5 Potentes Alimentos Y Nutrientes Anti-edad


Como enfermeras, todas nos hemos encontrado con algunos pacientes que no aparentan la edad que tienen—y nos encantaría conocer su secreto. En un intento por vernos bien y mantenernos saludables, es fácil sentirse agobiada con tantas “cosas” por allí. ¡Incluso las enfermeras pueden pasar un mal rato con las pruebas y las exigencias!

Buscando ayudarte a comprender lo que se vende, decidimos analizar cinco de los consejos útiles más realistas y respaldados por expertos.

  1. Abastecerse de vino y chocolate.

Muchas de nosotras hemos escuchado noticias sobre como el vino tinto con moderación puede beneficiarnos—¡bastante alentador para las amantes del vino! El vino tinto tiene resveratrol. De acuerdo a algunas investigaciones, el resveratrol parece reducir el daño a los vasos sanguíneos, disminuir el colesterol LDL y prevenir los coágulos sanguíneos. También se asegura que el resveratrol puede impedir el crecimiento de algunos tipos de células cancerosas. El Dr. Mehmet Oz, quien se hizo famoso al aparecer en el Show de Oprah Winfrey, está de acuerdo. Él dice que el resveratrol desencadena algo (aún no sabemos qué) en el cuerpo humano que previene el envejecimiento de las células.

El resveratrol se puede encontrar en algunos alimentos, como los cacahuates y los arándanos, pero los científicos aún no saben si la cantidad de la sustancia contenida en estos alimentos es suficiente para cubrir el consumo de resveratrol.

Un empresario, Malcolm Nicholl, tomó la idea del resveratrol y le sacó provecho. Él y su esposa han desarrollado un producto llamado Wine Time Bar. Su compañía ofrece dos sabores de barras—Chocolate-Frambuesa y Chocolate Negro Intenso, Dátiles y Almendras—que contienen una cantidad de resveratrol equivalente a 50 copas de vino. Según Nicholl, la barra ofrece todos los beneficios del vino tinto “sin la resaca”.

¡Indudablemente es un concepto interesante para las enfermeras que aman el chocolate!

  1. La abuela tenía razón sobre el aceite de pescado.

Solía creerse que una cucharadita de aceite de hígado de bacalao podría curarte de todo lo que te aquejara y prevenía mucho más que eso. De hecho, tal vez sea debido al aceite de hígado de bacalao que ahora eres una enfermera grande y fuerte.

Mamá y la Abuela se anticiparon a su tiempo al creer que el aceite de hígado de bacalao era saludable. La noticia de todos sus beneficios se ha vuelto popular recientemente. Los aceites de pescado son ricos en ácidos grasos omega-3, que se cree que disminuyen la presión arterial y los triglicéridos. Según Joseph C. Maroon, Doctor en Medicina, Profesor y Heindl Académico en Neurocirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, “la molécula de omega-3 es esencial para el funcionamiento adecuado de cada membrana celular en nuestro cuerpo y por lo tanto los niveles adecuados de omega-3 respaldan tanto la apropiada función celular como la prevención de enfermedades”.

Si odias el pescado o simplemente no comes suficiente, puedes conseguir tus prescripciones diarias en un suplemento. El Dr. Maroon señala que es importante observar cuidadosamente las etiquetas porque no todos los suplementos se fabrican de la misma forma.

“La clave para la selección de suplementos de aceite de pescado es observar la etiqueta para determinar la cantidad de EPA y DHA, los ingredientes activos que están en realidad en cada cápsula”, explica. “Generalmente, las cápsulas genéricas dicen que contienen 1 gramo en peso y sin embargo solo contienen alrededor de 300 mg de EPA y DGA mezcladas. Por lo general, la dosis aceptada de EPA y DGA es entre 1,000 mg y 3,000 mg, por lo que si tomaras 3,000 mg por día, serían 10 cápsulas. Eso es mucho aceite”.

El Dr. Oz también opina sobre el uso de omega-3. En su programa, dice que tomar omega-3 regularmente te ayuda a mantenerte joven porque ayuda a:

  • Combatir las arrugas (¡te hace verte más joven!)
  • Proteger tu visión
  • Aliviar el acné
  • Estimular el cerebro
  1. El polifenol es un antioxidante ganador.

