6 de los procedimientos médicos actuales de mayor riesgo

Ir a una cirugía puede ser aterrador para algunos pacientes. Si bien algunos procedimientos se consideran de rutina, otros pueden tener efectos secundarios mortales, por lo que estamos analizando algunos de los procedimientos médicos más riesgosos que se realizan en la actualidad. Es posible que algunos de tus pacientes tengan que recibir alguno de estos procedimientos de vez en cuando, por lo que estamos aquí para brindarte información sobre por qué estos seis procedimientos médicos se consideran tan riesgosos.

Procedimientos médicos de mayor riesgo

Hemos recopilado datos de distintas fuentes para conocer algunos de los procedimientos de mayor riesgo en la industria médica. Según nuestros hallazgos, aquí está nuestra lista de los seis procedimientos médicos más riesgosos:

  • Esofagectomía

Una eliminación completa y posterior reconstrucción del esófago. Los posibles riesgos incluyen fugas donde el nuevo esófago está conectado al estómago o la ruptura del nuevo esófago.

  • Pancreatectomía

Extracción de completa o parcial del páncreas, generalmente debido al cáncer. Los posibles factores de riesgo incluyen sangrado postoperatorio, retraso del vaciado gástrico, una condición en la que los alimentos y los líquidos tardan en salir del estómago y la fuga anastomótica interna.

  • Reparaciones de aneurisma aórtico abdominal.

Un aneurisma aórtico abdominal (AAA) se refiere a un ensanchamiento anormal de la aorta abdominal, la arteria principal que suministra sangre a los órganos en el abdomen y la parte inferior del cuerpo. La gran mayoría de los que sufren un AAA mueren antes de llegar al hospital. Hay tres formas de reparar un AAA: cirugía, en la cual el médico cose un injerto sintético para reemplazar la aorta dañada; reparación de aneurisma endovascular (RAEV), en la cual se inserta un injerto stent a través de la ingle, y reparación laparoscópica, en la que se inserta un injerto stent a través de cortes en el abdomen del paciente. Si bien todos estos métodos conllevan riesgos, la reparación de aneurisma endovascular puede reducir las complicaciones al hacerse incisiones más pequeñas en el cuerpo.

  • Restauración ventricular quirúrgica

Este procedimiento restaura el ventrículo cardíaco a su forma habitual después de un ataque cardíaco o de insuficiencia cardíaca congestiva para mejorar su funcionalidad. El ventrículo que funciona mal se remodela a un tamaño calculado en función del área de superficie corporal de cada persona.

  • Cranectomía

Este procedimiento implica extraer parte del cráneo para que los médicos puedan inspeccionarlo o al cerebro, dejando partes del cerebro vulnerables si no se protegen adecuadamente. Las complicaciones pueden incluir pérdida de visión, movilidad, habla, memoria y coordinación. Si comienza a acumularse liquido en el cerebro, podría provocar un derrame cerebral, convulsiones, fuga de líquido cefalorraquídeo y posible inflamación cerebral.

  • Reemplazo de la válvula aórtica mediante tecnología transcatéter

El RVAT se usa para reemplazar una válvula aórtica estrecha que no se abre correctamente, una condición conocida como estenosis de la válvula aórtica. En este procedimiento, el médico insertará un catéter en la pierna o el pecho del paciente y lo guiará hacia su corazón.

Como puedes ver, estos procedimientos tratan con algunas de las partes más delicadas del cuerpo, incluidos el corazón, el cerebro y el páncreas.

Tasas de supervivencia variables

Si bien estos procedimientos tienen su listado de riesgos, no todos los pacientes tendrán las mismas posibilidades de supervivencia. Un estudio del grupo sin fines de lucro Leapfrog Group, una organización de seguridad del paciente respaldada por grandes empleadores, y Castlight Health Inc, que vende software para que los empleadores administren los gastos de atención médica, muestra que las tasas de supervivencia pueden variar hasta en un 23% para cualquiera de los cuatro procedimientos más riesgosos dependiendo del hospital que elija el paciente.

Leapfrog pidió a 1.500 hospitales datos sobre las cuatro cirugías más riesgosas, incluida la cantidad de procedimientos realizados y las muertes de pacientes. Ajustó los números para llegar a una estimación de “supervivencia prevista” para cada uno. El estudio encontró lo siguiente:

  • Para la pancreatectomía, las tasas de supervivencia previstas oscilaron entre 81% y 100%. De 487 hospitales que notificaron datos, 203 tuvieron tasas de al menos 91.3%.
  • Para la esofagectomía, la supervivencia esperada varió del 88% al 98%. Solo 182 de 535 hospitales tenían tasas de al menos 91.7%.
  • Para las reparaciones del aneurisma aórtico abdominal, las tasas de supervivencia oscilaron entre 86% y 99%; 268 de 792 hospitales cumplieron el punto de referencia del 97,3%.
  • Para reemplazar la válvula aórtica del corazón, la supervivencia varió de 92% a 97%; solo 95 de 544 hospitales alcanzaron el 95.6%.

Las clasificaciones de los hospitales tienden a variar ampliamente según los datos de numerosos grupos y organizaciones, por lo que elegir el “mejor” hospital para un determinado procedimiento puede ser un desafío. Si un paciente está buscando el lugar donde realizarse uno de estos procedimientos, puede solicitar datos sobre sus posibilidades de supervivencia en diferentes hospitales del área. Esto puede ayudarle a tomar su decisión en términos de dónde ser atendido.

Elegir un hospital puede significar la diferencia entre la vida y la muerte para algunas personas. Ten en cuenta estos datos cuando asesores a tus pacientes.