5 Cosas Que Ocurren Cuando No Usas Zapatos De Enfermera

Si eres una de las muchas personas que está de pie durante la mayor parte del día como suelen hacerlo las enfermeras, esto te puede provocar lesiones dolorosas y hasta graves en la espalda, los dedos de los pies, los talones, las rodillas y los tobillos. También puede producirte una mala postura, un soporte inadecuado para el cuerpo y problemas generales de alineación. ¡Tienes 26 huesos y más de 100 ligamentos, tendones y músculos en cada pie, por lo que no sorprende que estar de pie todo el día te afecte tanto! Pero, ¿qué ocurre exactamente cuando esos huesos, ligamentos, músculos y tendones trabajan tan duro durante todo el día?

  1. La circulación de tus pies se hace más lenta. Esto sucede debido a la gravedad. Tu sistema circulatorio trabaja arduamente para bombear sangre desde tus pies hacia tu corazón, y todo se hará más lento a medida que avance el día. Tu cuerpo se cansa. Otras acciones que contribuyen a esto incluyen lesiones, inactividad, presión por exceso de peso, falta de sueño y otras.
  2. Los vasos sanguíneos empiezan a inflamarse. Cuando la circulación desde y hacia los pies se hace más lenta, más sangre va a “atascarse” en las extremidades inferiores (nuevamente, debido a la gravedad). La sangre comienza a acumularse en los vasos sanguíneos que hay a lo largo de los dedos de los pies, los talones y los tobillos, lo que a su vez provoca el siguiente efecto de estar de pie durante todo el día: extremidades inferiores visiblemente inflamadas.
  3. Tus pies, tobillos y pantorrillas se inflaman. Cuando se acumule suficiente sangre y líquido en los pies y las piernas, tu piel se sentirá incómodamente apretada y, a veces, sentirás todo muy pesado desde la cintura hacia abajo, lo que dificultará tu movilidad inferior – puedes sentir que se está moviendo “jalea” alrededor de tus tobillos mientras caminas, lo que es molesto e incómodo.
  4. Pueden aparecer cambios en la piel de los pies. Estos pueden incluir callos, ampollas, juanetes y otras lesiones que provocan endurecimiento, molestia y dolor. Todo esto puede deberse a estar de pie todo el día con zapatos que no se te adapten apropiadamente. Durante el día, los pies pueden inflamarse media talla o más, de modo que si estas sufriendo de ampollas y callosidades con frecuencia, te recomendamos que pruebes con un par de zapatos más grandes y cómodos.
  5. Pueden aparecer malformaciones internas e inflamación. La fascitis plantar es uno de los problemas más comunes para las enfermeras y otras personas que están de pie todo el día. Esta condición se caracteriza por una inflamación dolorosa de la banda de tejido que se extiende por la parte inferior del pie, así como por dolor en el talón. El dedo en martillo es una deformidad dolorosa del dedo gordo que puede presentarse cuando los músculos de los pies se debilitan, ejerciendo presión sobre los tendones y las articulaciones de otros dedos para compensarlo. Esto provoca que el dedo gordo del pie se adhiera dolorosamente a la articulación. Otras afecciones dolorosas que pueden deberse a esto incluyen el neuroma de Morton, la tendinitis de Aquiles y otras.

Una de las mejores cosas que puedes hacer para ayudar a tus pies a superar los días largos es usar calzado apropiado para enfermería o zapatos para enfermeras. Desafortunadamente, muchas personas, ya sean atletas, gerentes, enfermeras o trabajen en cualquier campo, no prestan suficiente atención a sus pies obreros hasta que hay un inconveniente. La prevención de problemas en los pies puede mantenerte con una mejor salud y haciendo tus labores como deberías, ya sea en el trabajo, en el hogar, en el gimnasio o en cualquier otra parte.