OBJETIVOS PARA EL 2016

Shutterstock | Ditty_about_summer
 

Existe un patrón típico para el ciclo de vida de un propósito de Año Nuevo: te planteas uno (o más), pasas todo Enero esforzándote por mantenerlo, para que en Febrero lo olvides por completo. Así es, el ciclo de vida de un propósito de Año Nuevo dura unos 30 días, solo para revivirlo, de nuevo, el próximo año y repetir el ciclo. Como enfermera estás acostumbrada a extender los ciclos de vida, usa esas habilidades para hacerte responsable y mantener tus propósitos de Año Nuevo con vida hasta que los hayas cumplido.

 

  1. Metas Que Realmente Puedas Alcanzar – Un propósito de año nuevo debe ser una meta alcanzable si quieres tener éxito. Las metas deben ser algo que requiere trabajo, pero al mismo tiempo inalcanzables sin un esfuerzo intencional. Piensa en un área de trabajo donde podrías mejorar, proponte sobresalir y fija una fecha para lograrlo. Podría tratarse de algo simple como perfeccionar tu habilidad para extraer sangre, o tal vez algo más complejo, como estudiar para convertirte en jefa de enfermeras.
  1. Debes Ser Específica En Tus Propósitos – Todas queremos ser mejores enfermeras y ayudar a nuestros pacientes, pero tu propósito debe reflejar el plan de cómo vas a lograrlo. Necesitas ver con mucha seriedad en qué te estas rezagando y diseñar una estrategia que te haga acelerar el paso.
  1. Evita Demasiados Propósitos – No te abrumes con una lista de propósitos que debas cumplir. Si te fijas múltiples objetivos, establece diferentes plazos para cumplirlos y no te agobies con múltiples expectativas al mismo tiempo.
  1. Cuéntaselo A Tus Amigos – Si expresas en alto tu intención de alcanzar un propósito dado, más comprometida mentalmente estarás para lograrlo. Decírselo a quienes confías te obligará a rendir cuentas en caso de no cumplir tus objetivos. Podría ser tu supervisor de enfermería directo, tu conyugue, o tus compañeras enfermeras. Mientras a más personas le cuentes tu plan de convertirte en una mejor enfermera, más incentivada estarás, y trabajarás más duro para lograrlo.
  1. Escribe tus Propósitos – Pega la lista en el refrigerador, en el espejo del baño, o incluso en el volante del coche. Procura establecer una alerta en tu teléfono móvil para que te recuerde todo los días tus planes de Año Nuevo. Si todos los días enfrentas evidencia física del compromiso que te planteaste, ayudará a que mantengas ese compromiso en el primer lugar de tu mente.
  1. Establece Los Pasos Necesarios Para Lograr Tu Propósito – Para algunas enfermeras es más fácil hacerle frente a una tarea grande si se concentran en dar pasos pequeños para resolverla. Por ejemplo, si tu propósito es obtener una nueva certificación, entonces, que tu meta sea encontrar una clase y subscribirte para cuando llegue Febrero. Los siguientes objetivos, que sean comprar los libros de texto necesarios, procúrate tiempo para estudiar, y conseguir altas calificaciones en las pruebas y en los exámenes.
  1. Comparte El Propósito con Alguna Amistad – Para algunas enfermeras, sentir el apoyo de un amigo o amiga que busca alcanzar la misma meta, puede ayudar a que ambos se mantengan motivados para lograrlo. Hay otras enfermeras que destacan más cuando se agrega el factor competitivo al propósito. Sea cual sea la razón, puedes hacerte responsable de tus propósitos de enfermería más fácilmente si otra persona lucha a tu lado por conseguir el mismo objetivo.
  1. Premia Cada Logro de Tu Propósito – De la misma forma en que rindes cuentas cuando flaqueas en tus propósitos, así también debes premiarte cuando alcances metas. Cuando diseñes una estrategia para alcanzar tus objetivos, incluye pequeñas recompensas para cada logro. Diséñalas en relación al propósito mismo y a tu carrera de enfermera, como una bolsa nueva para tus suministros, o reservarte una hora para un masaje relajante.
  1. Reduce El Compromiso del Propósito – Si te sientes abrumada ante la idea de mantenerte firme con tu propósito durante los 365 días completos, divídelo. Comprométete por un mes, o una semana, incluso sólo por hoy. Con cada logro que alcances, te será más fácil resolver el siguiente.

10. Dale Un Segundo Vistazo – Si resulta que estás teniendo verdaderos problemas para mantener tus propósitos, está bien que los modifiques. Da un paso atrás y evalúa qué es aquello que se interpone en tu camino. Podría ser que, honestamente, en este momento no tienes tiempo para lidiar con tu trabajo, la familia, y una clase en línea, o quizás sea que necesitas el apoyo de una compañera enfermera con más experiencia que pueda enseñarte mejores técnicas para encontrar una vena. Si puedes encontrar la fuente del problema, podrás hacer los ajustes necesarios que te ayudarán a mantener tus propósitos.

 

Mantén a tus propósitos para el 2016 lejos del “Soporte vital” tomando decisiones inteligentes desde un principio, manteniendo un sistema de apoyo saludable y aprendiendo cuándo debes realizar ajustes. Tus habilidades como enfermera, por naturaleza, te permitirán alcanzar todas tus metas el próximo año, siempre y cuando, estés dispuesta a rendir cuentas ante el compromiso que has hecho.