• Scrubs Editor
  • 4 years ago

Consejo de las enfermeras: qué hacer cuando te diagnostican un cáncer de mama

Shutterstock | STUDIO GRAND OUESTShutterstock | STUDIO GRAND OUEST

Es un diagnóstico que nadie quiere recibir: cáncer de mama. Los primeros días después de recibir el diagnóstico son confusos y difíciles y es complicado saber qué hacer y a quién acudir para que te ayude.

Sabemos que las enfermeras están en primera línea, luchando cada día contra el cáncer junto a sus pacientes. Por eso hemos acudido a nuestra página de Facebook para recoger consejos para las pacientes a las que se les acaba de diagnosticar un cáncer de mama. En honor al mes contra el cáncer de mama, aquí tienes sus palabras sabias, conmovedoras y llenas de fuerza.

1. Está bien llorar. Después recupérate y no dejes que acabe contigo. Tómatelo día a día. – Sarah B.

2. Algunas veces tienes que encontrar la parte cómica de la situación. Sé que yo lo hice cuando recibí este devastador diagnóstico. Tuve una mastectomía bilateral con reconstrucción y me lo he tomado como: ¡al menos cuando tenga 95 años tendré las tetas de alguien de 25 años! – Debbie B.

3. Como enfermera y también superviviente de cáncer de mama, la primera cosa que hice es permitirme lo que ahora denomino un “Plan de 3 días”. Día 1: permítete hundirte, llorar, gritar e insultar al mundo. Día 2: cuéntale lo del cáncer a las personas con las que tienes que contar. Al contárselo a otros se convierte en algo real. Día 3: planifica…busca todas las opciones, busca consejo de otras personas y ¡lucha! – Anita C.W.

4. He estado en esta situación. Todo el mundo con ese diagnóstico debe buscar una segunda opinión en algún centro nacional de lucha contra el cáncer, como Sloan-Kettering, Dana-Farber o Roswell, por nombrar algunos de ellos. Necesitas saber los últimos avances en el tratamiento del cáncer y que todas tus radiografías y escáneres pasen por las manos de un auténtico experto en cáncer. No necesitas recibir tratamiento de ellos pero por lo menos sabrás que tu oncólogo va por buen camino con sus recomendaciones sobre el tratamiento. Estamos tan contentos de haber hecho esto con nuestro hijo, un superviviente de 7 años de trasplante de células madre. Cada vez que un médico nos daba una respuesta vaga, acudíamos al instituto contra el cáncer para pedir consejo. – Michele S.

5. Nunca olvides que eres bonita.– Kari H.

6. Como enfermera y superviviente de cáncer de 10 años:

SIEMPRE defiende tus intereses. Si crees que te están imponiendo un tratamiento tienes que ofrecer resistencia y preguntar por qué y pedir transparencia sobre los efectos secundarios y el ratio riesgos versus beneficios.

Llévate a alguien a las visitas para tener una segunda opinión(es muy fácil estar tan abrumada que te pierdas parte de la información).

Pídele a un amigo o familiar que haga de intermediario entre tú y la gente con buenas intenciones que quiere traerte comida o “hacer algo” para “ayudar”. Ese intermediario puede informar a la gente sobre qué puedes y no puedes comer, si estás de humor para recibir visitas, dónde enviar las tarjetas de “mejórate”, etc. Créeme es una maravilla tener a alguien encargándose de esas cosas.

Segunda opinión. SIEMPRE. – Jennifer S.

7. Primero, llora…después pon en marcha un plan de ataque. Rodéate de un pueblo que te alce y te lleve cuando el camino sea duro. Sé consciente de que el camino es duro pero hay recursos para ayudarte y guiarte. Di “sí” a toda la ayuda ya sea una comida o alguien que limpie tu casa. –Heather T.B.

8. Como enfermera con cáncer de mama siempre le digo a mis pacientes que está bien estar enfadado, furioso y llorar, ¡eres humana! Entiende que nosotros, como equipo de atención sanitaria, estamos aquí para destruir el cáncer, no tu calidad de vida. Habla, haz preguntas y entiende que aunque cada viaje es único, ¡no estás sola! – Jackie W.

9. Respira. Consigue una segunda opinión. Infórmate, el conocimiento es poder. Desarrolla un grupo de ayuda. Reza. Y nunca, jamás te des por vencida. – Candyce G.

10. Respira profundamente, lucha con todas tus fuerzas y vive como una superviviente. – Tonya F.