Mi Viaje Personal de Pro-Vida a Pro-Elección

Cómo décadas de experiencia de vida y unas docenas de memes me convencieron de que las leyes sobre el aborto en realidad hacen más daño que bien.

A pesar de mi educación católica, era una adolescente antes de darme cuenta de lo que realmente era el aborto,

“¿Por qué esto ha llegado a ser una controversia?” Me pregunté. Para mi yo de 13 años, parecía obvio. El aborto estaba mal.

Sin embargo, a esa edad, tampoco podía entender por qué las personas tenían relaciones sexuales si no querían tener un hijo, y afortunadamente no tenía experiencia con la violación o el incesto.

A medida que crecía, me di cuenta de que la vida era complicada, que las personas deseaban intimar y que el abuso (especialmente la violación) era más común de lo que pensaba. Tenía una amiga que había quedado embarazada, y su novio negó ser el padre. Mi primera jefa, esperando gemelos, fue confinada a reposo en cama durante cuatro meses. Sonaba terrible. Terminó perdiendo a uno de los bebés, lo que era inimaginable.

Aunque todavía sentía que el aborto estaba mal, a regañadientes me volví pro-elección durante mis 20 años. Lo consideré un mal necesario en un mundo que a veces es malvado. Y era plenamente consciente de lo privilegiada que era, y de cómo probablemente informaba mis opiniones. Bajo diferentes circunstancias — si estuviera desesperada, en pobreza extrema, o fuese víctima de abuso sexual — mi postura podría haber sido diferente.

En mis 30 años, necesitaba una cirugía que me hiciera infértil. Me dieron la opción de congelar mis óvulos, para que luego pudieran ser fertilizados y congelados, y los embriones implantados en una sustituta. Me negué, pero varias de mis amigas pasaron por la FIV. Ahora que era ciencia, podía ser aceptado — una oportunidad para que las parejas infértiles tengan su “hijo milagroso”. Como “Karina”, la hija de FIV de 12 años de mi compañera de cuarto de la universidad, cuya cara pícara me sonríe desde la tarjeta fotográfica navideña en mi refrigerador.

Al entrar a los 40, pensé cada vez menos en el debate. Cuando llegó la noticia de la primera prohibición de aborto en Estados Unidos, pensé “meh”. Tal vez en una era diferente, cuando las opiniones no se compartían tan abiertamente, no tendría motivos para poner a prueba mis puntos de vista sobre el aborto. Pero cada vez que abría una ventana del navegador, lo hacía. Nunca he vivido en una cámara de eco. Y estos son los argumentos que me ayudaron a cambiar de opinión.

Entonces la vida comienza en la concepción, bien. Pero la vida del bebé es 100% dependiente de la madre. ¿Dónde están sus derechos en todo esto? No puedes usar los órganos de una persona muerta sin su previo consentimiento, sin embargo, el consentimiento de una mujer viva no importa. Es la versión biológica de Eminent Domain, pero sin una compensación justa. En California, las madres sustitutas obtienen de $ 60.000 a $ 80.000 por llevar a un hijo, con tarifas adicionales si algo sale mal. Y en Estados Unidos, a menudo lo hace.

Los Estados Unidos tienen la tasa de mortalidad materna más alta del mundo desarrollado. Forzar a las madres a llevar a término sus embarazos significará una sentencia de muerte para algunas, además de la pena de muerte ya propuesta en ciertos estados para las mujeres que abortan.

¿Qué pasa con el padre? Si la vida comienza en el momento de la concepción, ¿no debería significar el comienzo de la manutención infantil? Quizás también deba pagar su parte del “alquiler” por el período de incubación de un niño que ninguno de ellos deseaba tener.

Algunos incluso han propuesto que los hombres fértiles se realicen vasectomías profilácticas hasta que estén listos para la paternidad. Después de todo, es reversible, mucho menos traumática que el embarazo y, a diferencia del parto, las muertes son tan raras que no se pueden medir.

¿Qué pasa si el hombre no quiere una vasectomía? ¿Aun así no podemos hacer que la tenga? Cuando se trata de prevenir el embarazo a gran escala, sería mucho más eficiente. Una mujer solo es fértil unos pocos días al mes, y solo puede manejar un embarazo a la vez, mientras que un hombre, en teoría, podría embarazar a docenas de mujeres a diario. Un hombre podría ser responsable de miles de abortos durante su vida, pero las leyes no se meten con su cuerpo.

La autonomía corporal es uno de nuestros derechos fundamentales. Lo extendemos a los cadáveres, pero no a los seres humanos con vida. Esta ley no se trata de proteger a los niños en la etapa de embrión. Si lo fuera, las mismas leyes se aplicarían a los embriones congelados concebidos in vitro. No estamos contratando madres sustitutas para proteger esas vidas. Si no son buscados, se descartan, como los órganos sanos de un donante que no da su consentimiento. Todo esto es legal. Lo que terminó por convencerme de que estas leyes de aborto no estaban bien.

La vida puede comenzar en un laboratorio. Una niña de FIV como Karina es indistinguible de cualquier otra. Pero la vida solo se considera humana si comienza en una mujer.

Estas leyes no tienen que ver con proteger a los niños. Se trata de controlarnos. Hacer que las mujeres soporten la carga del embarazo no deseado sin tomar ninguna medida para responsabilizar a los padres, antes o después de la concepción. En cuanto a la violación o el incesto, ni siquiera voy a explicarlo. Esa pieza es lo suficientemente larga.

A veces siento que estas prohibiciones de aborto son una conspiración liberal. Proponer leyes tan draconianas, tan dañinas que sirva para mitigar a la mayoría de los conservadores que de otro modo las apoyarían.

Otras veces, me pregunto si es una conspiración conservadora. Si podemos anular el aborto legal, ¿qué nos impide restringir el derecho de la mujer a votar, a poseer bienes, a conservar su trabajo después de quedar embarazada? Todos los conservadores se opusieron a estos derechos ganados con tanto esfuerzo, y muchos de los que votaron en contra de ellos siguen vigentes en la actualidad.

El aborto no tiene que ser un tema controvertido. Trabajemos para que la educación mundial sobre el control de la natalidad y la prevención del embarazo estén disponibles para todos. Mejoremos la infraestructura en nuestros países para apoyar mejor a las mujeres embarazadas durante y después del parto. Tomemos medidas para que los padres sean responsables de los costos humanos y financieros. Y esperemos más responsabilidad personal de parte de todos los involucrados.

Si pudiéramos lograr estas cosas, podríamos reducir la necesidad de abortos hasta tal punto que prácticamente no escucharíamos sobre el tema. Tal como ocurre con la tasa de mortalidad por vasectomías.

Todavía no me gusta el aborto, pero tampoco me gusta el embarazo forzado. La decisión de tener un bebé debe ser religiosa o moral, no una prohibición que nos impongan los funcionarios del gobierno que tal vez no tengan en mente nuestros mejores intereses.