• Scrubs Staff
  • 3 years ago

El Bullying No Es Solo Para El Patio De Recreo… Cómo Manejar El Comportamiento Pasivo-Agresivo En El Trabajo

iStockphoto | ThinkStock
La intimidación en enfermería es real, y afecta a todas las enfermeras, directa e indirectamente. Los contactos pasivo-agresivos con tus compañeras pueden hacerte sentir emocionalmente agotada y derrotada. Sin embargo, si tiene 10 o 30, a un agresor siempre se le puede poner en su lugar. Sólo debes tener las herramientas apropiadas para lograrlo.

 

¿Qué es el Comportamiento Pasivo-agresivo?

Los adultos utilizan con frecuencia la táctica pasivo-agresiva en sus interacciones como un mecanismo de defensa natural. Lo que es importante recordar es que el comportamiento pasivo-agresivo está basado en el miedo, donde el individuo está intentando evitar la confrontación directa con su objetivo deseado. Algunos de los ejemplos más comunes usados por las enfermeras incluyen:

  • Sabotaje profesional. En el que se te acusa de una acción que no fue tu culpa. Esto puede incluso ser más sutil, como no proporcionarte la información apropiada para realizar una tarea exitosamente.
  • Respuestas sarcásticas. Este tipo de comportamiento desvalorizante hace que el destinatario se sienta indigno o insignificante.
  • Un ejemplo clásico de un compañero de trabajo pasivo-agresivo es aquel que solo ignora tu presencia. Buscan a otras enfermeras en lugar de a ti, incluso cuando sea bastante conocido que eres experimentada o que tienes una conexión directa con la conversación.
  • Negar los reconocimientos. Un compañero de trabajo pasivo-agresivo nunca reconocerá tus méritos o alabará un logro que hayas tenido.

Lo que es importante recordarte sobre estos tipos de agresores es que su comportamiento se encuentra basado en el miedo. El temor que tienen es de confrontación, por lo que buscan activamente a personas que consideren sean débiles. Ellos saben que estas personas no les reclamarán por su comportamiento.

 

Enfrentando a la Enfermera Pasivo-Agresiva en el Trabajo

Si estás intentando enfrentar a una compañera de trabajo pasivo-agresiva, necesitas comenzar enfrontando la acción, no a la persona. Si te lanzas a atacarlas, automáticamente saldrán a la defensa y la conversación no terminará bien. Utiliza un enfoque más constructivo que les permita saber que entiendes lo que está pasando, y no eres la persona débil que percibieron que eras.

  • No Cedas: Uno de los más grandes errores que cometemos al tratar con una persona pasivo-agresiva es ser indulgentes. Esto sólo les permite enredarse más sobre nosotros. Reconoce que esto es agresivo, y crea un ambiente de trabajo negativo. Una vez que comprandas lo que está pasando y dejes de permitirlo, tendrás sentido de tu propia autoridad.
  • Establece Tus Límites Personales: Como adultos, todos tenemos que soportar una cierta cantidad de comportamiento desagradable de nuestros compañeros, pero siempre hay límites. Establece tus propios límites para lo que creas que es aceptable, y luego sigue con eso cuando se encuentren. El seguimiento es clave, de lo contrario, el agresor seguirá viéndote como un objetivo.
  • Se Específico: Cuando te enfrentas a una persona pasivo-agresiva, es importante que abordes la acción específica, no su carácter personal. Evita usar palabras como “nunca” y “siempre”, apégate al incidente que ocurrió en ese momento.

Practicando la Comunicación Asertiva

Observa la forma en que los gerentes de enfermería respetados y otros supervisores se relacionan en el lugar de trabajo. Los más eficaces se comunican utilizando habilidades asertivas. Hay una confianza en la forma en la que hablan, pero no son reactivos y respetuosos en todo momento. Esta es una buena práctica para lidiar con un compañero de trabajo pasivo-agresivo. Recuerda no interponer la culpa personal, sino escuchar su lado, y luego apegarte a tus armas de no tolerar más agresividad disfrazada en el futuro.

Este tipo de personas progresa sabiendo que están afectándote, así que evita darles esa satisfacción. Una vez que comiences a confrontarlos de frente y sacando a relucir el comportamiento, se darán cuenta de que no eres la persona de mente débil que asumieron que eras.

También debes ser consciente de ti misma lo suficiente como para saber cuando tú estás manifestando comportamiento pasivo-agresivo. Todos lo hacemos de vez en cuando, en especial cuando estamos enojados. Molestarse es una reacción normal, es la manera en que reaccionas a la emoción lo que necesitas vigilar. Este es el momento en que te haces cargo de la situación y pones en práctica la comunicación asertiva. Te sorprenderás de cuánto respeto ganas y el trabajo estará cumplido cuando enfrentes una situación con tus compañeros de enfermería.

La enfermera agresora puede no estar robando el dinero de tu almuerzo, pero está saboteando tu oportunidad de disfrutar del trabajo y sobresalir en tu carrera. Aprende a ponerlas en su lugar desde el principio para crear un lugar de trabajo positivo y productivo para todo el personal de enfermería.