• Scrubs Editor
  • 3 years ago

Gestiona tu tiempo en cuidados intensivos, ¡sí, es posible!

Cuando trabajas en cuidados intensivos, saber qué tienes que hacer y cuándo tienes que hacerlo (por elemental que esto parezca) es fundamental. Cuanto más tiempo te sobre, más tiempo tendrás para observar a tus pacientes, hablar con ellos. Ya sabes a qué nos referimos.
¿Quieres gestionar tu tiempo de manera más efectiva pero todavía no tienes una rutina regular? Kati Kleber comparte el sistema que sigue para afrontar sus tareas diarias desde el comienzo hasta el final del turno:

He trabajado tanto en planta como en cuidados intensivos. En ambas unidades, la gestión del tiempo es fundamental. Sin embargo, la gestión del tiempo en planta es muy diferente de la de cuidados intensivos. Voy a detallar una serie de consejos que te ayudarán a gestionar tu tiempo cuando estás en cuidados intensivos. Sé que al principio puede ser aterrador pero será más fácil conforme vayas ganando confianza en ti misma.

En primer lugar, ¡felicidades por conseguir un trabajo en cuidados intensivos! ¡Es tan maravilloso! Seguro que te sentirás como yo. Así:

tumblr_inline_mxr74k1Kkb1ru7n7m

Orden del día

Aquí tienes mi secuencia de trabajo cuando recibo el informe de mis dos pacientes. Normalmente, uno está más enfermo que el otro.

  • Recibido el informe, compruebo las instrucciones. Me aseguro que en mi monitor aparezcan los mismos parámetros solicitados (por ejemplo, si mis instrucciones son mantener la presión arterial sistólica a 120-150, reviso que en mi monitor aparezca justo eso). Compruebo si hay algo que tengo que hacer (medicamentos, análisis, escáneres, etc.) a las 0800. Imprimo e interpreto mis telemetrías. Si mis pacientes tienen goteo intravenoso, me aseguro de tener una bolsa llena y otra de repuesto. Si no tengo, pido una.
  • Voy a ver primero a mi paciente más enfermo. Cojo los medicamentos/suministros de las 0800, entro y hago mi evaluación, cambio de posición, administro fármacos, cuidado oral y les explico los planes para ese día. Si voy con tiempo, registro mi valoración de inmediato allí mismo.
  • Después, voy a por los medicamentos/suministros de las 0800 y 0900 para mi segundo paciente (el menos enfermo). Completo lo dicho anteriormente con este paciente e inmediatamente registro lo que he hecho. Normalmente lo último que hago es administrar la medicación ya que en ese momento apenas son las 0800 y tengo que esperar hasta entonces para dar la medicación de las 0900. Por eso, algunas veces incluso registro todo la evaluación primero y después administro los fármacos.
  • Entonces vuelvo a la habitación de mi primer paciente con la medicación de las 0900. Si es necesario realizarle un test neuronal q2h lo hago y lo registro en ese momento.
  • Si mi segundo paciente también requiere un test neuronal q2h, lo hago y lo registro.
  • Normalmente, si nadie se descompensa o necesita desplazamiento y no hay ronda de médicos, estoy ocupada hasta las 0930.

Esto no es siempre así pero es importante conocer nuestra rutina “esto es lo que hago cada día cuando el tiempo lo permite”.

 

Puntos aclaratorios de la enfermera Eye Roll sobre cuidados intensivos

1. Tener una rutina consistente. Si haces esto no te olvidarás de nada. Rara vez las cosas salen a la perfección pero necesitas tener una rutina consistente, eficaz y detallada a la que ceñirte, sino podrías olvidarte de cosas importantes. Además, puedes retrasarte al comienzo del turno y esto estropeará todo tu día.

trying to collect yourself after your first code in critical care

2. Ve un paso por delante. Ten siempre el historial preparado, incluso cuando no tengas que correr. En cuidados intensivos las cosas pueden cambiar RÁPIDA y drásticamente. De repente puede entrar un código y puedes tener que estar en esa habitación durante horas. Si hace dos horas no habías registrado la evaluación del paciente estable, ¡ahora ya no te acordarás! Si los medicamentos se reparten a las 0800 y tu evaluación no está anotada, NO es el momento de ir a por café. Regístralo todo primero, vuelve y asegúrate de que no ha quedado nada por hacer antes de tomarte un descanso.

