¿Lo Leíste? —“Una Carta A La Familia De Mi Paciente De La UCI”

Puede ser difícil para los pacientes y sus seres queridos relacionarse con las enfermeras de la UCI. Para quienessólo están de paso, la UCI es un lugar aterrador, una señal de que una terrible pesadilla se ha convertido en realidad. Y, sin embargo, ese mismo lugar que la gente teme es el segundo hogar de una enfermera de la UCI, el personal es su segunda familia, al igual que cualquier lugar de trabajo para un profesional dedicado y apasionado.

No obstante, esto no quiere decir que una enfermera de la UCI sea insensible. Sí, las enfermeras de la UCI viven y enfrentansituaciones trágicas constantemente, pero eso no lasvuelve indiferentes. Desafortunadamente, hay momentos en que los amigos y familiares de un paciente no pueden notar la diferencia.

En una fuertecarta abierta publicada enTheHuffington Post, una enfermera de la UCI responde al error común de que las enfermeras carecen de empatía, y finalmente muestra una imagen más real de las enfermeras, tanto de la UCI como de otro recinto:

Trabajar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) es una experiencia que no se puede expresar con palabras. Es precipitado, intenso, y el estrés de algunas situaciones ocasionales puede hacer que mi propio ritmo cardíaco aumente tanto como el de uno de nuestros pacientes de traumatología.

Algunas personas nos aman. Algunas personas nos odian. Puedo asegurarte que no quieres ser paciente en mi unidad. Si lo eres, entonces eso significa que estás realmente enfermo. Pero también puedo prometerte que si terminas aquí, recibirás una atención excelente por parte de un equipo de los mejores proveedores de atención médica que tenemos disponibles.

Sin embargo, muchas veces podemos actuar de forma extraña. A veces podemos parecer groseros. Tal vez nos veas actuar de manera totalmente inapropiada para la situación en cuestión. Incluso puede que pienses: “¿Cómo pueden actuar de esa forma cuando a mi familiarle está pasando esto?”

Bueno, tenemos nuestras razones. A continuación leerás una carta dirigida a los familiares de pacientes de las UCI de todas partes.

Querido miembro decepcionado de la familia de mi paciente de la UCI,

Así que caminaste hacia mí mientras yo cantaba voz alta al colgar ese medicamento intravenoso, ¿eh? Estabas un poco confundido y pensaste: “¿Eso es de La Novicia Rebelde? ¿Por qué está tan inapropiadamente alegre considerando que mi papá tiene un tubo en la garganta?”

Primero que nada, es La Novicia Rebelde. Después de todo, es una de mis cosas favoritas.

Pero en serio, no estoy cantando por gusto. De lo que no te das cuenta es que estoy cantando para calmar mis nervios, para mantenerme relajada. Tu padre casi muere antes de que yo te dejara volver a entrar. Estoy preocupada por él, pero no quiero que notes eso en mi rostro. No quiero que tú te preocupes por él. Ese es mi trabajo. Solo quiero que lo ames.

Sé que acabas de escucharnos reír y hacer una broma en el pasillo. Lo entiendo. No ves nada gracioso cuando tu madre está confinada a esa cama, conectada a todos esos monitores.

Lo comprendo. Sí lo hago. Espero que puedas entender que mientras esperabas afuera, sin que lo supieras, salvamos a la joven de al lado. No podía respirar. Ahora puede hacerlo. No creímos que insertaríamos el tubo de respiración a tiempo…

También reiniciamos el corazón del hombre al otro lado del pasillo. Lo reanimamos muchas veces, y de hecho le rompí las costillas. Justo cuando teníamos miedo de que no se reiniciara, lo hizo.

La paciente de al lado no tuvo tanta suerte. Lo intentamos. Le supliqué a Dios, pero de todos modosfalleció. Abracé a su hija y la dejé llorar en mi hombro durante veinte minutos.

Algunas veces tenemos que reír. Es lo único que sabemos hacer. Tememos que si lloramos, no podremos parar.

Realmente lamento si te parecí tosca cuando viniste a consultarme. Sé que pensaste que estaba siendo grosera, y también sé que una vez que saliste, te quejaste de mí y comentaste “¡debe haber querido tener un descanso en lugar de tomarse la molestia de hablar conmigo!”

No. Hoy no descansaré. No estaba tratando de ser grosera. Estaba pensando en el cambio que acabo de notar en el electrocardiograma de tu papá. Me preguntaba qué podría intentar hacer cuando su presión sanguínea vuelva a descender. Verás, le doy la cantidad máxima de todos esos medicamentos que ves colgando. Sé que no estás listo para decir adiós. Yo no estoy lista para rendirme. Eso a veces me distrae y me hace una conversadorapoco habilidosa.

Quiero que sepas que cuando veo a tu madre en ese estado, siento tu dolor. Pienso en mi propia madre fallecida. Cuando sus valores son como las suyos, es como volver a experimentarese momento. No dejo que lo veas, pero ahogué mis propias lágrimas mientras llorabas.

Oh, querida madre, cuando intentas mantener la compostura mientras tu hijo no reacciona, tengo que luchar para no llorar mientras te abrazo. Tu difícil situación es una muestra muy real de la fragilidad de nuestros hijos. Como madre no me gusta. Lucharé tanto como pueda por la vida de tu bebé, sin importar su edad. Sé que fácilmente podría ser el mío.

Mi estimado señor, lamento tener que irmemientras llora por su esposa enferma. Lo siento, no puedo seguir manteniéndome fuerte para usted. Por un momento me coloco en sus zapatos. Me imagino a mi esposo acostado allí, y me siento triste por usted. Luego volveré y seguiré luchando por su esposa. Solo quería que lo supiera.

Mi rutina de canto, baile y risas podría hacerte pensar que soy indiferente. O mi distracción y mi expresión firme podrían hacerte pensar que no me importa.

Pero me importa.

No me ves cuando me detengo en el camino de entrada al final de la noche, después de quetermina mi largo turno. Muchas veces detengo mi auto y lloro. Todo el estrés de luchar por los pacientes, todo el dolor que ignoro y todas las emociones al final me alcanzan. No canto ni me río. Lloro.

Luego me seco las lágrimas y entro. Abrazo a mis hijospor un momento más. Me aferro más a mi pareja. Luego me acuesto temprano para regresar por la mañana y luchardurante otro día.

Solo quería que lo supieras.

Sinceramente,

Tu enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos.