Una Mujer Roba La Identidad De Una Enfermera y Pone A Los Pacientes En Riesgo

¿Por Qué Es Importante Poner A Prueba A Las Enfermeras Nuevas?

La enfermera de Tennessee, MistyDawnVenett, se sorprendió al descubrir que otra mujer con un nombre similar había estado usando sus credenciales para obtener trabajos de atención médica en ese estado, atendiendo a pacientes sin la capacitación o experiencia adecuada. La mujer, que permanecerá en el anonimato, usó las credenciales de Venett para trabajar en ocho diferentes compañías de atención médica domiciliaria, poniendo en riesgo la vida de estos pacientes. El caso está siendo investigado actualmente por la Oficina de Investigación de Tennessee a medida que se revelan más detalles. Veamos más sobre este impactante caso y qué puede hacerse para evitar que incidentes como estos ocurran en el futuro.

Cómo VenettPerdió El Control De Sus Credenciales

MistyDawnVenett no sabía que otra persona estaba utilizando sus credenciales hasta diciembre del 2018, cuando la Junta de Enfermería de Tennessee la llamó para informarle sobre la situación. En ese momento, Venett comenzó a cooperar en el Caso con la Oficina de Investigación de Tennessee.

La mujer que se hacía pasar por Venett aparentemente robó su número de licencia de enfermería, asumió su identidad y tomó varios trabajos de atención domiciliaria por todo el estado. La impostora comenzó a brindar atención a los pacientes hace 13 años, poniendo innumerables vidas en  peligro.

Según Venett, la mujer que se hacía pasar por ella utilizó una base de datos en línea para encontrar una enfermera con un nombre y fecha de nacimiento similares a los suyos. Luego usó el número de licencia de Venett para solicitar empleos en Tennessee.

Calculando el Daño

Mientras la investigación sigue en cuso, la mujer aparentemente utilizó las credenciales de Venett para ir a trabajar para una empresa en la que Venett trabajaba, Amedisys Home Health, que opera en una docena de centros de atención médica domiciliaria en todo el este de Tennessee, atendiendo a más de 376.000 pacientes por año.

Amedisys Home Health recientemente informó que despidió a una empleada que falsificó su identidad. KendraKimmons, Vicepresidenta de marketing y comunicaciones deAmedisys, reportóa la mujer a la Junta de Enfermería de Tennessee. En una declaración, Kimmonsseñaló: “Entendemos que esta persona tiene un largo historial de múltiples robos de identidad, lo que le permitió evadir las verificaciones de antecedentes de varios empleadores de atención médica en el área”.

Si bien no está claro a cuántos pacientes cuidó la mujer mientras se hacía pasar por Venett, Amedisys ha dicho que “no se ha encontrado evidencia de daño sufrido porlos pacientes o de información comprometida. Hemos contactado a los pacientes afectados y a sus médicos para comparar sus resultados. Para brindar mayor tranquilidad les ofrecemos consultas médicas gratuitas y monitoreo.”

Incluso si ningún paciente sufrió daños durante el incidente, las consecuencias podrían haber sido catastróficas. Venett podría haber tenidoproblemas legales si algún paciente sufriera daños mientras estuviera bajo el cuidado delaimpostora. Desde un punto de vista legal, Venett habría tenido que probar que otra mujer le robó su identidad para absolverse de cualquier delito. Si la impostora tuviera acceso a la información financiera o al número de seguro social de Venett, también podría haber dañado financieramente a Venett. Amedisys también podría enfrentar consecuencias legales por contratar ala impostora y poner a los pacientes bajo su cuidado.

Cómo Prevenir Incidentes Como Este en el Futuro

Todas las compañías de atención médica deben examinar a fondo a los posibles candidatos para el trabajo, lo que debería incluir obtener una copia de la licencia de enfermería dela solicitante, verificar sus credenciales, revisar las descripciones de puestos anteriores y las evaluaciones de desempeño, y comprobar esta información con referencias. Los empleadores también deben realizar una verificación del número de licencia de una enfermera para asegurarse de que dos enfermeras no estén utilizando las mismas credenciales. Los centros de salud también deben invertir en seguridad cibernética para cerciorarse de que todos los datos de los empleados estén a salvo de hackers informáticos.

Las enfermeras también deben abstenerse de cargar su información personal, incluyendo su número de licencia de enfermería, en aplicaciones y sitios web de terceros, a menos que hayan sido examinados por alguien en quien confíen. Las enfermeras deben notificar a la Junta de Enfermería de su estado si reciben correos electrónicos sospechosos o llamadas solicitando sus credenciales.

Por más devastadora que haya sido esta situación, estos incidentes pueden prevenirse si tanto las enfermeras como las compañías de atención médica hacen todo lo posible para proteger la información confidencial y someter a sus candidatas a investigación antes de colocar a los pacientes bajo su cuidado.