• Scrubs Staff
  • 3 years ago

Escuela De Medicina Y Salud Mental: La Depresión Entre Doctores

Medical School and Mental Health_ Depression Among Doctors
Un reciente meta-análisis de AA y la revisión sistemática de la literatura de JAMA revelaron que los estudiantes de medicina tienen un riesgo inusualmente elevado de suicidio, pensamientos depresivos y otros problemas relacionados con el trastorno del estado de ánimo. También descubrieron que un 11% del total de los estudiantes de medicina, informó haber considerado el suicidio, una tasa mucho mayor que la encontrada en la población general. Esta no es la primera investigación para hallar estos resultados. Otro estudio de JAMA del año pasado también descubrió que el veintinueve por ciento de los residentes médicos experimentaron la depresión clínicamente significativa.

Generalizando, parece que aproximadamente 1 de cada 3 residentes y estudiantes de medicina se sienten deprimidos en algún momento durante su formación médica. Este es un porcentaje asombrosamente alto, lo que sugiere que algo en relación a la escuela de medicina está contribuyendo a este fenómeno. Como referencia, en la población general, la prevalencia de la depresión clínica en la vida de los Estados Unidos es de 17%.

Esto No Siempre Mejora Luego De La Escuela De Medicina

El problema no siempre desaparece después de que los médicos completan su capacitación y comienzan a practicar medicina. De hecho, los médicos poseen mayores tasas de suicidio que la población general: 1,41% más para los hombres y 2,27% más para las mujeres.

Este problema es casi sin duda algo que va más allá de la psicología individual de los médicos. Se sospecha que existen problemas sistemáticos en la escuela de medicina que provocan esto. El factor específico que influye en este caso no está completamente claro, pero hay varios posibles contribuyentes. Los estudiantes de medicina y residentes trabajan largas horas y turnos nocturnos, todos sometidos a un estrés psicológico extremo. A menudo no tienen tiempo para dedicarse a las actividades de autocuidado y a la interacción social.

Por encima de todo, la escuela de medicina tiene una enorme cantidad de presión. Incluso ingresar es un proceso agudamente selectivo. Sólo alrededor del 42% de los solicitantes son aceptados en las escuelas de medicina, y una vez que están en ellas, hay una gran cantidad de información compleja e intelectualmente desafiante que debe ser aprendida durante un período de tiempo bastante limitado.

El estrés adicional también viene de la costumbre de intimidación que existe en las escuelas de medicina. Un preocupante 80% de los estudiantes reportaron malos tratos de sus superiores. Es decir, después de terminar la escuela de medicina viene mucho más estrés, cuando los graduados empiezan a solicitar sus residencias. Estos no tienen mucho control sobre dónde terminarán y, con frecuencia, necesitan desplazarse por todo el país, dejando atrás su sistema de apoyo social.

Cambiar el Sistema para Ayudar a los Estudiantes de Medicina

Afrontar los problemas relacionados al entorno que se encuentran presentes en la escuela de medicina podría ayudar a reducir las tasas de problemas de salud mental entre los estudiantes de medicina. Estudios recientes de las intervenciones para ayudar en su entorno han demostrado que generalmente son ineficaces.

Muchas escuelas de medicina han estado intentando adoptar un enfoque más sistémico, en lugar de ofrecer intervenciones leves como las clases de yoga que influyen en el estudiante, pero que no toman en cuenta los aspectos de entorno en la depresión. St. Louis ha cambiado a un sistema de clasificación de aprobar/fallar para ayudar a reducir las presiones en los estudiantes de medicina. También se comenzó a controlar la ansiedad y la depresión entre sus estudiantes. Después de estos cambios, se encontró que mejoró no sólo el rendimiento académico de los estudiantes, sino que estos también se volvieron menos propensos a presentar síntomas de trastorno del estado de ánimo.

Brindar servicios de salud mental más accesibles también puede ser provechoso. En una investigación, se encontró que entre los estudiantes de medicina que fueron diagnosticados positivos con depresión, sólo el 16% buscó tratamiento psiquiátrico. Los estudiantes suelen preocuparse de que la búsqueda de tratamiento afecte su imagen a futuro en la carrera.

Al Igual que los Estudiantes de Medicina y los Médicos Practicantes, las Enfermeras También se Resisten a Buscar Tratamiento para la Salud Mental

Los médicos no son los únicos que sufren. Las enfermeras también son propensas a tasas más altas de depresión que la población en general. Estar en un trabajo estresante con un horario irregular y turnos nocturnos puede cobrar factura, pero muchas enfermeras dudan al buscar tratamiento porque están preocupadas por sus trabajos.  Un estudio de 2014  confirmó que muchas enfermeras consideran que la conducta organizacional de su lugar de trabajo les impide buscar tratamiento, o incluso reconocer sus propios problemas de salud mental. Las enfermeras psiquiátricas, en particular, son bastante evasivas a buscar tratamiento si sufren de ansiedad o depresión.

Así como enfrentar problemas sistémicos del entorno en la escuela de medicina puede ayudar con la salud mental de los estudiantes de medicina y los médicos, afrontar los asuntos de las actitudes de la organización hacia la salud mental puede ayudar a las enfermeras a buscar tratamiento de forma más eficaz.

Para las enfermeras y los médicos, la “red de silencio” que se desarrolla en los centros de salud sobre la salud mental es bastante perjudicial. Al estar sometidos a un estrés significativo en el lugar de trabajo, pero temiendo buscar tratamiento para evitar sus efectos en la salud mental, muchas enfermeras y doctores sufren en silencio.