Concientización sobre el suicidio del personal médico: ¿Tú o tus colegas están en riesgo?

Ha sido un año brutal para los trabajadores de la salud; sólo en los Estados Unidos más de 900 han muerto de COVID-19 hasta el momento, según una base de datos interactiva de The Guardian y Kaiser Health News, y el número continúa aumentando.

Ir a trabajar todos los días en medio de una pandemia mundial puede afectar significativamente tu salud mental y emocional. Ya sea que te preocupe tu propia salud, estés luchando con sentimientos de desesperanza y depresión, o llorando la pérdida de tus colegas, pacientes o seres queridos, la pandemia nos ha afectado a todos de una forma u otra.

Nos gusta pensar en las enfermeras y médicos como héroes, pero no son inmunes a los efectos psicológicos de la pandemia. Es por eso que la industria creó el Día de Concientización Sobre el Suicidio Médico. Los trabajadores de la salud y los socorristas pueden ser tan susceptibles a pensamientos suicidas como el resto de nosotros. Obtén más información sobre este importante día, para que puedas tomar el control de tu salud mental.

El estrés de COVID-19

Según los CDC, ha habido un aumento del 35% en la tasa de suicidios en los Estados Unidos desde 1999 a 2018. Muchos expertos de la industria creen que la pandemia podría conducir a una ola de trastorno de estrés postraumático (TEPT). De acuerdo con estudios de pandemias anteriores, así como los relacionados con COVID-19, los trabajadores de la salud que responden a la crisis enfrentan un mayor riesgo que la población general de desarrollar TEPT y síntomas relacionados.

Según el Instituto Norteamericano de la Salud:

“Los trabajadores de la salud en entornos de atención de emergencia están particularmente en riesgo de desarrollar TEPT debido a las situaciones laborales altamente estresantes a las que están expuestos, que incluyen: manejo de casos médicos críticos, cuidado de personas severamente traumatizadas, presencia frecuente de muertes y trauma, trabajar en entornos saturados, ritmos circadianos interrumpidos debido al trabajo por turnos”.

Las tasas de TEPT oscilan entre el 10% y el 20% entre personal primario y los trabajadores de la salud, con tasas aún más altas entre las enfermeras y los médicos de la UCI. Lamentablemente, el 21,7% de los trabajadores esenciales ha considerado seriamente el suicidio en los últimos 30 días.

El riesgo relativo de suicidio para los médicos frente a la población general es 2,27 veces mayor para las mujeres y 1,41 veces mayor para los hombres. Lo mismo ocurre con los residentes y quienes aún están en formación, el 30% de ellos experimenta depresión o síntomas depresivos y suicidio.

Salvar vidas con la previniendo el suicidio

El Centro Estadounidense para el Trastorno por Estrés Postraumático ofrece una variedad de consejos para “Manejar el estrés de los trabajadores de la salud asociado con el brote del virus COVID-19”.

Autocuidado vs Apoyo Institucional

Los profesionales de la salud mental y los expertos de la industria creen que los trabajadores médicos deben cuidar su propia salud mental mientras reciben apoyo adicional de sus empleadores. Las instalaciones y los gerentes deben reconocer que responder a la pandemia puede producir una variedad de situaciones personales y profesionales conflictivas, tales como:

  • Las demandas de carga de trabajo diaria van en contra de las últimas medidas de preparación y tratamiento de COVID-19
  • La necesidad de mantener altos estándares frente a la escasez de personal y EPP mientras las recomendaciones y políticas oficiales continúan cambiando
  • Experimentar la posible separación y preocupación de los miembros de la familia
  • Miedos posteriores a infectarse a sí mismos, a sus pacientes, amigos y familiares
  • Conflictos internos debido a necesidades y demandas en competencia

Además de apoyar por el autocuidado, los gerentes deben trabajar con sus empleados para abordar estas inquietudes y al mismo tiempo motivar a las personas a que hablen de los problemas relacionados con su propia salud mental.

Si alguien tiene dificultades para hablar sobre ello en el piso, deben existir “espacios seguros” donde se pueda discutir estos temas. Esto incluye aumentar el acceso a los consejeros del personal y los proveedores de salud mental en el lugar.

Exámenes de salud mental regulares

Si crees que tu o uno de tus colegas es inmune al trastorno de estrés postraumático o pensamientos suicidas, piénsalo de nuevo.

El 40,9% de los adultos han informado al menos una condición de salud mental/conductual adversa relacionada con COVID-19 que podría aumentar sus posibilidades de quitarse la vida. Aproximadamente 8 de cada 10 personas que están considerando el suicidio dan alguna señal de sus intenciones. Quienes hablan de suicidio, amenazan con suicidarse o llaman a centros de crisis suicidas tienen 30 veces más probabilidades que el promedio de suicidarse.

Por eso es importante realizar pruebas periódicas de detección de depresión, trauma y otros problemas de salud mental. En lugar de asumir que tus colegas están bien, ten cuidado con las señales que indiquen que puedan estar sufriendo en silencio. Los gerentes de las instalaciones deben tener el hábito de chequear a sus empleados al comienzo de cada turno, para que los trabajadores angustiados no se sientan obligados a seguir trabajando.

Reduciendo el estigma

Desafortunadamente, muchos en la industria de la salud todavía ven estos problemas como un estigma social y profesional. A algunos proveedores les puede preocupar que presentar estas características perjudique sus carreras. Pueden sentir que su jefe o gerente tomará represalias contra ellos por mostrar signos de debilidad. Nadie quiere ser etiquetado como “sensible”, pero ignorar estos temas solo empeora el problema.

Los estudios han encontrado que alrededor del 35% de los médicos no buscan atención médica regular para sí mismos. En un estudio, casi el 50% del personal médico no buscó tratamiento a pesar de sentir que cumplían con los criterios para un trastorno mental.

Los gerentes deben dejar en claro a su personal que hablar abiertamente sobre su ansiedad, depresión o pensamientos suicidas no perjudicará sus carreras. Todos debemos trabajar juntos para abordar estos estigmas de frente, para que los proveedores se sientan más cómodos al tratar estas inquietudes.

El 2020 seguramente tendrá un efecto enorme en la salud y el bienestar de los proveedores de salud de todo el mundo. Consulta más información para cambiar la narrativa sobre la salud mental y el suicidio hablando abiertamente sobre tus luchas durante la pandemia, visitando el Consejo de Directores de Residencia en Medicina de Emergencia o un portal similar.