Aunque el término “polifenol” parece provenir de algo artificial, los polifenoles en realidad son antioxidantes—moléculas de origen natural que se supone que son capaces de evitar el daño en algunas células al prevenir o inhibir su oxidación. Al hacer esto, se cree que los polifenoles pueden reducir el riesgo de enfermedades como la enfermedad cardíaca y algunos cánceres, por mencionar algunas.

Todas sabemos que las enfermeras somos personas ocupadas, así que con las recomendaciones para garantizar que tengamos ciertos tipos de alimentos en nuestra dieta, ¿no nos tomará mucho tiempo? De acuerdo con el Dr. Richard Baxter, director médico de Healthy Aging, una revista para médicos, no hace falta mucho esfuerzo para obtener polifenoles en tu rutina diaria.

“Una forma fácil de comenzar es [tener] algunas frutas secas o bayas en el cereal para tu desayuno”, dice. “Con jugo de granada, toma el natural, no las bebidas azucaradas que contienen un pequeño porcentaje. El té también es una gran fuente, así que considera tomarlo en lugar de café durante el día, aunque el café también tiene niveles considerables”.

El Dr. Baxter, que también es cirujano plástico certificado, dice que los polifenoles también pueden ayudar a que tu piel se vea más joven: “Debido a que los polifenoles funcionan contrarrestando los radicales libres y otras causas de daño a las células y al ADN, el efecto es acumulativo en la vida. Así que empezar temprano es lo ideal, ¡pero nunca es demasiado tarde!”, Dice. “Existe alguna evidencia temprana de que puede revertirse el daño de la piel a nivel celular con estos compuestos”.

  1. Domina tu estómago con probióticos.

Todas sabemos que para sentirnos jóvenes y saludables, debemos sentirnos de la mejor manera. No podemos sentirnos mejor si nuestra digestión está desequilibrada, nos causa hinchazón, calambres, heces blandas o estreñimiento. Los cambios de turno, la incapacidad de comer comidas habituales en momentos regulares y el estrés que forman parte de la vida en enfermería pueden afectar la forma en que el cuerpo de una enfermera digiere los alimentos, y finalmente su estado de ánimo y bienestar general.

La escritora y educadora en nutrición Christine Garvin, Maestría en Humanidades, NE, dice que algunas personas pueden mejorar su digestión simplemente aumentando su consumo de probióticos comiendo yogurt comprado en la tienda o kéfir. Algunas personas necesitan más que otras. “Para otros, si padecen una digestión alterada (síndrome del intestino permeable, enfermedad de Crohn), el yogurt que consigues en la tienda puede ser insuficiente, particularmente porque muchas de las buenas bacterias pueden no estar presentes cuando llegan a las tiendas”, explica. “El yogurt o kéfir casero es mejor y menos costoso a largo plazo”.

¿No te gusta el yogurt? Garvin dice que el chucrut crudo antes de las comidas también ayuda, al igual que el vinagre de sidra de manzana, que según ella, también es un gran medicamento probiótico económico.

  1. Consumir fitonutrientes o vegetales de hoja verde.

Los fitonutrientes, o fitoquímicos, son compuestos naturales provenientes de las plantas. Existen cientos de ellos, la mayoría aún no han sido identificados, pero entre los que conocemos se encuentran el beta caroteno, el ácido ascórbico (vitamina C), el ácido fólico y la vitamina E.

Las enfermeras que trabajan en obstetricia, especialmente en clínicas prenatales o consultorios médicos, conocen la importancia del ácido fólico—es un nutriente fundamental para las mujeres embarazadas y sus hijos en desarrollo. Pero, ¿sabías que también es importante para mantener la salud del corazón y que puede ayudar a disminuir el riesgo de ciertos cánceres, el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson?

Doug DiPasquale, nutricionista holístico en Toronto, Canadá, explica que aunque no todos los fitoquímicos se consideran esenciales, “los fitonutrientes son tan útiles para nosotros como lo son para las plantas que los producen”. Además de eso, muchos expertos creen que el consumo de los fitonutrientes puede provocar un envejecimiento saludable.

“Una buena forma de asegurarse de adquirir una gran variedad de estos fitoquímicos es comer de manera colorida. Cada color representa una familia diferente de fitoquímicos, por lo que ingerir alimentos vegetales variados significará que estás obteniendo un buen perfil nutricional”, dice DiPasquale.

Así que, ¿cómo lo agregas a tu dieta? Afortunadamente, nunca es demasiado tarde comenzar a comer para verte bien y vivir durante mucho tiempo.