Un niño homosexual de 12 años se quitó la vida después de sufrir bullying implacable. Su madre declara que la escuela no hizo nada.

La madre de un niño homosesxual de 12 años que se quitó la vida después de ser víctima de bullying implacable en clases está demandando a la escuela por no hacer nada al respecto.

Tristan Peterson era estudiante de la Woodruff Middle School en el Distrito Escolar Upper Deerfield en Nueva Jersey, Estados Unidos, antes de morir en diciembre de 2017.

Había sido honesto sobre su orientación sexual en la escuela a principios de ese año, cuando todavía estaba en la escuela primaria, y la reacción de sus compañeros fue cruel. Según la demanda, fue acosado e intimidado repetidamente ese año en ambas escuelas y los funcionarios de ambas instalaciones estaban al tanto del bullying.

Marcy Peterson, la madre de Tristan, declaró en la denuncia que contactó a la escuela al menos cuatro veces ese año escolar a partir de septiembre, pero la escuela no hizo nada para detener el acoso.

La demanda indica que la última vez que Marcy contactó a la escuela fue después de un incidente el 29 de noviembre donde Tristan fue “específicamente sujeto a amenazas relacionadas con su orientación sexual de parte de otro estudiante o estudiantes en la escuela Woodruff, de lo que fue testigo un miembro del personal de la Woodruff School”. En la demanda se explica que el miembro del personal que estuvo presente denunció el incidente al director Harold Hill.

Eso fue un miércoles. El domingo siguiente Tristán se suicidó en su casa.

El distrito escolar no ha comentado sobre el caso de Tristan o sobre sus políticas sobre el acoso escolar, con respecto al litigio pendiente.