Enfermera Pierde Más de 45 kg para Promover una Vida Saludable

Rebecca Nicholson se Propuso Perder Peso Para Convertirse en un Buen Ejemplo Para sus Pacientes

Poco después de convertirse en enfermera, Rebecca Nicholson decidió perder peso. Un día, estaba en el trabajo y se agachó para atarse los zapatos. Quedó sin aliento y se dio cuenta de que todo el exceso de peso le estaba haciendo daño y ella estaba dándoles un mal ejemplo a sus pacientes. Luchando contra el dolor y la intensa presión física, Nicholson sabía que trabajar como enfermera significaba que debía llevar un estilo de vida más saludable. Hoy en día, mide cinco pies y siete pulgadas y pesa 67 kg. Conoce más sobre su increíble experiencia y cómo cambió para sus pacientes.

¿Por qué Rebecca Nicholson Decidió Perder Peso?

Nicholson decidió ponerse en forma justo después de conseguir su primer trabajo como enfermera. Ser una proveedora de atención médica cambió rápidamente su visión de la vida. Ella escribe: “Realmente sentí la responsabilidad de mi papel como enfermera. Mi trabajo era ayudar a las personas a alcanzar un mayor nivel de salud o bienestar. ¿Cómo podría predicar sobre el ejercicio y la alimentación saludable, mientras descuidaba mi propia salud? Tenía un nuevo papel que desempeñar y tuve que hacer cambios difíciles”.

Como enfermera, la decisión de Nicholson de perder peso y de ser un buen ejemplo para sus pacientes surge en un momento en muchos países están lidiando con una epidemia de obesidad. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, más de dos tercios de los estadounidenses (70.2%) son considerados con sobrepeso u obesos, lo que significa que su Índice de Masa Corporal es de 25 o más. La obesidad puede producir una variedad de problemas de salud, como diabetes tipo 2, presión arterial alta, problemas en las articulaciones, cálculos biliares y otros malestares.

Nicholson está ayudando a sus pacientes a comprender por qué es importante mantener un peso saludable. Si algunos de sus pacientes están luchando para perder peso y ponerse en forma, ella puede hablar abiertamente sobre su experiencia y cómo finalmente logró el éxito con la dieta y el ejercicio.

Cómo perdió 45 Kilogramos

Rebecca Nicholson había intentado bajar de peso durante años, pero nada parecía funcionar. Intentó con planes de comidas restrictivos que simplemente restaban elementos de su dieta, dejándola deprimida y hambrienta. Pero poco después de convertirse en enfermera, decidió sustituir los elementos de su alimentación por alternativas más saludables. Por ejemplo, cambió a café negro y refrescos de dieta en lugar de café con crema y bebidas azucaradas. Esto ayudó a Nicholson a mantener su dieta en lugar de rendirse después de unas pocas semanas o meses.

Cuando se trataba de hacer ejercicio, Nicholson se sentía tan incómoda con su cuerpo que parecía que el ejercicio solo empeoraría las cosas. Solo después de perder los primeros 20 kilogramos, se sintió más segura y decidió darle otra oportunidad al ejercicio. Se mantuvo activa hasta que perdió los siguientes 20 kilos.

Mantener la disciplina jugó un papel fundamental en la capacidad de Nicholson para perder peso. Al comienzo de su dieta, decidió tomar un descanso. Ella aprendió a amarse a sí misma en el proceso y a aceptar sus defectos personales cuando aparecieron en lugar de reprochárselos. Este nuevo sentido de sí misma la ayudó a mantenerse enfocada en el objetivo final en lugar de quedarse atascada en los desafíos diarios de la dieta.

Cómo las Enfermeras Pueden Ser Una Influencia Positiva Para sus Pacientes

Nicholson se ha convertido en una inspiración para cualquier persona que quiera perder peso y no recuperarlo. Pero las enfermeras pueden ser una influencia positiva para sus pacientes en más de un sentido.

Las enfermeras pueden obligarse a dejar de fumar si no lo han hecho ya. Cuando hablan con sus pacientes sobre los peligros de fumar y sobre cómo dejar este hábito, pueden aprovechar la experiencia personal y hablar sobre lo que les funcionó y lo que no.

Las enfermeras también pueden hablar sobre los beneficios de mantenerse al día con chequeos regulares, exámenes de detección de cáncer y otras medidas preventivas importantes. Si a sus pacientes les resulta difícil seguir con este tipo de citas, las enfermeras pueden hablar con ellos hasta que encuentren una solución práctica.

Año tras año, la enfermería se considera la profesión más honesta y confiable, según encuestas regulares. Aproximadamente 8 de cada 10 estadounidenses consideran que la ética de las enfermeras es “muy alta” o “alta”. Desde una alimentación saludable hasta estar al tanto de las citas médicas, las enfermeras pueden usar esta confianza innata para causar una buena impresión a sus pacientes. Escuchar estos consejos e historias de una enfermera puede hacer toda la diferencia en el mundo cuando se trata de ayudar a los pacientes a alcanzar sus metas.