• Ani Burr, RN
  • Scrubs
  • 6 years ago

Sabes que eres estudiante de enfermería cuando…

Image: Comstock | Thinkstock

Después de leer el artículo de nuestra nueva enfermera, “Sabes que eres una enfermera pediátrica cuando”, me dio por pensar sobre qué hace que nosotras las estudiantes de enfermería destaquemos sobre los demás.

Lo bueno, lo malo y todo lo que hay entre lo uno y lo otro, sabes que eres estudiante de enfermería cuando:

1. Deambulas por ahí con tu uniforme rígido, totalmente blanco y desarreglado con el que pareces un merengue.

2.  Estás más contenta por extraer sangre que todos los vampiros de Twilight juntos.

3. Colocar una infusión secundaria es divertido.

4. La gente te mira raro cuando en medio de la conversación sueltas términos médicos.

5. Te prohíben hablar de cómo te ha ido el día mientras estáis comiendo porque a tu familia le da repelús (ver Etiqueta en la mesa para estudiantes de enfermería).

6. ¡Llevar por primera vez un uniforme de color es el acontecimiento del año!

7. Visitas a tu paciente cada 20 minutos con preguntas del tipo “¿Cómo se encuentra ahora?” y “¿necesita algo más?” hasta que acaban hartos de ti.

8. Haces revisiones físicas a tu familia: auscultas sonidos pulmonares cada vez que tosen, los sonidos del intestino cuando tienen dolor de estómago y cada vez que a alguien le duele algo le pides que lo valore en una escala del 1 al 10.

9. Consecuentemente, te has convertido en la “enfermera residente” de la casa y se espera de ti que contestes preguntas sobre misteriosos diagnósticos y que sepas tratar cada molestia y dolor.

10. Te ofreces voluntariamente para limpiar y vendar las heridas y pupas de tu sobrina/o.

11. Intentas diagnosticar todo tipo de sintomatología según el capítulo que acabas de leer – y crees que estás desarrollando cada una de las enfermedades del libro, incluyendo las mentales.

12. Es triste, pero cada vez que hay un código azul, aunque estás realmente asustada y ansiosa, hay una pequeña parte de ti que está deseando ver qué pasa.

13. Intentas convencer a tus amigos para que hagan enfermería.

14. La noche antes de las prácticas tienes tal ansiedad que ni siquiera puedes dormir bien y tienes un nudo en el estómago hasta que no han pasado al menos dos horas desde que empezaste el turno.

15. Puedes tomarte un descanso a media mañana, pero no quieres, no vaya a ser que te pierdas algo importante.

16. Eres una auténtica profesional tomando las constantes vitales (¡incluso si estás continuamente comprobando que estén dentro de los límites normales!).

17. Y una profesional de accu-checker.

18. Ves Anatomía de Grey y Nurse Jackie y no paras de comentar durante todo el capítulo que eso NUNCA pasaría en la vida real.

19. Te desahogas con tu familia cuando estás agobiada con todos los trabajos que tienes que entregar y todo lo que tienes que estudiar para los exámenes. Pero, por alguna razón, no lo cambiarías por otra carrera.

Y…por supuesto…sabes que eres una estudiante de enfermería cuando estás orgullosa de formar parte de una profesión tan maravillosa, compasiva y gratificante.

¿Se te ocurre alguna cosa más? ¡Añádelo en la sección de comentarios!