5 Formas De Mantener Los Ojos De Tus Hijos Saludables

Ways to Keep Your Children’s Eyes Healthy
Decir que los primeros cinco años de la vida de un niño son totalmente importantes no es una exageración. Son la base que conforma la salud, el desarrollo, la felicidad, los logros y el crecimiento de un niño a futuro.

Cuando se trata de los años que constituyen la edad temprana, la mayoría de los padres se centran en el desarrollo del cerebro de sus hijos. Ofrecen a sus hijos amor y protección para desarrollar un sentido de confianza y seguridad y ayudarlos a crecer como adultos seguros de sí mismos. Sin embargo, la mayoría de los padres descuidan un aspecto fundamental que puede tener un gran impacto en la personalidad y en los hábitos de los niños: su vista.

El desarrollo de la visión de tu hijo comienza antes del nacimiento, y cambia rápidamente durante los primeros años de la infancia. Desafortunadamente, a medida que la visión de tu hijo se perfecciona, pueden aparecer algunos problemas. Según la Academia Americana de Oftalmología, aproximadamente uno de cada 20 niños en edad preescolar tiene un problema ocular que, de no tratarse, podría provocar la pérdida permanente de la visión. Afortunadamente, la mayoría de los problemas oculares pueden solucionarse si se detectan en una etapa temprana y se tratan apropiadamente.

Después de todo, ellos son nuestro tipo favorito de pacientes.

  1. Chequeos regulares

Una de las mejores formas de cuidar la vista de tu hijo es que se examine la vista regularmente a partir de los tres años. Tu oftalmólogo puede detectar errores refractivos, como astigmatismo, hipermetropía o miopía en sus primeras etapas. Él/Ella también puede detectar y tratar algunas de las siguientes enfermedades:

  • Estrabismo
  • Ambliopía (ojo vago)
  • Daltonismo
  • Ptosis (caída del párpado)

Tu niño no puede expresar lo que le molesta, por lo que tu deber como padre es estar atento e identificar los problemas desde el principio. Existen varias señales de alerta que pueden indicar que tu hijo tiene un problema de visión, por lo que es importante no dejar de prestarles atención. Algunos de estos signos incluyen:

  • Un historial familiar de problemas de visión;
  • No observar objetos distantes o leer a distancia;
  • Ojos desviados;
  • Entrecerrar los ojos mientras mira televisión;
  1. Proporcionarles Juguetes que Mejoren el Desarrollo Visual

Ofrece a tus hijos juguetes que los ayuden a mejorar sus habilidades de percepción visual, como Legos, fichas magnéticas multisensoriales o un cubo de Rubik. Usa juegos que fomenten su desarrollo visual, como Acuity, I Spy, y otros. Evita darles a tus hijos juguetes con bordes afilados que puedan herir sus ojos.

¡Haz clic aquí para ver la página 2!

 

  1. Utiliza Equipos de Protección

Las lesiones oculares son la causa más común de pérdida de visión en los niños. Según el  Programa Nacional de Educación Sobre la Salud Ocular en Estados Unidos, cada año se producen más de 42.000 heridas oculares relacionadas con los deportes y, en la mayoría de los casos, las víctimas son niños.

Aunque las lesiones oculares son comunes entre los niños, se pueden evitar fácilmente. Asegúrate de que tu hijo usa gafas protectoras cuando participe en deportes o actividades recreativas peligrosas.

Otra excelente forma de proteger la visión de tus hijos es asegurarte de que usen gafas de sol en los días soleados o en condiciones climáticas especiales, como ante un reflejo deslumbrante en el agua o el resplandor de la nieve. Busca gafas de sol que bloqueen toda la luz ultravioleta y que tengan una cinta para el cabello para que tu hijo pueda jugar sin que le incomoden o sin que pierda sus gafas de sol.

  1. Tiempo de TV limitado

Es fácil dejar a tus niños frente al televisor durante horas y realizar tus quehaceres. Pero este hábito puede dañar la visión de tus hijos y provocar varios problemas. La constante luz parpadeante que producen los televisores y las pantallas de la computadora puede dañar los ojos del niño y afectar el desarrollo adecuado de la visión. Por regla general, tus hijos no deben mirar más de una hora de televisión al día.

  1. Incluye Alimentos Nutritivos en Sus Dietas

Al igual que nosotros, los niños tienden a preferir alimentos con alto contenido de azúcar, grasa y sal. Pero, a diferencia de nosotros, no entienden por qué estos alimentos son nocivos para ellos y están listos para llorar a lágrima viva para obtener lo que quieran. Cualquiera que críe a un niño sabe lo difícil que puede ser incluir grupos de alimentos saludables en sus dietas. Pero, aunque la idea de dejar que tus hijos sigan una dieta totalmente dulce sin duda es atractiva, vale la pena el esfuerzo de garantizar que tengan una nutrición apropiada.

La degeneración macular, por ejemplo, una enfermedad visual relacionada con la edad bastante común, puede combatirse con alimentos ricos en luteína y zeaxantina, como vegetales de hoja verde, yemas de huevo y maíz. El salmón, la caballa, el atún, la trucha y las anchoas, que contienen ácidos grasos, también son buenos para el desarrollo de la retina y deberían estar incluidos en la dieta de tu hijo.

Cuida la visión de tu hijo programando exámenes oculares frecuentes y tomando medidas de seguridad que aseguren que sus ojos estén protegidos.