La Increíble Cirugía Del Sr. Prasad

El músico Abhishek Prasad tocó su guitarra durante su neurocirugía para ayudar a los médicos a concentrarse en la parte de su cerebro que estaba siendo operada durante el primer procedimiento de este tipo en la India.
El hombre de 37 años sufría de distonía del músico, un trastorno del movimiento neurológico que provoca contracciones musculares involuntarias. La distonía focal es una afección neurológica, un tipo de distonía que afecta un músculo o un grupo de músculos en una zona específica del cuerpo, produciendo contracciones musculares involuntarias y posturas anormales. Por ejemplo, en la distonía focal de la mano, los dedos se curvan hacia palma de la mano o se extienden hacia afuera descontroladamente. En los músicos, la condición es llamada distonía focal del músico, o simplemente, distonía del músico. En los deportes, se conocen comúnmente como yips.

La ciencia médica actual no describe con precisión las causas de la distonía. Se cree que el fallo de las neuronas en la corteza sensorimotora, una capa delgada de tejido neural que cubre el cerebro, es lo que causa las contracciones. Este fallo puede ser el resultado de mecanismos inhibitorios dañados durante la contracción muscular. Cuando el cerebro le dice a un músculo específico que se contraiga, simultáneamente bloquea los músculos que impedirían el movimiento deseado. Parece que la distonía interfiere con la capacidad del cerebro para inhibir los músculos que lo rodean, lo que produce pérdida de la selectividad.

La corteza sensoriomotora está organizada como distintos “mapas” del cuerpo humano. En condiciones normales, cada parte del cuerpo (como cada dedo) ocupa un área diferente en estos mapas corticales. En la distonía, estos mapas pierden sus distintas fronteras y ocurre una superposición.[3] La exploración de esto involucró inicialmente el sobre-entrenamiento de movimientos individuales de los dedos en primates no humanos, lo que resultó en el desarrollo de la distonía focal de la mano. El análisis de la corteza somatosensorial primaria de los animales entrenados mostró representaciones sumamente distorsionadas de los mapas pertenecientes a los dedos en comparación con los animales no entrenados. Asimismo, estos mapas en los animales distónicos habían perdido las distintas fronteras que fueron observadas en los animales no entrenados.

Los exámenes de imagenología en humanos con distonía focal han confirmado este descubrimiento. Además, la estimulación aferente sincrónica de los músculos periféricos produce cambios organizativos en las representaciones motoras, que se caracterizan tanto por un aumento en el tamaño del mapa de los músculos estimulados como por una reducción en la separación del mapa, examinada mediante estimulación magnética transcraneal.

La conectividad cruzada entre las áreas de la corteza sensorial que normalmente están separadas puede evitar la retroalimentación sensitivomotora normal y así contribuir a la co-contracción observada de los grupos musculares contrarios, y los movimientos mal sincronizados y secuenciados que sustentan los síntomas de la distonía focal. Se han propuesto hipótesis sobre que un déficit en la inhibición causado por una pérdida intervenida genéticamente de interneuronas inhibitorias puede ser el desencadenante de las deficiencias que se observan en la distonía.

Aunque por lo general es indolora, en algunos casos la contracción constante y la postura anormal en la distonía provocan dolor. La distonía focal generalmente afecta a personas que dependen de habilidades motrices finas—músicos, escritores, cirujanos, etc. Se cree que el adiestramiento motor excesivo que requieren esas habilidades puede favorecer el desarrollo de la distonía a medida que sus mapas corticales se expanden y comienzan a superponerse. La distonía focal suele ser “específica de la actividad”, lo que significa que solo es problemática durante ciertas actividades.

El Sr. Prasad tuvo que permanecer consciente durante las siete horas de operación ya que los médicos necesitaban una retroalimentación continua para determinar exactamente qué partes del cerebro iban a ser tratadas para detener los calambres que afectaban a tres dedos de su mano izquierda.

Esta es solo la octava vez en el mundo en que este procedimiento se realiza con el paciente consciente.

“Se realizó un agujero de 14mm en el cráneo y se pasó un electrodo especializado al cerebro bajo anestesia local”, dijo Sharan Srinivasan, un neurocirujano estereotáctico y funcional en el hospital. El Sr. Prasad quedó abrumado con el resultado después de vivir desde octubre de 2015 con la afección que podría haber terminado su carrera. Después de la cirugía, necesitó un par de semanas de fisioterapia para ayudarlo a recuperarse y volver a realizar presentaciones sin sentir dolor.

Gracias a Doctor ZG por parte de este artículo – www.Instagram.com/Doctor.ZG