Enfermera denunciante suena la alarma después de la muerte del paciente

Una nueva regla en el Reino Unido ha llevado a una enfermera a su punto de quiebre. Como miembro del Servicio Nacional de Salud, la gerente de enfermería Linda Fairhall ha denunciado la falta de enfermeras en su área durante meses, pero nadie había hecho nada al respecto hasta que uno de sus pacientes falleció.

Sin embargo, en lugar de obtener la ayuda que necesitaba, sus empleadores tomaron represalias contra ella por hablar y la despidieron debido a acusaciones de intimidación. Posteriormente emitió una denuncia formal ante su tribunal local de empleo, el grupo que supervisa y responde a las disputas de los empleadores.

Ahora, finalmente está obteniendo la justicia que se merece. Mira cómo Fairhall defiende el cambio, para que sus enfermeras puedan obtener la ayuda que necesitan.

Navegando por el Sistema de Salud del Reino Unido

El Servicio Nacional de Salud administra el sistema de atención médica en el Reino Unido. Una fundación del National Health Service (NHS) es una unidad específica dentro del Servicio, que generalmente supervisa un área geográfica o una función especializada (como un servicio de ambulancia). Estas no son fundaciones en el sentido legal, sino corporaciones del sector público. Cada fundación tiene un consejo compuesto por directores ejecutivos y no ejecutivos y está presidida por un director no ejecutivo.

Linda Fairhall comenzó a trabajar para el NHS en 1979. Después de muchos años de servicio, eventualmente se convirtió en gerente de un equipo de 50 enfermeras de distrito en Hartlepool, una comunidad costera en el lado este de Inglaterra.

Como gerente, Fairhall era responsable de implementar una nueva regla que requería que las enfermeras controlaran a sus pacientes cada vez que tomaban sus medicamentos para asegurarse de que lo estaban haciendo correctamente. Esto significaba que las enfermeras debían disponer de más tiempo de su día para supervisar a sus pacientes mientras tomaban sus píldoras. Esto puede parecer rutinario en algunas instalaciones, pero otras pueden no tener el personal para cumplirlo.

Como sabía que tenía pocas enfermeras, Fairhall estaba preocupada porque la nueva política haría más mal que bien. En la práctica, promulgar la política produjo 1.000 visitas adicionales a pacientes cada mes entre los miembros de su personal.

Defendiendo a sus enfermeras

A medida que la política entró en vigencia, Fairhall emitió una denuncia formal ante North Tees y Hartlepool NHS Foundation Trust por el exceso de trabajo y la falta de enfermeras de su distrito. Advirtió que esta nueva política y la posterior ausencia de enfermeras podrían ser un peligro para sus pacientes.

En octubre de 2016, aproximadamente diez meses después de su primera denuncia, Fairhall informó al personal superior que comenzaría el proceso formal de denuncia de irregularidades después de perder a uno de sus pacientes debido a la escasez de personal. Solo diez días después, fue suspendida del trabajo por presunta intimidación. Luego fue despedida en abril de 2018, con sus colegas alegando “mala conducta grave” en relación con “comportamiento inapropiado y no profesional, incluyendo acoso e intimidación”.

Pero, ¿qué tiene que ver el acoso escolar con la escasez de personal…?

Debido a esto, Fairhall se enfrentaba a represalias por presentarse como denunciante.

Decidió emitir una denuncia formal ante el tribunal de empleo local, que es responsable de escuchar los reclamos de personas que piensan que un empleador o un posible empleador los ha tratado ilegalmente, como, por ejemplo, el despido inadecuado y la discriminación en el lugar de trabajo.

El tribunal finalmente se puso del lado de Fairhall, argumentando que las acusaciones contra ella eran vagas y que la investigación que condujo a su despido fue “inadecuada e irrazonable”. Según el informe oficial del tribunal, es “razonable inferir” que había sido despedida como resultado de su denuncia.

El informe también encontró que sus enfermeras sufrían estrés y ansiedad extremos. Se lee, “la señora Fairhall estaba encargada de un equipo de personal de enfermería que operaba bajo una presión considerable y sufría de falta de recursos para satisfacer las demandas del volumen de trabajo impuesta sobre ellos”.

El tribunal también dijo que la muerte del paciente “podría haberse evitado si sus preocupaciones anteriores hubieran sido atendidas adecuadamente”. La fundación de atención médica ha anunciado que presentará una apelación.

Fairhall fue más que valiente para hablar por sus enfermeras. Como gerente, era responsable de la salud y la seguridad de su equipo y sus pacientes. Ella se negó a ponerlos en peligro solo para cumplir con una nueva política gubernamental.

Incluso si la política tenía por objeto garantizar que los pacientes tomaran sus medicamentos adecuadamente, suponía una carga excesiva para las enfermeras y el personal que eran responsables de su cumplimiento. Las instalaciones deben asegurarse de contar con el personal antes de emitir dicha política. Este es otro ejemplo de por qué más enfermeras deberían servir en las juntas, para que puedan compartir información importante con respecto a cómo implementar estas políticas en el campo de enfermería.

Le deseamos a Fairhall todo el éxito mientras avanza al siguiente capítulo de su carrera.