3. Anticipa y prepara. Cuando lleves un tiempo podrás predecir cómo los pacientes responden a determinadas cosas. Por ejemplo, si tengo un paciente con un historial de insuficiencia cardíaca que necesita cuatro unidades de plasma fresco congelado, sé que en algún momento vamos a necesitar Lasix… de lo contrario el Sr. Smith se va a convertir en el Sr. Insuficiencia Respiratoria. Si estamos a punto de efectuar una traqueostomía, sé que tengo que tener preparado un bolo y una bolsa de Levophed colgada y programada, porque con la medicación que suministramos se ponen hipertensos. Si te anticipas y preparas, no tendrás que coger suministros frenéticamente mientras tu paciente se está descompensando.

4. Sé meticulosa. Muchas enfermeras de cuidados intensivos tienen personalidades del tipo A y son meticulosas y minuciosas. Si no prestas atención a los detalles podrías pasar por alto algo GRANDE y tendrías tú la culpa. Las enfermeras meticulosas salvan vidas porque lo saben todo sobre sus pacientes. Y no solo eso, les importan los detalles. Dile adiós a ser una persona orientada a la acción… ahora tienes que ser una persona orientada a la visión general y no serás capaz de ver e interpretar el panorama completo si no te sabes los detalles de memoria. Además, cuando las cosas vayan mal (¡porque irán mal y rápidamente!), tendrás presente qué es lo importante para poder solucionar los problemas con rapidez en medio del caos.

trying to figure what to do next quickly

5. Descubre tu postura ante la muerte. Sé que resulta extraño decir esto pero te recomiendo que hagas un poco de introspección para saber qué piensas que ocurre después de morir. Porque ocurrirá. Muchas veces. Puede resultar devastador y llegarte al alma. Asegúrate de disponer de un buen sistema de apoyo emocional para poder hablar con una persona a la que aprecias y en la que confías cuando tengas días realmente tristes. Enfermeras que no se enfaden, entristezcan, pongan las cosas difíciles o estén disgustadas. La angustia emocional es la principal causa de agotamiento entre los cuidadores. Si no puedes asimilar todo esto, te acabará afectando. El síndrome de estrés postraumático en las enfermeras de cuidados intensivos es real (échale un vistazo a este artículo). Por favor, cuida tu corazón y tu alma.

6. Desarrolla compenetración con tus médicos. En cuidados intensivos las cosas pueden cambiar muy rápido. Sin embargo, algunas veces tienes un presentimiento sobre algo… y necesitas médicos que te escuchen y te crean. Busca tiempo para conocerles y desarrollar una relación de confianza, os beneficiará a ambos.

7. Cuando llegues a casa, procesa tu día con un familiar durante no más de diez minutos y sigue adelante. Es muy fácil dejar que tu vida de enfermera invada el resto de tu vida. No lo permitas. Sí, eres enfermera pero eso es solo una faceta de tu vida. Invierte en otras áreas de tu vida para que el trabajo no lo sea todo. Encontrar satisfacción y propósito en otras cosas te ayudará a lidiar con situaciones laborales duras. Si no mantienes un buen equilibrio trabajo-vida puedes acabar quemándote. Esto incluye hablar repetida e innecesariamente en casa de cosas relacionadas con el trabajo. Por favor, mantén tu salud mental… ¡y la de tus seres queridos!

8. Cuídate en tus días libres. DESCANSA, haz ejercicio, come bien y pasa tu tiempo libre con la gente a la que quieres y que te quiere. Sé consciente del tiempo. Nuestro trabajo es duro. Es agotador emocional y físicamente. Los días de trabajo serán mucho más duros si no te cuidas. Tu salud mental y tu felicidad no durarán mucho.

Sé que todo esto parece muy complicado pero muy pronto lo harás de forma automática. Y cuando llegues a casa después de superar tu primer turno en cuidados intensivos, probablemente harás esto:

tumblr_mzvntr58231rjatglo1_r1_400

Yo lo hice. ¡Pregúntale a mi marido!

Estate atenta para la parte II, sobre priorización en cuidados intensivos.

Para leer más visita NurseEyeRoll.com