• Agatha Lellis
  • 4 years ago

Las cinco personas más importantes que encontrarás en el hospital

Shutterstock | MicolasShutterstock | Micolas

¿Alguna vez te has preguntado como deberías priorizar las relaciones en el trabajo? ¡Aquí tienes una guía útil sobre cómo diversificar tu tiempo!

  1. Los médicos

Es cierto que no puedes vivir sin ellos, pero tampoco puedes vivir con ellos. Son útiles para escribir órdenes y dar de alta a los pacientes, pero también tienden a taponar los pasillos con sus pases de visita y a comerse la última brownie de la sala de descanso. Mantén una relación profesional y correcta. Bajo ninguna circunstancia pongas los dedos a través de las barras de su jaula. Pueden asustarse y morder o crear una explosión de tarjetas índice y lenguas afiladas.

  1. La gente que sirve la comida

Una actitud consistentemente educada y agradable te proporcionará raciones más grandes de puré de patatas y menos cantidad del extraño mejunje de brócoli que sirven en la cafetería los jueves. Aplica algo similar al chico que reparte los sándwiches: dale buenas propinas y sonríe. Nunca hagas enfadar a la gente que te da de comer.

  1. Mantenimiento

Seamos realistas: sin el personal de limpieza y mantenimiento nunca haríamos nada. Cuando hagas galletas en casa guarda algunas para estos chicos/as, ya que tienen uno de los trabajos más asquerosos, duros y menos respetados del hospital. Da las gracias con entusiasmo cuando alguien limpia una habitación inmediatamente y realmente lo hace inmediatamente y limpiando a fondo.

  1. La secretaria de la unidad

Las secretarias de unidad no se contratan en la calle. En lugar de eso, siguiendo un proceso que me imagino es similar al entrenamiento que recibe un lama reencarnado, se les inculcan los misterios del hospital a lo largo de varios años y después nos las envían a nosotros, meros mortales, para que nos guíen y enseñen. Muchas secretarias de unidad están hechas a prueba de balas y todas ellas brillan en la oscuridad.

  1. El tío que entrega el café

No hagas enfadar a esta persona. Un error, una palabra mal dicha  y acabarás bebiendo ese Nescafé descafeinado que lleva en el armario desde que se construyó el edificio. Nada, y me refiero a realmente nada, pasa en un hospital sin café. Científicos en laboratorios secretos trabajan sin descanso en este preciso momento para descubrir la manera de bombear cafeína  pulverizada a través de los conductos del aire, pero todavía no lo han conseguido. Hasta que lo consigan, el tío del café es la persona más importante del sistema sanitario americano.