5 Espeluznantes Historias De Terror Contadas Por Enfermeras

5 Espeluznantes Historias De Terror Contadas Por Enfermeras
ghosts hand

Estadísticamente, cientos de miles de personas mueren en los hospitales Por lo tanto, no es tan descabelladala idea de que los fantasmas deambulen por los pasillos de muchos centros de salud. Algunas enfermeras se han animado a contar algunas  historias espeluznantes que les sucedieron, y aqui te las mostramos .

La Niña Fantasma Que Desaparece

Una forma infalible de crear recuerdos cuando comienzas a trabajar en un hospital es cuando te encuentras con un fantasma en los pasillos. Hace unos meses empecé a trabajar en un nuevo hospital. Llevé a un paciente a cirugía poco antes de que otro paciente me pidiera que buscara a uno de sus familiares, ya que apenas hablaba inglés y necesitaban que alguien tradujera laaprobación para el procedimiento.

Así que busqué al familiar y regresé a la sala de espera. Caminé por un área del hospital que solía ser el ala pediátrica. Cerró hace años y allí es donde se almacenan todos los equipos médicos dañados.

Llegué a lo que una vez fue una estación de enfermería y me encontré a una niña pequeña que estaba un poco más adelante en el pasillo. Llevaba un vestido marrón, zapatos blancos y trenzas, se quedó allí con un oso de peluche en sus brazos. Llamé a la niña porque me preocupaba que entrara en una de las habitaciones y se lastimara. Cuando caminé hacia ella para tomar su mano, algo extraño sucedió – la niña DESAPARECIÓ.

Se me puso la piel de gallina,todos los vellos de mi cuerpo se erizaron. Obviamente, volé por el pasillo como un murciélago endemoniado. Cuando llegué a la sala de emergencias, algunas enfermeras mayores se preocuparon y me preguntaron qué había ocurrido. Después de balbucear como unatonta por un momento, se rieron y notaron que vi a la “niña fantasma”. Aparentemente, la niña fantasma ha deambulado por los pasillos del hospital durante años.

Me hubiera gustado que alguien me lo advirtiera.

Monja Fantasma

Al igual que en la mayoría de los hospitales antiguos, las monjas solían dirigir el hospital donde trabajo. Esto sucedió en un área del hospital donde realizamos laboratorios de estudio del sueño. Una noche, mientras observaba el monitor, vi a cinco pacientes quitarse los equipos de monitoreo al mismo tiempo. Evidentemente, me dirigí a las habitaciones para averiguar qué estaba sucediendo. El primer paciente me dijo que una vieja enfermera que llevaba un gorro de monja le dijo que podía irse, ya que el estudio había finalizado. Los otros cuatro pacientes dijeron lo mismo. El mayor problema con la historia es que la otra enfermera que trabajó conmigo esa noche estaba de descanso y no llevaba gorro de monja.

No Abras La Puerta

Cada vez que entrabas a la morgue de mi hospital, podías escuchar golpes desde dentro del congelador. Era espeluznante. Incluso una noche, el patólogo me tomó del brazo, me miró a los ojos y dijo: “¿Escuchas los golpes? No abras la puerta mientras están golpeando”. Obviamente, nunca abrí la puerta. Descubrimos que los golpes solo eran piezas sueltas, pero eso no lo hacía menos espeluznante.

La Leyenda De La Niña Muerta

Mientras trabajaba en la estación de Cuidado a Largo Plazo, escuché la leyenda de la niña muerta. Se rumorea que los pacientes que vieron a la niña fantasma rara vez sobrevivieron. Efectivamente, varios pacientes de vez en cuando me preguntaban quién era la niña. La señalaban, pero nunca vi a quién se referían. Dentro de las 72 horas tras ver a la niña fantasma, los pacientes fallecieron. Investigué un poco y supe que la víctima de un accidente automovilístico fatal fuera de las instalaciones de Cuidado a Largo Plazo hace unos 10 años no era otra que una niña de 10 años. ¿Coincidencia?

El Examinador ylos Niños Fantasmas

El hospital en el que trabajé era el hogar de más de un fantasma. Para empezar, estaba el examinador. De vez en cuando, la gente veía por los pasillosa un hombre que llevaba un portapapeles. Por lo general aparecía días antes de que alguien muriera. Era muy común que las personas nos llamaran y nos pidieran que sacáramos al hombre que estaba afuera de sus habitaciones. ¿El problema? No teníamos hombres en el turno de noche. En la mayoría de los casos, los pacientes murieron poco después de una visita del examinador.

Además del examinador, también tuvimos pacientes conscientes que informaron sobre habían niños que corrían y jugaban por los pasillos. ¿El problema? Nuestras instalaciones no se dedicaban al cuidado infantil. Sin embargo, junto a nosotros había un hogar de niños donde surgieron denuncias de abuso infantil.

Es difícil no creer cuando hay tanta gente viendo a esos fantasmas o escuchando esos ruidos.