• Daryn Eller
  • 4 years ago

8 Aliviadores de estrés para enfermeras

Image: iStock | ThinkstockImage: iStock | Thinkstock

Es verdad que las enfermeras pueden acabar quemándose. Pero los expertos (dentro y fuera del campo) están de acuerdo: no debes dejar que el estrés dañe tu salud, acabe con tus relaciones o destruya una carrera que adoras. Para cuando estás en las últimas, aquí tienes ocho consejos para ayudarte a salir adelante.

1. Escríbelo

Llevar un diario puede ayudar a quitarte parte del peso que llevas sobre los hombros. En un estudio reciente, Linda Sliwoski, una enfermera de oncología de Rochester (N.Y.) y coautora de My Healing Companion: A Journal for the Healthcare Provider, comprobó que después de un curso de seis semanas sobre escribir un diario, las enfermeras mostraron una reducción substancial de la fatiga emocional y el estrés. “Simplemente escribe durante 15 minutos al día, tres veces a la semana. Y no escribas solo sobre las cosas malas, escribir sobre las buenas cosas que hay en tu vida también puede ayudarte.”

2. Levanta los pies

Para aliviar el desgaste de la parte inferior de tu cuerpo y reducir los niveles totales de estrés, túmbate en el suelo de tu casa y extiende las piernas hacia arriba en la pared o encima de una silla. Si puedes mantén esa posición durante media hora, lee el correo, habla por teléfono, mira la televisión, haz cualquier cosa que normalmente harías sentada en el sofá.

3. Utiliza buenos aromas

Cuando llegues a casa, ponte una gota de lavanda o salvia sclarea en la parte interior del antebrazo, puede ayudar a tranquilizarte. Un estudio de 2005 realizado en el Hospital Metodista Harris en Fort Worth, Texas, mostró que el 57 por ciento de las enfermeras notó una disminución del estrés después de aplicar aceites aromáticos.

4. Prueba la terapia de hablar

Copia lo que hacen las enfermeras en Minnesota, reunirse mensualmente para hablar. Marie Manthey, RN, miembro adjunto de la facultad en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Minnesota, creó una sala para que las enfermeras pudieran hablar confidencialmente sobre cualquier tema, desde las manías de los administradores hasta pacientes que habían muerto.

5. Eleva tu espíritu descalza

En lugar de reprimir todas las frustraciones del día, la enfermera Siobhan Frost las expulsa con una clase de NIA (nianow.com). Esta disciplina combina las artes marciales, la danza, el yoga y modalidades de sanación. Principalmente consiste en moverse descalzo al ritmo de la música y expresarse uno mismo.

6. Crear listas que te liberen

Puede parecer inmaduro pero las listas pueden ser auténticos salvavidas. No tendrás que intentar averiguar que te has dejado y, aun mejor, te sentirás de maravilla tachando cosas a lo largo del día.

7. Pon límites

Crea una línea de demarcación donde te deshaces de tu modo trabajo para entrar en el modo casa. Señala un punto camino de tu casa que va a ser el punto en el que dejas de pensar en el trabajo. Cuando llegues a él, pon un CD o enciende la radio para señalar la separación. Haz lo mismo pero en el camino de vuelta: si el estrés de casa te está afectando, utiliza la misma línea camino al trabajo.

8. Hipnotízate a ti misma

Un rápido ejercicio de autohipnosis puede ayudarte a tranquilizar y aclarar tu mente. Simplemente haz una respiración profunda a través de la nariz y, mientras exhalas lentamente por la boca, cierra los ojos y cuenta 1, 2, 3. Cuando llegas a 3 siente como tu cuerpo se relaja. Después, repítete a ti misma cuatro veces: estoy relajada y controlo mi vida. Inténtalo cuando tengas un hueco para ir al baño en el trabajo o justo antes de salir del coche cuando llegas a casa.