¿Tu lugar de trabajo está desbordado debido a COVID-19? Pedimos a nuestros lectores que nos contaran

Hemos visto una serie de informes de noticias en los últimos días que se centran en las instalaciones de atención médica que están siendo invadidas por pacientes con COVID-19. Muchos de los sitios especialmente afectados por esto están muy avanzados en sus planes de reabrir a medida que en algunos lugares los jóvenes acuden masivamente a parques, restaurantes y bares.

Si bien el número de hospitalizaciones, casos confirmados y muertes continúan aumentando, queríamos observar más de cerca lo que está ocurriendo. En una encuesta realizada en nuestra página de Facebook, le preguntamos a 2 millones de profesionales médicos en todo Estados Unidos si sus hospitales están desbordados debido al COVID-19. Los resultados fueron sorprendentes.

81% dice que su hospital no está invadido

Una abrumadora mayoría señaló que sus instalaciones pueden manejar la afluencia de pacientes con virus, pero eso no nos cuenta toda la historia.

Escuchamos a enfermeras de docenas de lugares. Pintan una imagen dificultosa de la situación. Algunas dicen que han tenido poco personal, otras se están quedando sin espacio para pacientes con COVID-19 y sin virus, y también están quienes trabajan más de lo que solían para mantenerse al día con la demanda.

Según los resultados de la encuesta, no estamos lidiando con el mismo tipo de crisis de salud pública que tuvimos en marzo. Por un lado, la mayoría de las nuevas infecciones se atribuyen a los menores de 50 años. Estos pacientes tienen más probabilidades de recuperarse del virus y menos probabilidades de terminar con respiración asistida.

Un aumento en los casos puede ser un gran titular, pero no significa que todas las instalaciones estén siendo invadidas por pacientes con COVID-19.

Como Jenna C. escribió en Facebook:

 “El nuestro no está invadido. Tenemos una tasa creciente de infección, pero nuestros índices de hospitalizaciones casi no han aumentado. Durante el fin de semana, nuestro hospital tenía una capacidad del 85% y los medios de comunicación hicieron que pareciera que todo se debió al COVID-19. Tuvimos 20 pacientes con virus y 330 camas. El hospital volvió a tener una capacidad de aproximadamente el 50% al día siguiente”.

El regreso de las cirugías electivas

Sin embargo, esto no significa que todo esté bien en la industria de la salud. Muchos hospitales han estado sufriendo una falta de ingresos en los últimos meses con procedimientos electivos en espera. Según Kaiser Health News, las cirugías electivas en los Estados Unidos representan la mayor parte de los ingresos del hospital, aportando alrededor de 700 dólares más por ingreso que los de la sala de emergencias.

Tratar a las personas con COVID-19 no genera mucho dinero. En los últimos meses, los pacientes jóvenes y mayores se han mantenido alejados de los hospitales locales y de los consultorios médicos para limitar sus posibilidades de exposición. Ahora nos enfrentamos a una acumulación de cirugías electivas, que solo se suma a la demanda de atención médica.

El regreso de las cirugías electivas puede llevar algunas instalaciones al límite al tratar de admitir la mayor cantidad posible de pacientes sin virus. Los hospitales están desesperados por obtener más ingresos, pero la pandemia persiste y ejerce más presión sobre el personal existente.

Lisa S. comentó en la encuesta: “Podemos hacer frente a los pacientes con COVID-19, pero tenemos poco personal, por lo que es una trampa paradójica. ¿Estamos invadidos? ¡No!”

Esta falta de ingresos puede ser un arma de doble filo. Casi la mitad de las prácticas médicas han tenido que despedir o suspender trabajadores en los últimos meses. Lo mismo ocurre con los grandes hospitales. Un análisis realizado por la Asociación de Hospitales y Salud de Pennsylvania (HAP) muestra que “los márgenes operativos del hospital disminuyeron en aproximadamente 914 millones de dólares en comparación con las expectativas”.

Con menos personal, las enfermeras trabajan horas extras para hacer frente a la afluencia adicional de pacientes, incluidos aquellos que buscan atención médica de rutina, cirugías electivas y tratamiento para el COVID-19.

Como comentó una enfermera: “Estamos invadidos porque tenemos que abrir más pisos y habitaciones para pacientes habituales. Solo tenemos 20 pacientes con COVID-19, pero esto ejerce presión sobre otras áreas del hospital”.

Cuidado con los picos repentinos

Incluso si la mayoría de los nuevos casos se atribuyen a pacientes más jóvenes, las personas deben hacer todo lo posible para limitar la propagación de la infección. Una fiesta de cumpleaños, una visita al bar o una salida nocturna fácilmente podrían provocar cientos de nuevas infecciones. Una instalación puede estar bien un día y ser invadida al siguiente, si algunas personas deciden reunirse en grupos grandes o dejar sus máscaras faciales en casa.

Un reciente aumento en los casos de coronavirus casi estremeció al Hospital General Elkhart en Indiana. Hace solo una semana, este hospital estaba avanzando lentamente hacia su capacidad máxima, lo que llevó al condado a hacer obligatorio el uso de una máscara al salir en público. Esto ha ayudado a calmar la situación en los últimos días. Un pequeño cambio en las políticas públicas puede marcar la diferencia.

Si nuestra encuesta es correcta y el 81% de las instalaciones no están desbordadas, todavía hay alrededor del 19% que sí están colapsadas con pacientes. Los funcionarios de salud pública deben tomarse en serio esta pandemia si queremos volver a la normalidad. Recuérdales a tus pacientes que usen una máscara ahora si quieren evitar un brote mañana.