Objetos perdidos y (desafortunadamente) encontrados – cosas extrañas que los pacientes se han dejado

iStock | Maurice van der VeldeniStock | Maurice van der Velden

No es frecuente encontrar a una experimentada enfermera en estado de semiperplejidad. Desde lesiones reaaaalllmente dudosas hasta pacientes con supersticiones de lo más raras, las enfermeras veteranas han visto, oído y, posiblemente, tocado de todo.

Por eso, cuando un paciente abandona el hospital y deja una “muestra de gratitud”, por llamarlo de alguna manera, que una enfermera considera peculiar, te puedes apostar lo que quieras a que el objeto en cuestión es de lo más RARO. Debido a que estamos hambrientas de cosas raras e inesperadas, os hemos preguntado, a través de la página de Facebook Funny Nurses, qué objetos habéis descubierto en las habitaciones que acaban de quedar vacías.

Lo que habéis compartido con nosotros no deja de resultar indignante y ligeramente alarmante, y queremos más:

“La vesícula de una mofeta”
– Sandra Mair

“Una lanza… no estoy segura de cómo la entró en el hospital o de por qué la tenía.”
– Alisa Smith Klamm

“Un vibrador, ja ja”
– Lisa Arroyo

“Un número y una tarjeta de visita con mi nombre escrito y el de otra compañera… después me enteré de que el paciente era stripper.”
– Chante Le Roux

“¡Su propia bolsa de especias! Cuando llegaron a urgencias, llevaban una bolsa repleta de especias y condimentos porque pensaban que la comida del hospital era horrible. Está claro que poco tenía de urgencia si por el camino has tenido tiempo de preparar una bolsa llena de especias…”
– Kat Tanski

“Una máscara “sado” de cuero con cremallera y con forma de conejo con colmillos… la persona regresó a buscarla y tuvimos que buscarla en la basura. Nos dijo, “Está hecha a medida para un desfile de cuero y he pagado 2.000 $ por ella.”
– Toni Roberts

“Una prótesis ocular. Un poco más y desmontamos el hospital buscándola.”
– Stephanie Hare

“Un saco de cebollas. En otra ocasión, un tipo me dejó una nota invitándome a su remolque.”
– Laura Aldridge

“Su teléfono móvil con muchas fotos de sus herpes.”
– Bryan Quackenbush

“¡Un diente en el cajón!”
– Jessie Mallia

“Un cazo. No sé ni por qué lo trajeron, ja ja.”
– Sharon Doyle

“Una lata de comida para gato.”
– Maureen Litz Jachcinski

“Un calcetín sucio con 650$ dentro.”
– Jill Buckley

“10 kg de plátanos.”
– Kezza Weckert

¿Y tú? ¿Te ha dejado alguno de tus antiguos pacientes algún objeto poco habitual para que lo descubrieras? ¡Cuéntanoslo en la sección de comentarios!