Lo que pueden y lo que no deben hacer las enfermeras en las Redes Sociales

El aumento de la popularidad de las redes sociales ha creado un espectro completamente nuevo de problemas en el mundo profesional. El uso de sitios como Facebook y Twitter puede parecer inofensivo al principio, pero su accesibilidad pública los convierte en un terreno propicio para cruzar los límites personales, éticos y profesionales. Antes de formar parte de una tormenta “viral” que podría terminar con tu carrera de enfermería, dale un vistazo a lo que puedes hacer y lo que no debes hacer con tu personalidad en línea:

Lo que pueden hacer las enfermeras en las redes sociales:

  • Utiliza configuraciones de privacidad avanzadas y colócalas al nivel más alto posible. Esto es recomendable para todas las personas que trabajan en el sector público, incluyendo a los oficiales de policía, maestros y enfermeras. Tus superiores, compañeros de trabajo y pacientes tienen acceso a tu nombre completo, y realmente no quieres que ninguno de ellos pueda escribirlo y ver dónde estuviste el viernes por la noche. Tómate el tiempo para leer y analizar la configuración de privacidad de los sitios web de las redes sociales que utilizas, y luego selecciona las opciones que ocultan tu contenido a cualquier persona que no pertenezca a tu círculo seleccionado.
  • Piensa dos veces antes de publicar una actualización de estado o una fotografía en las redes sociales. Considera siempre la posibilidad de que alguien fuera de tu círculo algún día pueda dar con ese contenido y actuar en consecuencia. En caso de duda, es mejor evitar hacer esa publicación.
  • Considera que tu compañero de trabajo/amigo en las redes sociales algún día podría ser tu supervisor o jefe de enfermería. Si realmente deseas comunicarse con algunos de tus colegas de enfermería en las redes sociales, considera mantener una cuenta secundaria o crear un grupo o página específicos para ello.
  • Únete a sitios de redes profesionales como LinkedIn en lugar de sitios de redes sociales básicos para tus contactos relacionados con el trabajo. Estas pueden ser herramientas útiles para avanzar en tu carrera de enfermería al permitirte compartir tus habilidades con otros en la industria de enfermería.

Lo que no deben hacer las enfermeras en los sitios de redes sociales:

  • Nunca publiques información sobre un paciente que pueda ser rastreada o reconocida por ellos, sin importar cuán privada creas que es tu cuenta. Esta es una clara violación de sus derechos y una falta a tu obligación ética como profesional médico. Las leyes de privacidad se aplican en línea, así que siempre debes cumplir con las políticas con respecto a tus pacientes y el lugar en el que trabajas.
  • No agregues pacientes a tus círculos de redes sociales bajo ninguna circunstancia. Internet es más poderoso de lo que muchas personas creen, y compartir información en línea se ha convertido en el equivalente a tener a alguien en tu casa para tomar una taza de café. No socializarías con un paciente fuera del trabajo, así que toma el Internet de la misma forma.
  • No invadas la privacidad de un paciente al revisar sus sitios de redes sociales. Eso es acosador y aterrador, además limita con cruzar líneas éticas. Saber su nombre no te da derecho a conectarte y echar un vistazo a su vida personal.
  • No coloques un estado ni publiques una imagen y pienses que luego puedes eliminarla sin consecuencias. Las guerras recientes de Twitter han demostrado que incluso el contenido eliminado se puede compartir si cualquiera se toma un momento para hacer una captura de pantalla de tu página.
  • No agregues tu información profesional a tu perfil. Esto incluye dónde estudiaste o los lugares en donde trabajas. Eso hace le facilita a las personas encontrar tu cuenta y ver tu información.
  • No dejes comentarios desagradables en las publicaciones de otros. Tu perfil puede estar protegido por tu configuración de privacidad, pero eso no incluye necesariamente los comentarios que hagas en los muros de otros amigos.
  • No utilices las redes sociales como un medio para ofrecer asesoramiento médico, especialmente a desconocidos. Incluso si crees estar calificada para responder una pregunta simple de atención médica, tu respuesta estándar si se te pide consejo debería ser que debe consultar a un médico.

En esta era de comunicación rápida e intercambio de información, una carrera de enfermería podría terminar con el clic de un botón de publicar. En lugar de arriesgar la tuya compartiendo contenido inapropiado, utiliza Internet y los sitios de redes sociales como una herramienta intelectual, de la manera en que se suponía que debían usarse originalmente. Incluso si te siente tentada por la fama de que una de tus publicaciones se vuelva “viral”, recuerda siempre que no habrá una cura disponible que pueda salvar tu carrera de enfermería.