Aumenta La Vibración

XOfluza

Soy una enfermera experimentada, tengo el control. ¿Qué tan difícil podía ser este viaje como enfermera asignada? Sí, es en Detroit, en un hospital de la ciudad de mi estado natal, pero tengo años de experiencia, esto no será malo. Llego a tiempo, mi taza de café está llena y tengo una ventaja, encontré un lugar de estacionamiento cerca. Aquí voy.

Después de vivir en Denver durante nueve años, sentí un fuerte impulso de volver a casa. Mi familia estaba en Michigan y aunque amara las montañas, mi corazón estaba en el Medio Oeste. Hice mis maletas, recorrí Estados Unidos y decidí que una asignación de viaje era perfecta para mí. Me asignaron a una unidad endocrina y de neurocirugía de bastante movimiento. Me sentía optimista y emocionada de volver a trabajar en casa, sin embargo, la emoción duró poco, después de caminar hacia mi piso. El primer día, el sudor traspasó mi uniforme, me perdí camino a casa, estaba incómoda como nunca y mi cabeza daba vueltas tan rápido que para las 7 pm realmente sentí que no podía hablar. ¿Qué acababa de ocurrirme?

He estado en situaciones estresantes antes, pero nada como lo que experimentaría en los próximos meses y años en ese hospital. Mi “rutina” consistía en cinco asignaciones de pacientes, a veces admitiendo un sexto, junto conlos medicamentos por administrar y más tareas para planificar que el tiempo para realizarlas, turnos aleatorios de dieciséis horas, muertes, diagnósticos terminales, heridas de bala, maltrato, autolesión, incluso tener que llamar al 9-1-1 y salvar a un hombre que convulsionaba cuando iba a trabajar una guardia extra. Lo que menciones, probablemente he visto.

¿Cómo diablos podrías esperar que alguien “aumente la vibración” o cambie su energía entre tantopesimismo y estrés? Solo es una elección. Suena demasiado simple, ¿verdad? Al reflexionar sobre los primeros meses de esa asignación, ahora me doy cuenta de que estaba en un juego constante de tira y afloja. Incluso con mi naturaleza fuerte y competitiva, casi siempre perdí. Tuve estas guardias estresantes, pacientes y experiencias siendo mis enemigos, quitándome la vida y derribándome día tras día. De repente, me volvía una víctima cuando salía del ascensor y me colocaba la placa. ¿Qué sigue? ¿Cuántos pacientes tendré? ¿Saldré adelante? Guardia tras guardia, me sentía miserable.

Triste, incómoda, agotada, frustrada, desanimada. Entonces un día algo cambió. ¿Qué pasaría si en lugar de ser una víctima de la rutina diaria de la enfermería, decidiera aumentar el nivel de vibración? ¿Hacerme cargo de mi actitud en lugar de jugar a ser la víctima? ¿Cómo transformaría mi energía? ¿Y la energía de las enfermeras a mi alrededor? ¿Qué pasaría si cuando una enfermera tenga otra admisión, me ofrezco a tomar los signos vitales o a poner una vía por ella? ¿Y si  a cambio, alguien me ayuda la próxima vez? ¿Qué pasa si empezamos a ayudarnos mutuamente en lugar de quejarnos de las admisiones en primer lugar? ¿Qué pasa si, en lugar de quejarme de que no tuve un descanso, me ofrezco a ayudar a otra enfermera y luego cambiamos? Sí, atrás quedaron los días de sentir que todo lo malo me sucedía a mí y que no había nada que pudiera hacer para cambiarlo. Es hora, compañera, de recuperar el poder y ver cómo ocurre la magia.

¿Has escuchado la expresión “La forma en que haces algunas cosas, es cómo haces la mayoría”? Tengo una vida diseñada por mí, y fuera del trabajo, hacía la mayoría de las cosas con un gran corazón y una gran actitud. Me sentía en la cima del mundo cuando estaba fuera del trabajo, pero en cuanto volvía al hospital, mi vida cambiaba por completo. Todos tenemos valores en la vida y cuando ignoramos el ruido que nos rodea, esos valores resaltan. Sabía que mi valor definitivo en la vida era la libertad. Libertad para ser yo misma, expresarme y vivir la vida que amo y diseñada por mí. Definitivamente no estaba practicando la libertad en cuanto a mi actitud en el hospital y sabía que era hora de cambiarlo.

En el segundo que tomamos la decisión de ser una inspiración y nos vernos a nosotros mismos de esa manera, todo cambia. Esa es la mayor fortaleza que se encuentra dentro del ser humano. Todos tenemos esa voz que a veces grita “No soy lo suficientemente bueno” o “¿Quién soy yo para inspirar a alguien?”. Estoy aquí para decirles que hoypueden ser una inspiración, con sus errores, imperfecciones y todo lo demás. He cometido errores de medicación. Una vez hice que uno de mis pacientes bebiera potasio sin diluirlo primero. Sí, estaba impreso allí mismo en la etiqueta para que lo leyera y no lo vi. He dado de alta a un paciente y he dejado su IV conectada. He seguido dormida a pesar de poner la alarma. He tenido malos días. He cuchicheado sobre una compañera de trabajo, mis pacientes y sus familias.

Me he quejado. He tenido una mala actitud con respecto a una admisión o a dirigirme hacia otra unidad. No estoy orgullosa de estas situaciones, pero ¿adivinen qué? Soy humano y para ser una inspiración no necesitas ser perfecto. No cuesta nada. No tienes que hacer un plan elaborado. Es simplemente una elección. Una opción para aumentar la vibración de la habitación, dar un poco más de lo que tomas, disculparte cuando debas hacerlo y ser honestasobre tus equivocaciones.

¿Cómo puedes inspirar? Pensé que nunca lo preguntarías.

Algunas formas sencillas de aumentar las vibraciones en tu siguiente guardia son:

Cuando entres al trabajo aspira a la excelencia. Suelo decirme a mí misma: “¿Cómo puede esto mejorar?” o “Hoy espero que sea un gran día”.

Cuando todos estén ocupados, ofrécete a llenar vasos con agua.

Ponte de acuerdo a la hora del almuerzo con otra enfermera para que ambas puedan salir de la unidad. Haz un esfuerzo extra para el próximo turno: has la admisión, baña a tu paciente, dale el medicamento de las 7pm, déjale una nota a tu compañera de trabajo.

Has una lista de reproducción para los historiales, esto ayuda especialmente cuando necesitas permanecer despierta por la noche. Escribe tres cosas por las que estás agradecida en tu hoja de informe y enfócate en ellas.

Todos los días estoy agradecida por mi experiencia como enfermera de viajes en esa unidad. Trabajar allí me enseñó lo que realmente significaba inspirar. Me inspiraron diariamente esos maravillosos seres humanos con los que trabajé, quienes me ayudaron, lloraron conmigo, se ensuciaron las manos y me motivaron a hacer que me preocupara más ydiera más. Una de las lecciones más importantes que aprendí fue que no puedes ver en otra persona lo que no tienes en ti. Si te está inspirando alguien más, eso significa que ya tienes lo necesario para inspirar. Es hora de un cambio y hacer un cambio GRANDE. Si después de leer esto estás lista para inspirar y hacer un cambio, significa que ya tienes todo lo que necesitas para hacerlo. Haz una elección y ve a resplandecer.

Cat Golden de Nine Lives Health

RN

Ayudo a las enfermeras a encontrar propósito, existencia y equilibrio.