• Scrubs Editor
  • Scrubs
  • 6 years ago

10 cosas que hacen que te des cuenta de que estás casado con una enfermera

married
Image: Thinkstock | istockphoto

En mi opinión, estar casado con una enfermera es una bendición y una maldición al mismo tiempo. (¡Estoy bromeando!)

Tengo que admitir que hay veces que estar casado con una enfermera hace que tu vida como enfermero sea mucho más fácil y otras veces hace que la vida sea un tanto cómica.

Aquí tienes algunas cosas por las que te das cuenta de que estás casado con una enfermera (¡o que tu pareja es una enfermera de incógnito!):

10 cosas principales por las que sabes que estás casado con una enfermera

1. El armario está supersaturado de cosas relacionadas con los uniformes

  • Partes superiores del uniforme, pantalones de uniforme, trajes “temáticos” para las fiestas y ocasiones especiales, incluyendo también zapatos (¡zuecos, Crocs y más!).

2. Ninguna conversación está prohibida

  • Si creías que cenar o almorzar con un compañero de trabajo era peculiar, ¡prueba a hablar con tu pareja sin poner ningún tipo de límite!

3. Tus fines de semana no caen en fines de semana

  • ¿No es maravilloso el trabajo con turnos?

4. Tu pareja tiene que estar al borde de la muerte para plantearos la atención médica

  • Especialmente porque él o ella ya saben lo que les pasa, ¿verdad? Los dos sois enfermeros… ¿Quién necesita a un molesto médico?

5. Vuestra casa es una biblioteca de medicina y de enfermería

  • ¡Hay libros de medicina y de enfermería apilados por toda la casa porque nunca sabes cuándo vas a necesitar consultar algo!

6. No es necesaria ninguna explicación

  • Cuando acabas tu turno tarde por alguna razón, nunca tienes que explicar el porqué  ya que tu pareja también ha pasado por eso.

7. ¡Bolígrafos, bolígrafos por todas partes!

  • Ya sabes cómo somos los enfermeros con nuestros bolígrafos… ¡imagínate una casa llena de eclécticas opciones!

8. ¿Puedes decir HIPAA?

  • Por alguna extraña razón, tus conversaciones se detienen en numerosas ocasiones porque te paras para pensar si eso que has dicho está o no violando alguna cláusula de privacidad.

9. Hay una zona de descontaminación en la casa

  • Obsesión con las infecciones. No necesito decir más.

10. Un hogar lleno de seguridad, comodidad y compasión

  • Las continuas bromas hacen gracia y te hacen sonreír a diario, pero cuando piensas en alguien con quien compartir tu vida, ¿quién mejor que la persona más compasiva, cariñosa y llena de amor?

La pura verdad es que ser enfermero/a no es simplemente algo a lo que nos dedicamos, es algo que somos y en lo que nos hemos convertido. ¿Qué mejor manera de crecer que teniendo a tu lado alguien que está viviendo ese mismo sueño?