• Scrubs Staff
  • 4 years ago

Cómo Hacer Que La Enfermera Nueva Se Sienta Bienvenida

How To Make The New Nurse Feel Welcome
Tu primer día en el trabajo siempre es difícil. Todavía no sabes dónde te encuentras, no conoces a nadie y te mantienes trabajando en tu nueva rutina laboral. Una de las peores cosas es cuando comienzas en algún lugar nuevo, pero simplemente no te sientes bienvenida. Es bastante común que las enfermeras se sientan fuera de lugar después de aceptar un nuevo trabajo. Todos los demás miembros del equipo ya se conocen entre sí, y es difícil comenzar a hacer conexiones cuando ya todo el mundo forma parte de un “grupo”, especialmente si eres algo tímida.

Cuando una enfermera nueva llega al trabajo, existen algunas cosas que puedes hacer para ayudarlas a sentirse mejor recibidas. La enfermería es un trabajo ajetreado, y cuando extiendes una mano amiga a alguien nuevo, lo agradecerán enormemente. Es una forma de combatir un problema frecuente en enfermería: altas tasas de rotación de las nuevas enfermeras, especialmente las recién salidas de la escuela de posgrado.

Por Qué Las Enfermeras Nuevas Suelen Irse

Es bastante común que las enfermeras recién contratadas y recién graduadas dejen su primer lugar de trabajo poco después de ser contratadas. Las enfermeras recién graduadas tienen una tasa de rotación de alrededor del 30% en su primer año de práctica, y el 57% en el segundo. Esta modificación es costosa para los empleadores, y aunque la recesión económica de la última década ha reducido ligeramente la rotación, sigue siendo un problema.

Curiosamente, las enfermeras nuevas señalan dos razones clave para dejar un empleo: pesadas cargas de trabajo, y el descubrimiento de una incapacidad para garantizar la seguridad del paciente. La decepción surge rápidamente, y las enfermeras nuevas también suelen reportar insatisfacción con las relaciones profesionales con sus supervisores y compañeros de trabajo.

Abrumadas y con exceso de trabajo, las enfermeras nuevas se van si no se sienten bienvenidas en el grupo de su lugar de trabajo. Esto es lo que puedes hacer para ayudarlas.

Aprende su nombre y úsalo con frecuencia.

Aprende el nombre de la nueva empleada y úsalo con frecuencia. Esto puede ayudarte a recordarlo mejor, así como ayudar a otras personas a recordarlo. Asegúrate de presentarte rápidamente. Ofrécele responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre su nuevo trabajo.

Pregunta acerca de sus intereses.

No abordes a tu nueva compañera de trabajo con preguntas irrelevantes, pero está bien si le preguntas sobre sus pasatiempos, mascotas o niños. Generalmente estas son jugadas seguras, y puede que incluso descubras que tengan cosas en común.

Implementa una cultura de trabajo saludable y de apoyo.

Algunos lugares simplemente no son agradables para trabajar. Tienen compañeras chismosas y falsas. Es posible que hayas trabajado en un lugar como ese antes, y lo más probable es que no te quedes allí durante mucho tiempo. La clave para retener a las nuevas empleadas es implementar una cultura de trabajo que sea amable y de apoyo. La cultura comienza con la gerencia y va descendiendo. Si eres una líder del grupo de enfermería, ejerce un papel importante en impulsar este tipo de entorno. Las pandillas, el chisme excesivo y las políticas de la oficina deben ser desalentados en favor de una comunicación clara, abierta y transparente.

Dile a la nueva enfermera todo sobre los aspectos positivos de tu lugar de trabajo.

Ningún lugar de trabajo es perfecto, pero lo más probable es que haya mucho que te guste del tuyo. Si se trata de grandes beneficios, tiempo libre flexible, o buenos incentivos y apoyo para una mayor educación y certificación de enfermería, hablar de las mejores características de tu trabajo puede ayudar a la nueva empleada a sentirse más optimista.

Provee apoyo emocional, cuando sea apropiado.

No tienes que ser la terapeuta personal de todos, y hacerlo resulta agotador. Pero si una nueva empleada está lidiando con un paciente difícil, puede ser muy util proporcionarle algún estímulo y apoyo.

Cuéntale tus propias experiencias cuando comenzaste.

Comparte algunos de tus recuerdos sobre estar recién graduada, o comenzar a trabajar por primera vez. Es posible que tengas algunos consejos valiosos y certeros que puedas compartir. Deje la empleada nueva conozca las reglas no escritas importantes del lugar, como los procedimientos de traspaso o a quien preguntarle sobre ciertas cosas.

Tener una retroalimentación positiva.

Las pequeñas frases de aliento, como “Hiciste un gran trabajo hoy”, o “Hiciste un buen trabajo con esa paciente”, pueden influenciar notablemente para que una nueva enfermera se sienta bienvenida.

Acogiendo A Los Nuevos Empleados Que Se Incorporan

Cuando alguien nuevo llega a la oficina, les corresponde a las otras enfermeras hacerlos sentir bienvenidos. Ingresar al campo de trabajo puede ser especialmente difícil para los recién graduados, por lo que es importante hacer un esfuerzo para que se sientan como en casa.