6 cosas que todo enfermero necesita saber para sobrevivir

¿Cómo sobrevive un hombre en el mundo de una mujer? Aquí hay algunos consejos de supervivencia bajos y sucios que cada enfermero necesita saber para sobrevivir en el mundo salvaje de las mujeres.

Conoce los caminos de Venus

Los hombres son verdaderamente de Marte, y sí, las mujeres son de Venus. Vivimos en dos mundos diferentes, pero también ocupamos el mismo sistema solar. Hablamos diferentes idiomas (lenguaje hablado y corporal). Los hábitos sociales están en extremos opuestos. Y, por supuesto, no solemos estar de acuerdo en otra cosa que no sea el hecho de que somos diferentes. Pero les garantizo que todos podemos encontrar puntos en común, especialmente en enfermería.

Nunca, jamás, bajo ninguna circunstancia seas el “típico” hombre

Ok muchachos. Todos hemos escuchado historias sobre estereotipos. Aprende a no ser ESE chico en el trabajo. Incluso si lo eres, o puedes serlo, evita actuar de esa forma mientras estás trabajando. Si no estás seguro de si lo eres sólo mira a tu alrededor ¿Siempre te evitan? ¿Te asignan poco o ningún trabajo en equipo? ¿Todo el tiempo comes solo? (Puede que tengas que reconsiderarlo). Si todo lo demás falla, simplemente pregúntale a una enfermera, ella te dirá las cosas tal y como son.

Aprende a amar el color rosa (oh… y las velas también)

No estoy seguro de por qué, simplemente es así. Nunca preguntes, simplemente asimila las cosas – es más seguro de esa manera.

Las emociones no son lo que parecen.

Llorar es una forma de engaño. El hecho de que alguien te sonría y se ría de tus bromas, no significa que le agrades. Cuando las escuches susurrar, asegúrate de nunca mirarlas a los ojos. En el patio de recreo escolar, los muchachos te dan un puñetazo en la cara si no les gustas o si tienen algún problema. Después del golpe, el polvo se asienta, el respeto se intercambia y luego se iguala. En el campo laboral, las mujeres encontrarán la manera de extender su tortura y su castigo durante meses, a la vez redirigiendo su castigo hacia todo lo que te afecta y nunca admiten que las hiciste enfadar. Ten cuidado, ten mucho cuidado.

Ser invisible es algo bueno

Hipotéticamente hablando por supuesto. Cuando te vuelves invisible, ya no eres visto como el “enfermero” o el “chico” con el que trabajan. Ahora eres solo un compañero de trabajo, o colega. El camuflaje es tu mejor defensa.

¡Siempre baja el asiento del inodoro!

En la mayoría de los casos, usualmente eres uno de los pocos hombres que trabajan en esa guardia, por lo que cuando se deja arriba asiento, se vuelve REAL realmente fácil encontrar culpables. Ah, sí, y si ni siquiera mueves el asiento durante tu “visita”, es mejor que dejes las cosas en las mismas condiciones en que las encontraste. (¿Realmente necesito explicarte el efecto de goteo?) Nunca dejes que una mujer enojada te acorrale –  ¡no sobrevivirás!

Nota: Sí, una vez más, todo esto es en broma. Cualquier persona que sea un “enfermero” o que trabaje con ellos puede tomar algo este post con humor. Al final, todos somos parte del mismo equipo increíble. El género nunca es un problema, hasta que lo conviertes en uno.