Cómo pueden sufrir los resultados del paciente a medida que avanza el día

El tiempo es un recurso valioso en el campo de la salud. Con tantos pacientes que atender, puedes quedarte sin tiempo a medida que el día va avanzando. Los pacientes a menudo llegan tarde, y algunas citas pueden tomar más tiempo de lo esperado. Puedes sentirse un poco más fatigada, menos concentrada y cada vez más impaciente hacia el final de tu día. Los turnos largos son solo parte del trabajo, pero varios estudios recientes sugieren que tratar a los pacientes en horas de la tarde o en la noche a menudo puede resultar en peores resultados para los pacientes.

Si sospechas que tus pacientes pueden estar recibiendo un menor rendimiento de tu parte a medida que avanza el día, obtén más información sobre estos estudios y cómo pueden cambiar tu enfoque de la programación.

El problema de atender pacientes tarde

Piensa en tu día de trabajo normal y trata de imaginarte al final de tu guardia. Ya has atendido a docenas de pacientes, estás cansada y no estás segura de si tu cerebro puede procesar más información. Si esto te suena familiar, no estás sola.

Un estudio reciente publicado en JAMA Network Open muestra que los pacientes que fueron a ver a sus proveedores de atención primaria por dolor agudo al final del día tenían más probabilidades de recibir una receta para opioides que aquellos que acudieron a su médico más temprano. Los analgésicos opioides tienen efectos secundarios graves que a menudo se transforman en adicción.

En otro estudio publicado en JAMA, las pacientes que visitaron a sus médicos más tarde tenían menos probabilidades de recibir las pruebas de detección de cáncer recomendadas, como las mamografías, que las pacientes de la mañana. Según los datos, los médicos ordenaron mamografías para el 63.7% de las pacientes elegibles durante las citas matutinas, mientras que el 33% de las pacientes realmente recibieron la mamografía. Sin embargo, durante las citas de la guardia de la tarde, los médicos prescribieron mamografías a solo el 48% de las pacientes elegibles, y solo el 17.8% de estas pacientes las programaron y completaron.

¿Que está sucediendo?

Las razones detrás de estas tendencias siguen sin estar claras, pero es probable que se relacionen con el hecho de que los proveedores se cansan a medida que pasan las horas. Cuando se trata de recetar opioides, algunos médicos pueden estar buscando una solución rápida al final de un largo día en lugar de encontrar una alternativa más sólida y responsable para el dolor del paciente, como la fisioterapia. Por ejemplo, la fisioterapia y otros métodos alternativos para aliviar el dolor pueden tardar semanas en mostrar resultados y algunos pacientes pueden no estar dispuestos a esperar.

Los estudios también sugieren que los médicos pueden estar menos dispuestos a tener conversaciones difíciles y complejas al final del día, como tratar sobre la importancia de solicitar las pruebas de detección de cáncer o si el médico está tomando en serio los síntomas del paciente, aunque se nieguen a prescribir opioides.

Tanto los pacientes como los proveedores pueden estar menos dispuestos a tener estas discusiones al final del día. Tus pacientes pueden estar tan exhaustos y con poco tiempo como tú, pero eso no significa que tengas que ignorar estos problemas por completo. Si tienes la sensación de que tus pacientes no tienen tiempo para hablar sobre su salud, siempre puedes enviarlos a casa con información adicional o recordarles que programen una cita de seguimiento.

Aprovechando al máximo la situación

Trabajar menos horas o días más cortos puede parecer la solución ideal, pero eso probablemente no sea realista. Si tanto tu como tu equipo necesitan trabajar turnos largos y atender a docenas de pacientes en un solo día, usa estos consejos para asegurarte de que todos tus pacientes reciban la misma calidad de atención:

  • Intenta programar citas urgentes, pacientes con enfermedades crónicas o con necesidades de atención médica complejas y difíciles en las primeras horas del día. Mueve los seguimientos y los exámenes de rutina hacia el final del día.
  • Rellena tu horario al final del día, para que tengas más tiempo con los pacientes que acuden en la tarde. Pasar por una sesión de 20 minutos alrededor de las 5 pm solo empeorará las cosas, especialmente si ya estás cansada. Date suficiente tiempo con estos pacientes para asegurarte de no perderte ningún detalle importante.
  • Intenta enviar recordatorios digitales para alentar a tus pacientes a inscribirse en las pruebas de detección de cáncer. También puedes finalizar la cita mencionando que te gustaría hablar sobre los exámenes de detección de cáncer o fisioterapia la próxima vez que el paciente tenga una cita. Aliéntalos a regresar pronto, para que puedas conseguir más información.
  • Es importante recordar que algunos exámenes de detección de cáncer no requieren una consulta previa con un proveedor de atención primaria. Si uno de tus pacientes está interesado en uno de estos procedimientos, es posible que no tenga que esperar tu aprobación.
  • También puedes hacer que asistentes médicos o enfermeras hablen con sus pacientes sobre su salud diaria y sobre cómo controlar su condición. El médico puede ingresar y enfocarse en el tratamiento para mejorar la eficiencia. De esta manera, el médico tendrá más tiempo para revisar los resultados y tomar decisiones informadas.

Todos tus pacientes merecen la misma calidad de atención. Utiliza estos consejos para asegurarte de que aún sigues dando el máximo incluso hacia el final del día.