5 Razones Para NO Saltarse Las Reuniones Pre-Guardia

IMG_0197
Si trabajas en el cuidado de la salud, probablemente te resulte familiar “reporte de guardia”, o “reunión matutina” o “reunión”. Si bien el contenido varía de una instalación a otra, el objetivo universal es proporcionar a los empleados una descripción rápida de cómo fue la guardia anterior, qué pueden esperar de su guardia como resultado de esto, y cualquier estrategia nueva o emocionante o mejores prácticas a implementar: (alerta de spoiler, en el cuidado de la salud, SIEMPRE hay nuevas prácticas y estrategias para poner en práctica). Cualquier información de seguridad importante normalmente se comunicará primero aquí, y se pueden presentar retrasos o mejoras en toda la instalación que puedan afectar el flujo de trabajo de la unidad. Parece lo bastante simple, ¿verdad?

Pero aquí está la cosa: a nadie, y por nadie me refiero a ABSOLUTAMENTE nadie, le gustan realmente las reuniones previas a la guardia, ¿o sí? Incluso los directores de enfermería y los supervisores de unidad responsables de realizarlas probablemente se sientan intimidados, porque es algo más que tienen que controlar y aplicar, una expectativa más que tienen que establecer para un grupo de personas que sin duda ya sienten que se espera demasiado de ellos. Estoy bastante segura de que los supervisores de las unidades y los directores de enfermería no son grandes fanáticos de los problemas extra, aunque creo que todos podemos estar de acuerdo en que hay muchos que podrían ser fanáticos de no bromear nunca, no sonreír para nada, y jamás, bajo ninguna circunstancia, bajar la guardia. E incluso si tu trabajo es el más gratificante del mundo, es probable que no quieras aparecer antes de lo necesario.

Si como yo eres una de esas personas que generalmente consideran que llegar tres minutos tarde es llegar justo a tiempo, presentarte cinco minutos antes puede parecer casi imposible. Sentados en una sala llena de compañeros de trabajo descontentos y con poca cafeína, esperando que la enfermera encargada de la guardia de noche o de mañana se apresure como una tormenta de ansiedad y les impida cualquier oportunidad de disfrutarlo, recordándote que si crees que ahora estás mal, estás a punto de empeorar, es difícil entusiasmarse. Puede parecerte una pérdida de tiempo aún mayor si has estado trabajando varios turnos consecutivos y ya has escuchado la mayoría de las actualizaciones de seguridad y/o las noticias sobre políticas y mejoras (que suelen repetirse durante algunos días en la mayoría de los lugares, en un intento de suministrar una mejor comunicación). Y la tentación de saltártela siempre está allí. ¿Por qué no? ¡Es aburrido! ¡Es una carga! Bueno, detente allí, porque estoy a punto de decirte por qué NO debes, sí, no, saltarte el encuentro pre-guardia:

1- Seguridad: Esto puede parecer obvio, pero una de las cosas que normalmente se revisan en las reuniones son los pacientes de alto riesgo, aquellos en mayor riesgo clínico y aquellos con comportamientos desafiantes con potencial de agravarse. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que un esfuerzo de equipo construye un ambiente más seguro, así que cuando todos ingresan a la unidad saben que cuando la alarma de la cama suena en la habitación 115 es mejor que se den prisa, porque eso significa que ya está a la mitad de salir de cama o que si la señora de la 220 te dice que puede caminar sola por los pasillos está MINTIENDO, o si ves al novio entrar a la 317 para visitarla debes llamar a seguridad, es más probable que haya una intervención efectiva a que si la única persona que conoce lo que ocurre sea la enfermera encargada de esa tarea, especialmente si esa enfermera está ocupada colocando un catéter en algún otro lugar cuando se desarrollan a la vez los tres escenarios. Esto tiene sentido, y preferiría tener una pequeña incomodidad a tener que aparecer todos los días para quedarme de brazos cruzados mientras se produce un desastre que no vi venir, pero del que podría haber sabido, ya sabes, asistiendo a la reunión.

2- Comunicación: En cualquier entorno humano, el cambio está ocurriendo constantemente, y el hospital no es una excepción. En la industria de la salud física y el bienestar, sería imprudente dejar que cualquier información importante, cambios o actualizaciones sean dicha de uno a otro. En la reunión de un grupo por guardias, todos escuchan la misma información al mismo tiempo, lo que reduce considerablemente la posibilidad de una mala comunicación. Vencimiento de plazos, medidas de seguridad temporales, estudios de casos y actualizaciones diarias (¿quién es el supervisor encargado? ¿Quién de la dirección de la unidad está presente hoy? ¿Quién dirige el equipo de respuesta crítica? ¿Alguien trajo aperitivos?) generalmente se informan aquí. El resultado total es una retransmisión clara de la información crucial de forma oportuna. Es difícil alegar contra eso.

