• Scrubs
  • 4 years ago

Casas de veraneo perfectas para enfermeras agotadas

Shutterstock | EwaisShutterstock | Ewais

Si para ti un buen día es un día sin admitir a alguien con una caña de pescar atascada en el torso y a un dulce anciano con demencia que ha escapado por veinticuatroava vez, entonces unas vacaciones no son solo un adiós temporal, son cuestión de supervivencia. Y cuanto más aislada y alejada mucho mejor.

Ansiosas por ayudar a enfermeras agotadas hemos buscado por internet casas de veraneo equipadas para satisfacer las necesidades únicas de una enfermera a la fuga. Ya sabes, algún lugar donde tu jefe no pueda encontrarte porque la electricidad no ha llegado allí. Donde no hay ningún humano en un radio de tres kilómetros que pueda necesitar tratamiento para una infección de oído o un parto inesperado. Y para finalizar, un lugar increíblemente tranquilo para que puedas marcar la casilla “dormir 72 horas seguidas sin interrupciones”.

Aunque hubiéramos podido pasar una buena parte del día mirando casas de veraneo que no nos importaría visitar, hemos sido capaces de reducir las opciones a una lista de 10. Enfermeras, ¡empezad a hacer las maletas!

1. ¿Desesperada por un poco de tranquilidad para poder invernar? Prueba esta casa flotante al noroeste de Canadá. ¿Por qué? Porque si alguien tiene la intención de visitarte primero deberá adquirir una avioneta para llegar a tu puerta.

 

2. Y si realmente quieres tiempo para ti, hay este iglú en Austria, disponible por solo 66$/ noche. El Wi-fi seguramente no estará incluido…

 

3. ¿Prefieres vivir en un clima más cálido? Bien, en Costa Rica hay unas casas en los árboles. Creemos que hemos encontrado la casa perfecta.

 

Ah y no te preocupes porque nos han dicho que el parking es gratuito.

4. ¿Buscas una experiencia ultrarelajante que tenga los “pies en el suelo”? Esta casa de bambú en los campos de arroz de Indonesia suponemos que puede estar bien. Y a 65$ la noche, no te costará mucho ahorrar para ello.

 

5. Sabemos que esos turnos de 12 horas pueden llegar a ser sofocantes, especialmente cuando pasas la mayor parte del tiempo bajo la luz de los fluorescentes. Ha llegado el momento de cambiar de tercio y reservar tiempo para estar en el exterior (incluso mientras duermes) con esta parte casa/parte burbuja enclavada en los bosques de Limousin, Francia.

 

6. Pasas un 90 por ciento de tu tiempo esperando a los pacientes y pocas veces te pones insolente. Por esa razón parece justo que cuando estás de vacaciones te traten como a la realeza, con un suave acento británico. En este castillo.

 

7. Pero también tienes esta yurta mongola en Alemania.

 

8. Retamos a esa enfermera jefe, particularmente ruidosa, a encontrarte aquí. (¡Dios te bendiga Wyoming!).

 

9. O aquí. Aunque quizá se apunte a un viaje a España…

 

10. Y finalmente, por lo que es obvio.

 

¿Dónde podemos esperar (no) encontrarte?