Cuando Todos Están En Casa: Cómo Lidiar Con El Trabajo En Los Días Festivos

Working Holidays
La alarma suena a las 05:30, y sólo le toma un segundo para sentir un gran desánimo. Hoy es el Día de Acción de Gracias. Y tiene turno de trabajo en este día festivo. Su mente empieza a buscar soluciones. Tal vez pueda llamar y decir que está enferma. Se le ocurre una lista de excusas – se intoxicó con la comida, los niños no se sienten bien, que usted se siente mal… No, tiene que ir. Sus pacientes dependen de usted.

Con un largo suspiro, se levanta de la cama, se mete a la regadera, y antes de que usted se dé cuenta, va en camino al trabajo.

Todas las enfermeras que trabajan por turnos están familiarizadas con esta situación. Usted ha pasado al menos un Día de Acción de Gracias comiendo un sándwich de pavo mientras habla por el teléfono con su familia en la sala de descanso. Sabe que el trayecto al trabajo es muy rápido en la mañana de Navidad porque no hay nadie en la ruta. Ha pasado la Víspera de Año Nuevo con la esperanza de que el Y2K no apague el sistema porque sería horrible tener que ventilar manualmente a su paciente en las horas que restan de su turno.

Es difícil ver el lado positivo de trabajar los días festivos cuando está rodeada de muerte y enfermedad mientras todos los demás disfrutan y se divierten en casa. Trate de recordar estas ventajas cuando siente que se hunde en la angustia.

 

  1. Piense en lo afortunada que es

Las temporadas festivas son el mejor momento para recordar lo afortunada que es. Algunos de sus pacientes están tan enfermos que ni siquiera saben que es Día de Acción de Gracias. De hecho, algunos de ellos no sobrevivirán para cuando termine el turno.

Usted se irá. No importa cuán loco sea su día ni qué tan duro haya tenido que trabajar,  dejará este lugar y regresará a casa cuando su turno termine. Eso es algo por lo que se debe estar agradecida.

 

  1. Le pagaran horas extras

La mayoría de los centros de atención médica ofrecen algún tipo de incentivo por trabajar en las festividades, tales como pagos extra o un día libre como compensación. El dinero extra, por supuesto que es algo bueno, y puede ayudar con los gastos de las festividades. Puede comprar un mejor regalo para sus hijos, un árbol de Navidad más grande, o ahorrar para unas futuras vacaciones. O, si está luchando por cumplir con algunas deudas, usted podrá pagar las facturas.

Si su familia se siente molesta porque no pasó las festividades con ellos, haga planes para hacer algo especial en el transcurso de la semana. El dinero extra obviamente será útil.

 

  1. No tiene que cocinar

Una de las ventajas de trabajar en días festivos es que llegará a disfrutar de la deliciosa comida de dicha festividad sin tener que cocinar o (¡Ay!)  tener que limpiar después. La mayoría de los centros médicos preparan fantásticas comidas en el Día de Acción de Gracias y  Navidad para los pacientes, miembros de la familia, y el personal.

 

  1. Puede celebrar con su familia del trabajo

Si no puede celebrar con su familia, puede celebrar con sus colegas. Solo dispóngase. Colóquese un disfraz si tiene programado trabajar para el 31 de octubre. Lleve algunos aperitivos caseros y compártalos con sus compañeros de trabajo para el Día de Acción de Gracias. Incluso no tiene que gastar mucho tiempo en la cocina preparándolos. Hay muchos platos deliciosos que puede preparar en pocos minutos. Por ejemplo, puede preparar un queso de cabra con pimienta rosa y hiervas. Es increíblemente fácil de hacer, y sabe divino.

Todo lo que necesita es una cucharadita de semillas de hinojo tostadas, cuatro cucharaditas de pimienta rosa, cuatro cucharaditas de tomillo fresco picado, un pedazo de ocho onzas de queso de cabra, y ¼ de aceite de oliva. Coloque las semillas de hinojo y los granos de pimienta en una bolsa con zipper y aplástelos. Combínelos con el tomillo, y luego ruede el pedazo de queso de cabra en la mezcla. Cúbralo con una envoltura plástica y refrigérelo por dos días. Sus compañeras de la enfermería se enamoraran de este increíble aperitivo.

 

  1. Aún le quedan 12 horas para que las pase con su familia

Aunque trabajar en las festividades se puede sentir como una carga, trate de recordar que no trabajará por un periodo de 24 horas. Todavía tiene 12 horas para compartir con su familia después que su turno haya terminado. Así, que haga planes para algo especial antes o después de su turno. Puede ir a patinar en el hielo, cenar en un buen restaurant, ir al centro comercial, o simplemente ver su programa de televisión favorito con su ser querido.

El césped puede parecer más verde del otro lado de la valla cuando la temporada festiva se acerca. Así que, trate de mantenerse positiva y recuérdese a sí misma lo afortunada que es. Tiene salud, amigos y familia. Oh, y sólo tiene que trabajar por tres días a la semana. Por lo tanto, no sienta celos de aquellas personas que trabajan de lunes a viernes. Ellas merecen algo de tiempo libre.