Los costos ocultos y el coste humano del bullying de enfermería

Un resumen del artículo publicado en Nursing Administration Quarterly, una revista revisada por un colega, coautor de este artículo de la revista Scrubs y destacado experta en bullyng en enfermería.

Si te acosaron de niña, probablemente te tranquilizaron diciendo “las cosas mejorarán”. Pero si eres una enfermera, te preguntarás cuándo “mejorará”.

Olvídate de salarios bajos, largas guardias y grandes cargas de trabajo. Muchas enfermeras consideran que el bullying laboral es una de las peores partes del trabajo.

Como parte de la actual iniciativa anti-bullying de la revista Scrubs, me asocié con el coautor Dr. Cole Edmonson, DNP, Enfermero Registrado y director clínico de AMN Healthcare sobre “Nuestros propios peores enemigos: la epidemia de Bullying”, publicado en la edición de julio/septiembre de 2019 de la Nursing Administration Quarterly, una revista revisada por colegas para enfermeras líderes.

Puedes acceder al artículo completo (en inglés) aquí, pero mientras tanto, he resumido algunos de los hallazgos clave para los lectores de la revista Scrubs.

El personal sanitario tiene un riesgo 700% mayor de posibilidad de acoso laboral

El bullying de enfermeras a menudo es ignorado por aquellos en el poder. Es un rito de iniciación, afirman algunos, las enfermeras más jóvenes deben pagar sus cuotas. Otros creen que es un resultado natural de la competencia femenina — en lugar de pelear por un hombre, las enfermeras pelean por el estatus y el respeto.[1]

La verdad es que la agresión ocurre en todos los niveles, grupos de edad y géneros. Dondequiera que encuentres enfermeras, encontrarás bullying. En comparación con la fuerza laboral general, el personal de atención médica tiene siete veces más probabilidades de experimentar bullying en el trabajo. [2]

Parte del bullying es evidente, por ejemplo, cuando una enfermera es empujada contra una pared mientras intentaba controlar a un paciente. Pero formas más sutiles se cuelan por debajo del radar. Las enfermeras pueden difundir rumores, tener favoritismos, retener la información necesaria o asignar repetidamente a las enfermeras  intimidadas las peores tareas o guardias.

El bullying también puede tener lugar fuera del hospital. Una enfermera puede “olvidarse” de invitar a alguien a un almuerzo de jubilación, o negarse a hablarles cuando estén allí. Las enfermeras pueden burlarse de sus colegas en las redes sociales o por mensajes de texto. Incluso podrían adiestrar a una enfermera para que falle, lo que puede afectar tanto a los pacientes como a la enfermera.

“¿Los pacientes están muriendo y estamos peleando por un bolígrafo?”

La escasez de enfermeras es real y solo empeora. Para 2030, uno de cada cinco estadounidenses tendrá 65 años o más,[3] es un momento en que muchos necesitan cuidados de enfermería. En los próximos 10-15 años, un tercio de las enfermeras actuales probablemente se jubilarán, incluyendo los instructores de las escuelas de enfermería, lo que limitará el número de estudiantes que las escuelas pueden mantener, y eso sólo limitándonos a ese país. [4]

Al mismo tiempo, el 34% de las enfermeras [5] renuncian permanentemente a la profesión, o consideran renunciar, debido al bullying. Cada vez que una enfermera registrada de cabecera deja un trabajo en Estados Unidos, le cuesta a hospital de 38.000 $ a 61.100 $, y la institución promedio pierde entre 4.4 $ y 7 millones de dólares anuales por la rotación de enfermeras.[6]  En un año, el absentismo, la reducción de la productividad, los costos legales y otros resultados relacionados con el bullying de enfermeria le cuestan al hospital promedio de los Estados Unidos casi 12.000 $ por enfermera.[7]

Si bien las organizaciones de atención médica se enfrentan al aumento de los costos y se preocupan de cómo van a hacer frente a la afluencia de pacientes de la generación de la postguerra, muchas aún no toman en serio el bullying de enfermeras. No es una novatada de buen carácter, o un hecho inevitable de la existencia femenina. El bullying es una enfermedad insidiosa y totalmente evitable que está deteriorando la atención al paciente, destruyendo el potencial humano y costando miles de millones a los sistema de salud alrededor del mundo.

[1] https://www.beckershospitalreview.com/human-capital-and-risk/8-things-to-know-about-nurse-bullying.html

[2] Waschgler K,E.. (2019). Bullying vertical y lateral en el trabajo en enfermería: desarrollo de la escala de comportamiento agresivo del hospital. – PubMed – NCBI Ncbi.nlm.nih.gov.

[3] https://www.census.gov/prod/2010pubs/p25-1138.pdf

[4]  McDonnell, S. (2017). Las enfermeras de los Estados Unidos están envejeciendo – Allied Staffing Network. Allied Staffing Network. https://alliedstaffingnetwork.com/americas-nurses-are-aging/

[5] King-Jones, M. (2011). Violencia horizontal y socialización de nuevas enfermeras. Creative Nursing, 17(2), 80-86.

[6] Cambio anual en la rotación de enfermeras registradas del hospital, 2013-2017. 2018 National Health Care Retention & RN Staffing Report, NSI Nursing Solutions, Inc.

[7] Laschinger, H. K. S., Wong, C. A., Cummings, G. G., & Grau, A. L. (2014). Liderazgo resonante y empoderamiento en el lugar de trabajo: el valor de las culturas organizacionales positivas para reducir la rudeza en el lugar de trabajo. Nursing Economics32(1), 5-18.