La jardinería como vía hacia la salud mental: Una manera sencilla de aliviar el estrés

La pandemia ha cambiado nuestra vida de distintas maneras. Muchos de nosotros sentimos que ya no tenemos el control de nuestro entorno mientras perdemos nuestros trabajos, vemos morir a nuestros seres queridos y luchamos por planificar el futuro. En medio de toda esta incertidumbre y dolor, personas de todo el mundo están recurriendo a la jardinería como una forma de lidiar con su estrés, ansiedad y depresión.

Numerosos estudios han demostrado que la exposición a los espacios verdes, particularmente la jardinería, es beneficiosa para la salud física y mental. Es una manera fácil de sentirse conectado con algo más grande que uno mismo cuando muchos estamos atrapados en aislamiento.

También puede brindarles a ti y a tus pacientes una sensación de esperanza para el futuro, incluso mientras buscamos entender lo que sucede a nuestro alrededor.

El auge de la jardinería

Las ventas de jardinería han aumentado en todo el mundo. Los proveedores de semillas han tenido que suspender los pedidos en línea debido al aumento de la demanda. La empresa estadounidense de semillas W. Atlee Burpee & Co. vendió más semillas que en cualquier punto de sus 144 años de historia en marzo, durante el apogeo de la pandemia. Algunos minoristas están recibiendo diez veces el número de pedidos que normalmente procesan en esta época del año.

Esta actividad ha aumentado en todo el mundo por varias razones. La inseguridad alimentaria y la incertidumbre económica han desempeñado un papel importante. Muchas personas buscan formas de cultivar sus propios alimentos en lugar de visitar el supermercado local. Algunos productos también han sido difíciles de encontrar en los estantes, ya que los consumidores preocupados compran al por mayor e impulsivamente. La escasez de productos y otros alimentos ha dado lugar a una nueva generación de jardineros.

Muchos están recurriendo a la jardinería como una forma de salir de casa y pasar tiempo en la naturaleza sin aumentar sus posibilidades de infección. Para algunos, cultivar algunas plantas en su propiedad es mucho más seguro que ir al parque local.

Los beneficios de la jardinería para la salud física y mental

Sin embargo, muchas personas también cultivan un huerto por elección, no por necesidad. Los profesionales de la salud mental han estado estudiando los efectos de la jardinería durante años.

Los estudios demuestran que solo mirar las plantas y contemplar la naturaleza puede mejorar el estado de ánimo de una persona y reducir la presión arterial, el miedo, la ira, la tristeza e incluso la tensión muscular. Las comunidades con mayor acceso a espacios verdes suelen tener tasas más bajas de ansiedad, depresión y estrés. Los científicos dicen que pasar solo dos horas a la semana en la naturaleza puede producir una mejor salud y bienestar.

Las plantas en crecimiento también pueden mejorar la calidad del aire al eliminar el polvo y otras toxinas que pueden estar circulando en el ambiente. También mitigan los efectos del cambio climático, extraen el dióxido de carbono del aire, reducen el riesgo de inundaciones y brindan sombra en un día caluroso y soleado.

Incluso Florence Nightingale utilizó plantas como parte del proceso de curación. Descubrió que la instalación de plantas en los hospitales mejoraba el entorno para los pacientes, los visitantes y el personal.

Cuidar de las plantas puede ser una excelente alternativa a los antidepresivos y productos farmacéuticos, muchos de los cuales tienen potentes efectos secundarios. Las personas mayores, particularmente, tienden a tener problemas con este tipo de medicamentos, pero pueden encontrar la jardinería igualmente beneficiosa.

Trabajar con la naturaleza hace más que reducir la ansiedad. Puede darles a ti y a tus pacientes una razón para mirar hacia el futuro, incluso cuando el mundo parece convertirse en un caos. Plantar una semilla tiene mucho potencial. Ver crecer estas plantas durante las próximas semanas y meses puede ayudarlos a ti y a tus pacientes a sentirse más en control de su entorno. Después de perder a un paciente o ser querido por COVID-19, la jardinería les brinda la oportunidad de crear vida. Es una señal de esperanza y belleza en medio de esta tormenta.

El enfoque del Reino Unido

Los proveedores de salud mental en el Reino Unido han comenzado a recetar jardinería a los pacientes. Esto es lo que se llama “recetas sociales”. Los médicos a menudo sugieren a los pacientes unirse a una comunidad u organización voluntaria donde pueden realizar actividades que ayuden a satisfacer sus necesidades sociales y emocionales. Como resultado, las ventas de equipos de jardinería y mejoras para el hogar en el Reino Unido se han disparado durante los últimos meses.

En lugar de que las personas cultiven de manera individual, la jardinería comunitaria requiere cooperación, colaboración y planificación sistémica. Esto puede dar a las personas un sentido de propósito mientras trabajan en un objetivo común. Incluso puede mejorar las habilidades cognitivas y de comunicación de una persona, todo mientras mantiene el distanciamiento social.

El Reino Unido espera utilizar este enfoque para reducir la demanda de servicios de salud. El Servicio Nacional de Salud de ese país sigue abrumado por la pandemia.

Considera la posibilidad de dedicarte a un nuevo pasatiempo o sugerir la jardinería a algunos de tus pacientes como una forma de hacer frente a la pandemia. Si no tienes acceso a un jardín, es menos costoso de lo que piensas. Todo lo que necesitas es un poco de luz, tierra, agua, semillas y una maceta.