5 Consejos Para Mantener La Calma Cuando Tratas Con Los Padres Difíciles De Los Pacientes


Imagina el siguiente escenario: Lucy, 10 años, acaba de ingresar a la sala de emergencias con shock por anafilaxia. Una abeja la ha picado y su madre la llevó rápidamente al hospital. Cuando llegan a la UCI, su madre entra a la habitación de Lucy liderando al personal de enfermería. Ella exige ciertas pruebas y cuando te niegas, se queja de que no sabes lo que estás haciendo. Le pides a la mamá que salga para que puedas estabilizar a su hija. Ella se va, quejándose del personal de enfermería y sale. Acabas de conocer al padre difícil de un paciente.

Cuando eres una enfermera, estos escenarios son muy frecuentes. A medida que los padres se involucran cada vez más en las discusiones sobre el cuidado de la salud, aumentan las preocupaciones de que poco conocimiento es más peligroso que ningún conocimiento. El acceso a diversas fuentes de información ha creado expectativas predeterminadas de lo que debería suponer una visita a la UCI.

A veces puede ser difícil recordar que los padres están bajo una gran cantidad de estrés, y que necesitas mantenerte objetiva. De hecho, la mayoría de las veces, la buena comunicación es suficiente para resolver situaciones difíciles. Otras veces, necesitas poner un poco más de esfuerzo en manejar las circunstancias para que puedas recuperar el ritmo y brindar la mejor atención.

Estudiemos estas cinco formas en que las enfermeras pueden tratar con los padres problemáticos del paciente.

  1. Ponte en Sus Zapatos

La mayoría de las veces, el molesto comportamiento de los padres es una reacción al estrés. Debido al estrés, la madre de Lucy sintió que necesitaba tomar el control para sobrellevar la afección de su hija.

Los padres controladores, en particular, tienen cierto grado de experiencias de atención médica, como el cuidado de un familiar enfermo. Al igual que la madre de Lucy, estos padres han cuidado del paciente y se han esforzado mucho para tratar con su condición. Por lo tanto, quieren asegurarse de que reconozcas su esfuerzo y de que sigas las mismas instrucciones que ellos.

Los padres que están involucrados en el cuidado de sus hijos se comportan de manera predecible. Por ejemplo, pueden insistir en que se les permita visitar a los pacientes en cualquier instante, independientemente de las horas de visita al hospital o pueden solicitar estar con sus hijos en todo momento. A menudo utilizan internet para obtener información y tener una idea predeterminada de cómo se debe cuidar a su ser querido.

Si bien estos comportamientos pueden afectar el cuidado del paciente, debes entender que los padres están bajo un estrés masivo y que ser impulsiva solo empeorará el problema.

  1. Hacer Preguntas

Comprender el origen de su comportamiento es el primer paso para tratar con los padres difíciles de un paciente. A veces, los pacientes y las familias se quejan de todo cuando, de hecho, solo hay una cosa que realmente les molesta. Si puedes descubrir la raíz de sus emociones, será más fácil solucionar los problemas. Es por eso que es importante preguntar qué les molesta y asegurarles constantemente que todo está bajo control.

  1. Sé una Oyente Activa

Los familiares de los pacientes quieren ser escuchados. No quieren cerrar la puerta e irse. Quieren que los escuches y entiendas sus necesidades y temores.

Una enfermera profesional sabe cómo escuchar activamente. Eso significa que cuando el padre está hablando, te detienes y lo escuchas cuidadosamente. No dejes que tu mente se distraiga en tu próxima tarea, sino procura mantenerte presente. Al escuchar activamente, puedes comprender qué es lo que le preocupa al padre y encontrar soluciones para aplacar una situación difícil más rápidamente.

  1. Aprende a Controlarte

Ayudar a padres como la madre de Lucy es difícil. Quizás pienses que debes confrontarlos para que se calmen. Sin embargo, solo prolongarías una situación difícil.

Conoce cómo desarrollar relaciones eficientes con los padres de tus pacientes. No te pongas a la defensiva incluso cuando sean irracionales o exigentes. En cambio, sé paciente y hazles saber que sus opiniones y experiencia son valoradas y las tendrás en cuenta al cuidar de sus seres queridos.

Otro factor importante que debes conocer es cómo controlarte al lidiar con los padres difíciles del paciente. Mantente calmada y objetiva, ya que esto por lo general tiene un efecto relajante. Mantén una distancia cómoda y, lo más importante, controla tu respiración. Las personas pueden captar señales no verbales fácilmente, y si respiras con fuerza mientras están agitados, lo sentirán y se pondrán más tensos.

  1. Dale a los Padres Un Poco de Control

Algunos de los principales factores desencadenantes del comportamiento problemático de los padres son el miedo y la falta de control. Solo piénsalo, acaban de encargarle sus pequeños a un completo desconocido que no los conoce como ellos lo hacen. Al involucrarlos en el proceso, puedes hacer que se sientan útiles y a cargo de la situación.

Los padres exigentes y controladores pueden dificultar el cuidado del paciente, y lidiar con ellos es difícil. Sin embargo, antes de ponerte a la defensiva, debes recordar que su comportamiento es producto del miedo, la ansiedad y la culpa si el paciente estaba bajo su cuidado. Da tu mejor esfuerzo para atender sus necesidades y ayudarlos a comprender que sus seres queridos están en buenas manos.