No se parece a nada que haya experimentado anteriormente. ¿Lo haría de nuevo? Totalmente.

La segunda dosis de la vacuna del Covid-19 ha llegado causando conmoción. En todo el mundo, hay informes de que la segunda dosis provoca respuestas inmunes extremas en algunas personas, que van desde fuertes dolores de cabeza y náuseas hasta zumbidos en los oídos y otras. Hablamos con un trabajador de la salud que deseaba permanecer en el anonimato, aquí está el relato de su experiencia con la segunda dosis de la vacuna COVID-19, acompañada por una explicación de por qué el cuerpo provoca tal reacción.

El anónimo escribe:

“Recibí mi segunda dosis ayer. Todo estuvo bien, entré bastante rápido y las enfermeras fueron increíbles. Fue casi como chocar los cinco cuando llegué, la positividad era eléctrica. Todos parecían felices. Me colocaron la inyección y me fui a casa.

Doce horas después, empecé a sentirme raro, comencé a presentar síntomas similares a los de la gripe. Treinta minutos después, sentí que estaba a punto de morir. Las náuseas eran una locura, pero no podía vomitar… sentía una especie de resaca realmente mala con la que sabes que necesitas vomitar, pero no puedes hacerlo. Ahora multiplica esa sensación por 10.

Casi ni puedo describir toda la experiencia. Mi temperatura subió por las nubes y mis oídos zumbaban. Aproximadamente una hora después, mi cuerpo comenzó a temblar. Aquí es donde diría que estuve en mi punto más bajo. Me puse a llorar. Sabía que todo esto era una reacción normal, pero no ayudó a que me sintiera mejor al respecto. Una vez más, fue como la peor resaca que jamás haya sentido, sabiendo que realmente no podía ir al hospital porque era algo normal. Me acurruqué en posición fetal y comencé a mecerme. Honestamente, no sé lo que estaba pasando por mi cabeza, pero comencé a llorar por mi mamá. Mi mamá murió cuando yo tenía nueve años.

Ahora siento esta conexión increíblemente poderosa con la vacuna. De repente puedo entenderla mejor, puedo sentirla funcionando. Una vez que la sentí en mi cuerpo, sé que suena loco, pero sí, fue físicamente difícil anoche, pero también me doy cuenta de que existe una conexión emocional con este proceso y recibirla finalmente es liberar mucha de esa emoción. Fue difícil, pero también se siente como si me hubieran quitado un peso de encima.

Finalmente tomé un somnífero y pude dormir. Lloré de alegría en la mañana, después de un año de vivir constantemente en un limbo con tantas preguntas sin respuesta; es un alivio tener la sensación de que hemos cruzado esa barrera para pronto vivir la vida como solía ser.

No me he levantado de la cama y no planeo hacerlo en todo el día. Pero déjame decirte, ¿lo volvería a hacer? Totalmente. La alternativa es peor”.

¿Por qué la segunda dosis es mucho peor?

Su experiencia no es única. Millones de proveedores y pacientes están descubriendo la realidad de su segunda dosis. Incluso si no hubo ningún efecto secundario después de la primera inyección, es probable que sientas algo la segunda vez.

El Dr. Greg Poland, director del Grupo de Investigación de Vacunas de Mayo Clinic, pasó por algo similar después de recibir su segunda dosis. Sufrió cinco horas de escalofríos, fiebre de hasta 101 grados, fuerte dolor de cabeza, náuseas, zumbidos en los oídos y dolor en el brazo después de recibir su segunda dosis de la vacuna de Moderna.

Sin embargo, Poland dice que no hay razón para preocuparse. La segunda dosis suele ser más intensa porque amplifica los efectos de la primera dosis.

“Debemos enfatizar que no significa que algo vaya mal o que algo malo esté sucediendo. Es una reacción esperada a la vacuna y será distinta entre diferentes personas”, dijo Poland.

La vacuna le enseña al cuerpo cómo protegerse contra el virus enviando “instrucciones” sobre cómo vencer al virus real. No contiene el virus.

“Es evidencia de una respuesta inmune realmente potente, lo que no significa que las personas que tienen menos respuesta no estén desarrollando una respuesta inmune. Lo hacen”, agregó Poland. “Pero en algunos de nosotros, por la razón que sea, nuestro sistema inmunológico ve esto y realmente reacciona”.

Él explica que para cuando recibas tu segunda dosis, tu cuerpo ya habrá alineado las defensas inmunológicas contra el COVID-19. Por lo tanto, tu sistema inmunológico probablemente tendrá una reacción mucho más fuerte a la segunda dosis.

“Cuando recibas esa primera dosis, considérala una dosis de entrenamiento. Estás entrenando a tu cuerpo para que reconozca que se trata de un invasor extranjero y que parece coronavirus”, agregó Poland. “¿Y qué sucede a continuación? Recibes una segunda dosis y tu sistema inmunológico está gritando a través de un megáfono para decir: “¡OK, el invasor extranjero está aquí! ¡Está aquí! ¡Está aquí! ¡Elimínalo!”.

Él dice que nuestros cuerpos probablemente pasarán por algo similar cuando recibamos la vacuna de refuerzo para las variantes del coronavirus. Tanto Pfizer como Moderna están trabajando en una tercera inyección de la vacuna que la haría más efectiva contra la cepa del Reino Unido y la que se descubrió por primera vez en Sudáfrica. Al igual que la segunda dosis, esta inyección se complementaría con la respuesta inmunológica existente de tu cuerpo.

No hay razón para preocuparse por los efectos secundarios que vienen con la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus. Prepárate para experimentar algo de fatiga, mareos, dolor de cabeza y fiebre. Es posible que desees tomarte el día libre del trabajo o que quieras pedirle a alguien que te lleve a casa después de tu cita.