Las 10 Principales Razones Por Las Que El Turno De Noche Es El MEJOR

Siendo una enfermera de emergencias que trabaja en las noches, siempre reviso estas listas y comentarios.

¡Me encantan las noches y a mis compañeras de trabajo nocturnas también! Después de preguntarles a mis colegas enfermeras de la guardia nocturna, esta es mi recopilación de las 10 principales razones por las cuales es mejor ser enfermera del turno de noche:

  1. No hay conductores irresponsables. No tienes que cruzarte con los conductores imprudentes cuando vas camino al trabajo porque NADIE está en la vía. Solo estás tú, el conductor ebrio ocasional (al que llamarás gustosamente para indicarle que se vaya a casa porque no deseas tener que ocuparte del paciente al que le causará un accidente 20 minutos después), y la vida silvestre ocasional – y, seamos sinceras, a veces los animales son más inteligentes que las personas al volante.
  2. Las personas que a las que tratarás DE VERDAD ESTAN ENFERMAS. No lidiarás más con el típico “Oh, tengo un dolor de garganta que empezó ayer y no tenía ganas de venir a la sala de emergencia”. Este tipo de personas generalmente estarán dormidas en sus camas, y esperarán hasta alrededor de las 09:00 de la mañana del día siguiente para ir a la sala de emergencia. DISFRÚTALO.
  3. Observas más vida salvaje. Hago mis caminatas cuando todos duermen o se preparan para pasar la noche. He visto más osos, halcones, búhos, tejones, ciervos, zorros, coyotes y lobos de lo que te puedes imaginar, e incluso puede que viera un puma, así como algún lince ocasional. A esas horas aprendes a tener más aprecio por el medio ambiente ya que no hay autos o personas que puedan opacarlo. Te sientes a solas con la naturaleza y es la sensación más profunda y sobrecogedoramente relajante del mundo. Me siento más en paz durante esos momentos, y lo experimento a diario.
  4. Te ves obligada a llevar tu propia comida y a comer sano, o a no comer nada. Los restaurantes cercanos y la cafetería del hospital están cerrados durante la noche, y si cuentan con máquina expendedora seguramente está al otro lado del hospital, y simplemente no te atreves a aventurarte tan lejos de la unidad, ya que si tan solo consideras tratar de ir más allá del baño seguramente se desatará el caos e inmediatamente tu guardia se convertirá en un infierno.
  5. Menos es más. Hay menos personal “innecesario” para interponerse en tu camino. No diré más sobre este enunciado, ya que muchos de los que trabajan durante la noche en el campo de la salud lo comprenderán perfectamente.
  6. ¡No compartes la cama! Cuando termines tu guardia, irás a tu casa para encontrar una cama ¡SOLO PARA TI! Los niños están en la escuela, tu cónyuge está en su trabajo, y no tienes a nadie que te patee o te pida un “momento sexy” cuando lo único que quieres hacer es dormir entre unas 6 a 8 horas sin interrupciones.
  7. ¡Los supermercados están vacíos! En tu noche libre, llegas al supermercado, y de nuevo, no tienes que lidiar con la población general. Si deseas correr y saltar sobre tu carrito e ir derrapando por cada pasillo, puedes (y lo harás) sin dudar, porque el lugar está libre de personas que te juzguen.
  8. Criar a los hijos es más fácil. No existe un momento en tu hogar en el que TODOS estén durmiendo. En las noches de trabajo, siempre estoy despierta para atrapar a mi adolescente cuando intenta escabullirse dentro o fuera de la casa. ¡TE ATRAPÉ!
  9. Gimnasios vacíos. En tu noche libre, puedes ir al gimnasio y correr en la trotadora durante dos horas si lo deseas, no los 30 a 45 minutos habituales que exigen algunos gimnasios. Una vez más, menos personas con las que lidiar – ¡es el paraíso!
  10. Estrellas. Veo más estrellas porque estoy afuera por la noche con más frecuencia. Aprendí sobre las constelaciones. He apreciado más que nunca las lluvias de meteoritos. Veo las auroras boreales más a menudo. Contemplar el cielo nocturno también te da perspectiva. El universo es mucho más grande de lo que podemos imaginar, y me recuerda que existen fuerzas que son mucho más grandes de lo que podemos comprender. Realmente somos comparables a un pequeño microbio que vive en un grano de arena en el océano, y esa es la realidad más aleccionadora de todas – una de las cuales puede beneficiar a muchas personas. Creo que si todos nos detenemos a pensar un poco más, las cosas podrían ser un poco menos absurdas.

Sarah Kobernick, ER, ha trabajado en el campo de la salud durante 13 años como asistente de enfermera certificada, enfermera práctica con licencia y actualmente como enfermera registrada en el área de emergencias. También trabaja como enfermera examinadora de ataque sexual a tiempo parcial. Ella hace todo lo que puede para mantenerse positiva y estar enfocada en lo que hace ¡ayudar a las personas!