Luego de la pérdida de mi esposo por cáncer, la enfermería salvó mi vida

Por Sara Weging.

Siempre supe que estaba destinada a ayudar a las personas, pero no fue hasta que conocí a alguien muy especial que pude reconocer cómo se suponía que debía lograr ese objetivo.

Como estudiante nueva, recién salida de la escuela secundaria, sentí que el mundo estaba completamente abierto ante mí. Podía hacer cualquier cosa que me propusiera –quería dedicarme a la enfermería.

Afortunadamente, mi universidad tenía un programa de inmersión semanal para posibles estudiantes de enfermería que quisieran asegurarse de que la enfermería fuera la elección correcta. Al final de la semana, los veinte estudiantes estaban sentados alrededor de una gran mesa de roble y seguían hablando sobre cómo la enfermería era la carrera para ellos. Cuando llegó mi turno de hablar, todo lo que pude decir fue un enfático “¡De ninguna manera!”. No podía soportar la idea de que sería responsable de otra vida humana. Acababa de graduarme de la escuela secundaria, había empezado a vivir sola y se esperaba que cuidara de mi misma por primera vez. No estaba de NINGUNA FORMA lista para la gran responsabilidad que supone la enfermería.

Entonces, lancé la enfermería al fondo de mi mente y pasé a otras actividades. Avancé rápido, cuatro años más tarde era una recién graduada que se mudó a Chicago y estaba lista para conquistar el mundo. La vida en Chicago no fue fácil, pero fue nueva y emocionante. Ansiaba la aventura. La aventura me encontró de muchas maneras, pero la mejor manera fue, por mucho, en la forma de mi increíble esposo, James. A James y a mí no nos llevó mucho tiempo encontrar nuestras propias aventuras y disfrutar juntos de la ciudad de maneras nuevas y emocionantes. Ya sea que estuviésemos visitando los diferentes festivales del vecindario, asistiendo a un juego de los Medias Blancas o simplemente sentados en el gran césped del Millennium Park, la vida era maravillosa y ninguno quería que cambiara.

Justo antes del Día de Acción de Gracias de 2011, recibimos una llamada telefónica que cambió para siempre nuestras vidas. Cuando tenía dieciséis años, James fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda (LLA). Se sometió a tratamiento con quimioterapia y para cuando nos conocimos, tenía cinco años en remisión. Desafortunadamente para nosotros, ese Día de Acción de Gracias no sería un día de agradecimiento, sino un día de preocupación y temor.

Después de una visita clínica rutinaria, James recibió la llamada que le notificó que su cáncer había regresado. Juntos, volvimos a la vida a la que él pensó que no volvería. Este nuevo mundo de clínicas y hospitales era completamente extraño para mí. Darse la vuelta y huir habría sido demasiado fácil y honestamente era lo que se esperaba. Pero, James manejó todo con mucho coraje. Cada vez que me miraba con sus grandes ojos azules, todo lo que podía sentir era la enorme cantidad de amor que sentía por él. Él era mi sol en un cielo lleno de nubes oscuras.

Entonces, tomé impulso e hice todo lo que estaba a mi alcance para ayudar a James. No quería que volviera a sentir que era “el hombre con cáncer”. Al principio, eran cosas simples – llevarlo a las visitas a la clínica, asegurarse de que tuviéramos comida en el apartamento por la que tuviese apetito, mantener el apartamento limpio y simplemente tratar de conservar nuestras vidas lo más normales posible – hacer del cáncer algo que era parte de nuestras vidas, pero no lo que la definió.

A medida que el tiempo y el tratamiento continuaban, James enfermó cada vez más. Decidí alejarme de mi trabajo diario y cuidarlo a tiempo completo. No fue una decisión fácil de tomar, pero me estaba matando estar lejos de él. James tendría que quedarse en el hospital durante varios días y nunca lo diría  pero siempre podía verlo en sus ojos – odiaba ver cuando me iba.

En poco tiempo, estaba aprendiendo cómo limpiar y vendar cualquier herida que pudiera tener, cómo conectarlo a la hidratación cuando se estaba deshidratando, combinar medicamentos, hacer un seguimiento de más píldoras de las que había visto y cómo administrar vacunas . Este era el mundo que una vez me había imaginado, pero en un entorno muy diferente. Me alarmó lo cómoda que me había vuelto con eso en tan poco tiempo. Me descubrí mirando a las enfermeras para ver cómo interactuaban con los pacientes y cómo realizaban ciertas tareas. La relación con el personal de enfermería rápidamente se tornó más hacia la amistad que a cualquier otra cosa. Eran personas a quienes les podía compartir abiertamente mis miedos, contarles los planes para nuestro futuro y realmente cualquier cosa que estuviera en mi mente. Fueron quienes estuvieron allí durante las noches difíciles, tomándome de la mano y dándome palabras de aliento.

El personal de enfermería estuvo con James y conmigo hasta el final. A las 8:52 a.m. del 12 de agosto de 2012, James tomó su último aliento. Después de solo dos años y medio juntos, tuve que despedirme del amor de mi vida.

Luego de que James murió, yo era un desastre. No lograba comer ni dormir. Todo lo que pude hacer fue sentarme y llorar. Llorar por no solo perder el amor de mi vida, sino también perder mi futuro, un futuro que desesperadamente quería. Sentía que me estaba ahogando y todos a mi alrededor solo me miraban luchar mientras continuaban con sus vidas. Mi vida siguió de esta manera durante unos dos años. Una vez que comencé a salir de la niebla en la que se había convertido mi día a día, no pude averiguar qué hacer. ¿Qué sigue? Seguramente, no podría vivir en el sótano de mi madre por el resto de mi vida, acurrucada en mantas que estaban saturadas de tejidos y manchadas por las lágrimas.

Fue en este momento que recordé la enfermería. Recordé cuidar a James durante todos esos meses y no solo amar el hecho de que tenía que cuidarlo, sino también saber que quería hacer eso por los demás. Prometí que daría todo de mí a las otras familias que estaban pasando exactamente por lo que yo había pasado – con suerte haciendo que James se sintiera orgulloso en el proceso.

Solicité el programa acelerado de enfermería en la Universidad de Creighton y luego de un año, era Sara Weging, BSN, RN. Comencé a trabajar en la Unidad de Cuidado Especial de Hematología Oncológica (OHSCU) en Nebraska Medicine – Nebraska Medical Center. No podría pedir un trabajo más perfecto.

Trabajar en la OHSCU es extrañamente reconfortante y se siente un poco como estar en casa. No solo por poder atender a los pacientes en los momentos más vulnerables de sus vidas, sino también por poder relacionarse con las familias. Me encanta cuando mis experiencias se pueden compartir y ayudar a otros que se encuentran en situaciones similares a las que yo viví. Realmente creo que los pacientes y las familias en la OHSCU son un grupo muy especial de personas. Es una bendición cuando puedes decirles que sabes exactamente cómo se sienten. No están solos.

Todavía hay días en que me siento muy perdida. Cuando hay algo gracioso en la televisión, o suena una canción especial en la radio, me giro para hablar con James al respecto. Luego hay días en que me levanto y rezo porque todo fuese un mal sueño. Cuando me doy cuenta de que no es así, siento que lo he perdido de nuevo.

Ha sido muy difícil vivir cada día como sé que James querría que lo hiciera. No querría que llorara por él. Él querría que siguiera viviendo y definitivamente no querría que renuncie a mis sueños. La enfermería lentamente me devuelve a la vida y me ayuda a darme cuenta de que está bien seguir adelante. La vida no se detiene solo porque me aparté del camino.

Esta historia apareció originalmente en Nebraska Medicine.