3- Colaboración: Ya que en las reuniones de guardia generalmente se invita a participar a los trabajadores de todas las disciplinas, puede entablarse conversación entre auxiliares de enfermería certificados, supervisores de unidad, recepción, pasantes si es posible, trabajadores sociales, nutricionistas, a quien tu unidad o división designe como parte importante de las operaciones funcionales del día. Cuando la seguridad o la práctica son planteadas en relación a la política o a pacientes particulares, alguien en el grupo puede tener una solución potencial a una dificultad que la unidad como grupo o un individuo estuviera enfrentando. Debido a que todos los puntos de vista y áreas de especialización están incorporados, en teoría, puede presentarse la resolución real de problemas. Si tienes una sugerencia o un truco para compartir en esos momentos, no lo dudes, podría ser información valiosa para alguien que ha estado buscando una solución. Si el grupo se enfrenta a un problema exclusivo para una guardia, como el poco personal (que, por supuesto, NUNCA es un problema, ¿no?) o una inactividad del sistema, este es el lugar perfecto para decidir cómo unidad el mejor enfoque de la situación para dar con el resultado más efectivo, para que todos estén en sintonía, y nada, teóricamente, se deje al azar. Mantén disposición para participar y ofrecer ideas. Aquí es donde se hacen las cosas. De verdad.

4- Trabajo en equipo: Probablemente todo el mundo esté cansado de escuchar sobre el trabajo en equipo, pero, en realidad, es la energía vital de un lugar de trabajo eficiente y efectivo. Confía en mí cuando digo que NADIE está estableciendo una norma por su cuenta. Cuando se trata de salvar vidas, ninguno de nosotros puede hacerlo solo. Una actitud de cada quien a lo suyo es absolutamente tóxica en este ambiente, después de todo, no estamos compitiendo por un rol de película, estamos tratando de mantener los corazones latiendo y los pulmones expandiéndose y las entrañas moviéndose. Reunirte con tus compañeros de trabajo antes de trabajar con ellos te permite verificar, en el nivel más obvio, quién está allí, y quién vino vestido para el éxito, quién tiene resaca, a quién no le gustaría ayudar a poner sangre, quién sonríe, quién parece estreñido. Dejando de lado todas las bromas, están discutiendo el día que pasarán juntos, el trabajo que van a hacer, los desafíos que podrían enfrentar y si ordenarán o no comida para llevar. Cuando termine la reunión, se dirigen a la unidad como un frente unido, listo para enfrentar el día. Estoy describiendo un mundo perfecto aquí, por supuesto, pero aun así. La información, la colaboración y la preparación en grupo resaltan la responsabilidad personal y grupal, y sin lugar a dudas promueven el trabajo en equipo.

5- Profesionalismo: Muestra una gran integridad y un indicador de tu compromiso con tu profesión, tus compañeros de trabajo y tus pacientes cuando participas en algo diseñado para promover la seguridad, la comunicación, la colaboración y el trabajo en equipo. A pesar del pequeño esfuerzo que pueda parecer, la asistencia y la participación hacen la diferencia. ¿Te despedirán si no asistes a las reuniones? Probablemente no. ¿Te perderás una gran cantidad de información importante, actualizaciones, y posiblemente bocadillos y café? Definitivamente. Cuando asistes a las reuniones, reconoces el trabajo de la dirección y sus esfuerzos. Muestras respeto por tus colegas que salen de su guardia, al aceptar los resúmenes que han reunido para ti y que transmitieron a través del encargado de la guardia. Interactúas con la gente con la que estarás en las próximas horas y también muestras tu respeto por su tiempo y compromiso. La enfermería es una profesión, y tenemos que ser profesionales. Representamos cientos de años de la evolución de uno de los campos más respetados y de mayor confianza en la población activa, y asistir a una reunión pre-guardia parece ser una manera bastante fácil de comenzar nuestro día reconociéndolo y apreciándolo.

No estoy diciendo que las reuniones sean mágicas. Definitivamente no estoy diciendo que cada una será innovadora o cambiará el curso del cuidado de la salud para siempre. No puedo prometerle que alguien llevará brownies, aunque he guiado muchos grupos y lo sugiero todo el tiempo. Y la vida ocurre, no siempre serás capaz de hacerlo. Pero las pequeñas acciones sustentan acciones más grandes, metas más grandes y mejores resultados. Entonces, ¿por qué no tomar este triunfo fácil, presentarte a las reuniones, participar y ver si ayudas siquiera un poco? Serás un gran ejemplo y, quién sabe, tal vez esta vez alguien traiga brownies…

The Nurse Curse / Kitterhi Durgin es una bloguera popular y una influencer en las redes sociales. Puedes ver algunas de sus divertidas publicaciones en instagram.com/thenursecurse y leer más en www.rn-mfkrs.net