• Scrubs Staff
  • 3 years ago

La Manera Correcta Para Presentarte A Los Pacientes

The Right and Wrong Way to Introduce Yourself to Patients
Cuando conoces a un nuevo paciente siempre debes presentarte. Pero para muchas enfermeras, es más fácil decirlo que hacerlo. Si no eres exactamente una máquina para socializar, conocer gente nueva puede resultar un gran desafío. Pero la forma en la que te presentas es importante para forjar una relación, así que necesitas dar una buena impresión para ayudar al paciente a sentirse cómodo y a gusto.

La forma es la que te presentas constituye la base entre la relación paciente-cuidador. No sólo las palabras y el tono de voz que uses son importantes, también el lenguaje corporal juega un papel importante. En el libro “Comunicación y enfermería” se estima que alrededor del 85% de la comunicación entre enfermeras y pacientes es principalmente no verbal. La falta de comunicación puede resultar poco profesional, y puede ocasionar que el paciente se sienta incómodo. Ser amigable, optimista y empático es esencial cuando se interactúa con los pacientes.

 

¿Cuál es la mejor manera para presentarse?

Una gran presentación puede ser descrita por estos cinco tópicos:

  • Necesitas saber quién es el paciente.
  • Comprender dónde se ubica cada persona en jerarquía y cómo es apropiado abordarlos.
  • Desarrolla una presentación firme para usar.
  • Asegúrate de pronunciar el nombre del paciente correctamente.
  • Introducir un tema en común puede forjar a la larga una buena conexión con alguien.

Aquí hay algunos consejos para una gran presentación personal.

 

  • Haz contacto visual y estrecha su mano. Hacer contacto visual y estrechar su mano te ayudará a verte más amigable y agradable.
  • Dirígete usando un título personal. Dirígete a los pacientes como “Sr.”, “Sra.”, “Señorita”, u otros títulos personales educados, a menos que específicamente te pidan que te dirijas a ellos por su primer nombre.
  • Asegúrate de que la comunicación no verbal es positiva. Tus expresiones faciales, la postura corporal y el grado de contacto visual envían señales sociales. Siéntate o permanece de pie en una posición donde puedas mantener un mejor contacto visual con el paciente. Inclínate ligeramente hacia ellos y evita cruzar los brazos o las piernas.
  • Utiliza un tono de voz adecuado. Asegúrate de que tu tono refleje interés, sea educado y empático. Habla claramente, a un ritmo que no sea demasiado rápido ni muy lento, y evita usar demasiada jerga.
  • Explica por qué estás allí. Es útil para el paciente entender por qué lo estás viendo. Por ejemplo, “he venido hoy a medir su presión arterial.” Si estás realizando cualquier tipo de procedimiento, asegúrate de que el paciente entiende completamente lo que estás haciendo, y que lo consienten.
  • Pregunta al paciente si tiene alguna pregunta. Los pacientes a veces dudan en hacer activamente preguntas o plantear sus preocupaciones. Invitar a que lo hagan puede alentarlos a que se expresen, lo que puede proporcionarte información médica relevante.
  • Pregunta si necesita algo más. Antes de irte, pregunta al paciente si hay algo más en que puedas ayudarle o necesiten. Una vez más, suelen necesitar ayuda a la hora de expresarse.
  • Agradéceles, y explica lo que sucederá a continuación. Decir “gracias” es sólo educación. También debes explicar lo que va a suceder a continuación – por ejemplo, si el médico los verá en un momento, o si volverás más tarde.