como de los ruidos respiratorios también se consideran métodos anticuados para medir el estado de un paciente asmático. Se ha descubierto que las anormalidades propias de la gasometría arterial no se presentan hasta que la condición de un paciente se vuelve muy grave, y que los resultados normales no necesariamente indican que el estado del paciente sea normal. También se ha determinado que los ruidos respiratorios se relacionan erróneamente con el flujo débil, y los ruidos respiratorios pueden ser normales cuando la función pulmonar no lo es.

En la actualidad, existen métodos más fiables que actualmente son recomendados para medir la gravedad del asma:

  • Oximetría de pulso, que debe medirse durante la sistematización. Aunque la saturación de oxígeno no necesariamente se relaciona directamente con la gravedad del asma, es una buena medida de lo bien que se encuentra un paciente de asma.
  • Medidores de flujo máximo. Ésta simple forma de monitorear el máximo flujo de aire posible del paciente toma sólo unos segundos y los monitores son baratos y portátiles.
  • Manifestaciones clínicas. La fatiga de conversación, el uso de músculos accesorios, el aleteo nasal y la frecuencia respiratoria también son medidas útiles.

Implementación Limitada de Prácticas Basadas en Evidencia de Enfermería

En 2012, la Ohio State University realizó una encuesta a más de 1,000 RN. Inicialmente, 20.000 miembros de la Asociación Americana de Enfermeras fueron elegidos al azar para participar, pero sólo alrededor de uno de cada veinte respondió. Entre los encuestados, menos del  46.4% notificó que en su lugar de trabajo se aplicaron frecuentemente los hallazgos de los estudios de investigación para mejorar los resultados de los pacientes. Asimismo, menos de un tercio de los encuestados dijeron que tenían instructores disponibles que podrían ayudarles a aprender más acerca de la admisión de prácticas basadas en la evidencia.

Parte del motivo de esto es que para muchas enfermeras de alto nivel, un enfoque en la práctica basada en la evidencia representa un importante cambio cultural. Hay un elemento de “así es cómo se ha hecho siempre” en la práctica, y los mitos y las observaciones personales con demasiada frecuencia pueden tomar el lugar de las grandes formas de evidencia clínica.

¿Cuál es Mi Rol, Como Enfermera, en la Práctica Basada en la Evidencia?

La práctica basada en la evidencia es el uso minucioso de evidencia actualizada en la toma de decisiones sobre la atención al paciente. A medida que avanzas en tus labores diarias del trabajo, existen oportunidades para que cuestiones si las prácticas de enfermería en tu hospital son válidas y actuales. Vale la pena hacerte esta pregunta: “¿Existe evidencia de que esta intervención es la mejor práctica posible, o hay una mejor manera?”

Aquí hay un buen ejemplo de cómo las enfermeras pueden ayudar a facilitar las prácticas basadas en la evidencia en sus lugares de trabajo. Chris Cowal, estudiante de enfermería de la American Sentinel University, se instruyó con la literatura clínica actual para aplicar una mejor herramienta de evaluación del dolor en las unidades de cuidados intensivos del Centro de Salud del Hospital St. Joseph en Syracuse, Nueva York. Esto llevó a un mejor control  del dolor de los pacientes y a un alta anticipada de la UCI.

No Aprovechar la Última Tecnología de Comunicación

En muchos centros de atención médica, las enfermeras pueden estar recibiendo métodos anticuados de comunicación a la hora de proporcionar atención de alta calidad al paciente. A pesar del progreso hacia la evolución de las instalaciones sanitarias desde el papel a los registros médicos digitales, y el aumento de la “oficina sin papel” en la medicina, un estudio de 2013 encontró que el 61% de las enfermeras de las enfermeras seguían usando notas manuscritas, cartas manuscritas y comunicación verbal casi exclusivamente para compartir detalles de los pacientes, récipes de medicamentos y otra información importante.

Las enfermeras son profesionales altamente capacitadas cuya participación es fundamental para el cuidado del paciente. Invertir demasiado tiempo en tareas administrativas anticuadas y herramientas de comunicación ineficientes y arcaicas puede interferir en el tiempo que podrías dedicar a cuidar de los pacientes. Otro estudio realizado en 2013 por el Instituto Ponemon, una organización de investigación independiente, encontró que las tecnologías de comunicación anticuadas cuestan a los hospitales hasta 8.3 billones de dólares anuales

El Futuro de la Práctica de Enfermería

Como enfermeras antiguas, es importante que nos mantengamos al día con las últimas metodologías clínicas. A medida que la ciencia médica y la tecnología sanitaria continúan avanzando, debemos mantenernos con sus progresos para brindar la mejor calidad de atención posible a nuestros pacientes.