Trabajadores de la salud se unen para apoyar las protestas de Black Lives Matter

Los manifestantes han acudido a las calles en más de 700 pueblos y ciudades estadounidenses durante las últimas semanas para hacer frente al racismo institucional después de los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor y otros afroamericanos. Algunos han debatido si estas protestas aumentarán la propagación de COVID-19, pero los trabajadores de la salud en todo el país se están uniendo para expresar su apoyo al movimiento Black Lives Matter y la injusta persecución de personas de color.

Más de mil proveedores de atención médica han firmado una carta pidiendo a los funcionarios públicos que no prohíban las protestas por temor a la propagación. La industria médica no es inmune al racismo, y estos proveedores quieren abordar el racismo general de frente, al igual que el resto de los manifestantes.

Los trabajadores de la salud toman la palabra

Algunos círculos y comentaristas han criticado las protestas como una amenaza para la seguridad pública, ya que el coronavirus continúa propagándose, pero hay miembros de la comunidad sanitaria no están de acuerdo. Estos proveedores han estado en la primera línea de la pandemia y creen que las protestas deberían continuar a pesar de las preocupaciones por la salud.

Algunos de los proveedores más respetados del país firmaron una carta durante el fin de semana diciendo que las protestas no deberían prohibirse por problemas de salud. También incluyeron una lista de consejos para ayudar a las personas a protestar de manera segura, como usar tapabocas, mantenerse a seis pies de distancia, estar alejado de los demás al gritar o cantar, y tener una higiene adecuada.

Las personas comienzan a toser y limpiarse la cara cuando se exponen al gas lacrimógeno, lo que puede provocar la propagación de gérmenes.

Los proveedores también están instando a los funcionarios locales a aumentar las pruebas y el tratamiento de virus en estas áreas, para que los manifestantes puedan descubrir rápidamente si tienen el virus y aislarse según sea necesario. Dicen que algunas personas se enfermarán, pero mientras el tratamiento y las pruebas estén disponibles, las protestas no representan un riesgo para la seguridad pública.

La carta es mucho más que una nota de salud pública. Continúa comparando la amenaza de la supremacía blanca con COVID-19, diciendo que los problemas de racismo deben abordarse con tanta urgencia como la pandemia. Sostienen que el racismo está empeorando la pandemia para las personas de color. Muchas comunidades minoritarias carecen de acceso a pruebas y tratamiento, lo que agrava las diferencias raciales de salud.

La carta dice: “Creamos esta carta en respuesta a narrativas emergentes que parecían difamar las manifestaciones como riesgosas para la salud pública debido al COVID-19. En cambio, queríamos presentar una narrativa que priorizara la oposición al racismo como vital para la salud pública, incluida la respuesta epidémica. Creemos que el camino a seguir no es reprimir las protestas en nombre de la salud pública, sino responder a las demandas de los manifestantes en nombre de la salud pública, abordando así múltiples crisis de salud pública”.

Batas blancas para vidas negras

Los proveedores de atención médica han estado organizando sus propias protestas. En el Centro de Salud Familiar Logan Heights en San Diego, California, docenas de médicos, enfermeras y personal se arrodillaron en honor a George Floyd. Manifestaciones similares tuvieron lugar al mismo tiempo en Estados Unidos y otros países.

Esto se ha convertido en lo que se conoce como el movimiento “Batas blancas para vidas negras”. Más proveedores de atención médica parecen estar hablando en contra del racismo institucional mucho más que antes. Las generaciones más jóvenes de médicos y enfermeras están viendo los efectos del racismo en tiempo real. Más allá de la brutalidad policial, los proveedores se están enfocando en las inhumanas desigualdades de salud entre los estadounidenses blancos y negros, incluidas las tasas más altas de enfermedades crónicas, el índice de mortalidad infantil y la esperanza de vida más corta.

Separando la realidad de la ficción

Entonces, ¿qué tan arriesgadas son las protestas?

En realidad, muy pocas transmisiones se han vinculado a entornos exteriores. El virus se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias. Cuando estamos afuera, las gotas que salen de nuestra boca se dispersan en el aire mucho más rápido de lo que lo harían si estuviéramos adentro, disminuyendo rápidamente las posibilidades de transmisión.

Sin embargo, grandes multitudes aumentarán el riesgo. Es por eso que es mejor mantenerte activo cuando protestas, caminando por la calle o la acera, en lugar de quedarse en un sitio fino en grupos grandes. La policía también debe evitar atrapar o arrinconar a los manifestantes en áreas estrechas para reducir las aglomeraciones. Mantener las calles abiertas a los peatones aumentará el distanciamiento social.

Como proveedor de atención médica, muestra tu apoyo a las protestas de Black Lives Matter. Estos proveedores están aquí para dejar las cosas claras con respecto a los riesgos para la salud de las protestas. Todavía estamos ante una pandemia mundial, pero desafortunadamente, el racismo institucional sigue latente.