• Scrubs Editor
  • 4 years ago

6 Consejos para gestionar el cuidado de pacientes cuando tienes una enfermedad crónica

Shutterstock | PathDocShutterstock | PathDoc

Para las enfermeras, cuidar de los pacientes es su prioridad número uno. Desde que entras hasta que sales (y a menudo mientras conduces hasta casa), estás preocupada por la salud, la seguridad y el bienestar de las personas que tienes a tu cargo. Pero para algunas enfermeras, la enfermedad es algo que entienden tanto a nivel profesional como personal.

¿Cómo se apañan las enfermeras que tienen una enfermedad crónica? Hemos ido a la página de Facebook de ScrubsMag para que nos cuenten como aguantan hasta el final de un duro turno.

“Tengo Sjögrens y también daño residual en el nervio del lado izquierdo debido al virus del Nilo Occidental. Cuando hay inflamación, adapto mi ritmo. El dolor crónico en mi pierda izquierda está siempre presente, sin embargo mis pacientes de Cuidados Intensivos me ayudan a distanciarme de mi dolor. La pierna me duele tanto cuando estoy en el trabajo como cuando estoy en casa. En el trabajo, mi atención va dirigida a mis pacientes”. –Lyn W.

“Una de las cosas más difíciles de este mundo es cuidar de otros cuando sientes que tu propio cuerpo te está fallando, pero cojo fortaleza de mis pacientes ya que muchos de ellos lo están pasando peor que yo en lo que a salud se refiere. Incluso con todos mis conocimientos me siento abrumada y asustada. Después de dos años utilizando fármacos antitiroideos sin éxito hice el tratamiento de yodo radioactivo (y me puse peor antes de estar mejor), pero al final volví a sentirme humana nuevamente. Nunca olvidaré lo increíblemente vulnerable que te sientes como paciente. Al final soy mejor enfermera gracias a ello”. – KT M.

“Espero haber sentado las bases para saber cómo cuidar de mi misma para poder cuidar de mis pacientes. Para mí, trasnochar se ha acabado (o estar 24 horas despierta, debo matizar que trabajo el turno de noche) y lleno mis bolsillos con fluidos, tentempiés y los medicamentos que me debo tomar… en días realmente malos incluso he utilizado mi tubo en el trabajo. La conclusión, he tenido que aprender a no sentirme culpable por dedicar tiempo a cuidar de mi o tener necesidades diferentes a las de mis compañeros”. – Rachel N.

“Tengo artritis reumatoide, fibromialgia y hipotiroidismo. Algunos días es difícil salir de la cama debido a la fatiga y eso es antes de que el dolor aparezca. Tengo que adaptar mi ritmo para no utilizar toda la energía que tengo al principio de mi turno. También pienso en cosas positivas, me encanta la enfermería y me estoy replanteando volver a la escuela tan pronto como pueda permitírmelo para ser RN BSN”. –Carrie P.

“Dios es duro. Algunas veces implica tener que defenderme a mi misma (‘Sé que estamos ocupados pero necesito cinco minutos para beber agua, ir al baño y tomar mis medicinas’) y enfrentarme a los médicos… Hago todo lo posible para cuidar de mi misma en el trabajo pero también en casa. Cuesta conseguir el descanso adecuado y también cuesta alimentarse adecuadamente debido a mi enfermedad, pero lo intento. Lo mismo ocurre con el ejercicio. Si no trato bien a mi cuerpo no puedo esperar que funcione correctamente”. – Kelly V.

“He pasado de Cuidados Intensivos adultos a trabajar en un ambulatorio. Los horarios y tener menos desgaste físico en el trabajo son de gran ayuda, pero algunas veces echo de menos Cuidados Intensivos”. – Di M.

¿Tienes experiencia trabajando con problemas de salud? ¡Comparte consejos sobre lo aprendido en los comentarios de más abajo!