Nunca Volveré A Hacerlo…

Flickr | Jerry Bowley

Aprendes algunas cosas en la escuela de enfermería. Aprendes otras cosas cuando comienzas a practicarla. Algunas de estas cosas son útiles de forma absurda: el bicarbonato puede proteger los riñones después de una tomografía computarizada con contraste. Otras cosas son útiles de una forma mucho más directa: tener una sobredosis de acetaminofén es una mala, mala manera de suicidarse.

Así que estas son algunas cosas que nunca volveré a hacer…

  1. Estar sin algún tipo de medicamentos anti-náuseas, como Dramamine o Bonine. Puedes pensar que es algo obvio, pero durante años para mí no fue tan obvio, pero es notable la diferencia que no vomitar puede tener en el bienestar general de la persona.
  2. Tomar con frecuencia acetaminofén o cualquier medicamento que lo contenga. Si Tylenol se presentara para las pruebas actuales, probablemente no se permitiera su venta sin receta médica. La dosis efectiva y la dosis tóxica están lo suficientemente cerca como para sentirme incómoda de tomar estos medicamentos ocasionalmente.
  3. Conducir con incluso una sola bebida en mi organismo. No era una gran bebedora antes de la escuela de enfermería y no lo soy ahora. (Le daremos una oportunidad a los años intermedios, ¿verdad?) Incluso en las profundidades del Whisky Scotch Discovery, me negué—y aún lo hago—a conducir cuando he tenido algo que afectará mi nivel de alerta. Eso incluye alcohol, difenhidramina y cualquier otro medicamento que me pueda hacer perder el control. El cerebro es una cosa preciosa, y hasta ahora no hemos desarrollado un sistema de trasplante.
  4. No tener la palabra “DONANTE” resaltante y en negrita en cada una de mis identificaciones. He visto demasiadas personas que recibieron ayuda de donaciones de órganos, tejidos, córneas, lo que sea, para no querer que una parte de mí se quede luego de que mi vida termine.
  5. Ignorar los riesgos pequeños y habituales por los grandes y controlables. Una de las cosas que aprendes como enfermera es cómo calcular el riesgo. A diario conduzco poco menos de ochenta millas en una de las autopistas más transitadas de los Estados Unidos, cuatro días a la semana, y todavía no estoy muerta. Esto me ayuda a calcular mi riesgo en cuanto a cirugía, riesgo de cáncer, la probabilidad de ser devorada por un hipopótamo o si un paciente en particular podría gritarme o no. La enfermería me ha enseñado a calcular las probabilidades; Lo hago con más frecuencia de lo que me gustaría admitir. Especialmente cuando se trata de cuidar.

¿Qué has jurado nunca volver a hacer—o siempre haces—ahora que eres enfermera? Estoy especialmente interesada en lo que las enfermeras mayores tienen que decir sobre este tema.