¿Retirados? No tan rápido: Los antiguos trabajadores de salud son llamados a la acción durante el Coronavirus

A medida que el sistema de salud de los Estados Unidos lucha por responder al creciente número de pacientes con coronavirus en todo el país, algunas instalaciones y redes de salud han comenzado a retirar a los trabajadores de la salud de la jubilación para ayudar con este aumento en la demanda de servicios médicos. Sin embargo, volver al trabajo no es una opción para muchos proveedores de atención jubilados. Algunos trabajadores pueden ser demasiado viejos o frágiles para continuar sus carreras en el campo, mientras que otros pueden estar preocupados por transmitir el virus a sus seres queridos – o contraerlo ellos mismos, debido a su edad.

Si tu instalación se está quedando sin personal mientras tratas de contener el coronavirus, obtén más información sobre las complejidades de traer de regreso al personal de salud retirado y lo que podría significar para tus pacientes.

Llamando a proveedores de atención médica jubilados

Colorado es uno de los muchos sitios en Estados Unidos afectados por la propagación del coronavirus. Según The Denver Post, el estado actualmente tiene 183 casos confirmados con varias muertes, principalmente entre personas de la tercera edad. Los hospitales locales están repletos de pacientes que sufren síntomas similares a la gripe, muchos de los cuales podrían tener el virus.

El fin de semana pasado, el Dr. Zwillich, un médico retirado de cuidados críticos pulmonares en Carbondale, Colorado, recibió una carta de su hijo, Todd, pidiéndole que volviera al trabajo. Decía: “El estado de Colorado está viendo una creciente demanda de profesionales de la salud calificados para ayudar en las pruebas, tratamiento y la atención de pacientes con COVID-19”.

El Dr. Zwillich habló recientemente con NPR sobre sus pensamientos de volver al trabajo. Admite que no puede hacer muchas de las cosas que solía hacer en el campo anteriormente, como insertar tubos en los pulmones y el tórax de los pacientes, pero asegura que todavía puede clasificar a los pacientes y diagnosticar sus síntomas. El Dr. Zwillich fue médico de cuidados críticos durante más de 50 años antes de retirarse.

Actualmente tiene 78 años, lo que significa que el virus podría representar un riesgo importante para su salud. El coronavirus tiende a ser más severo en pacientes de edad avanzada, quienes han sufrido afecciones respiratorias previamente y aquellos con sistemas inmunes comprometidos. El Dr. Zwillich argumenta que no sufre condiciones de salud particulares de las que tenga conocimiento; sin embargo, le preocupa la propagación del virus a su esposa.

Aun así, su deseo de servir es más fuerte que su miedo a enfermarse. Planea ponerse en contacto con los jefes de personal de dos hospitales locales para ver si sus servicios aún son necesarios y en qué capacidad podría servir.

Situación crítica: Todas las manos a la obra

Colorado no es el único estado que está llamando a los trabajadores de la salud jubilados. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pidió recientemente a los trabajadores de la salud retirados y a estudiantes de la escuela de medicina que actúen como “personal de reserva” durante el brote de coronavirus.

Los equipos médicos están trabajando las 24 horas para contener el virus. Muchos trabajan sin descanso o durante turnos consecutivos para servir a sus comunidades. Sin embargo, hay muchos límites para lo que los proveedores de atención existentes pueden hacer para contener la epidemia. Las enfermeras y los médicos pueden desgastarse a medida que atienden a un paciente tras otro, lo que aumenta el riesgo de infección.

Docenas de proveedores de atención médica han sido diagnosticados con COVID-19, incluyendo recientemente dos médicos de urgencias en Nueva Jersey y el estado de Washington. Decenas de asistentes de salud también fueron diagnosticados en el hogar de ancianos Life Care, a las afueras de Seattle.

Cuando el virus infecta a los proveedores de atención médica, los resultados pueden ser devastadores. Luego, estos trabajadores deben someterse a cuarentena durante semanas, descartando personal valioso del sistema de salud. A medida que se infectan más trabajadores, es probable que no haya suficientes proveedores para atender al creciente número de pacientes enfermos.

Consideraciones a tener en cuenta antes de llamar a los jubilados

Si tu instalación se está quedando sin personal, es posible que desees considerar volver a llamar a los trabajadores retirados. Incluso si tu instalación cuenta actualmente con personal completo, el virus podría representar problemas para tu organización en las próximas semanas, así que planifica para el peor de los casos. Crea una lista de contactos de profesionales jubilados con los que puedas comunicarte en caso de una emergencia.

Aquí tienes algunas consideraciones que debes tomar en cuenta antes de contactarlos:

  • Recuerda que elegir volver a trabajar durante la pandemia de coronavirus puede ser una decisión extremadamente personal. Evita forzar a los jubilados a salir de su retiro o a sentirse culpables de no hacerlo.
  • Considera la edad y el estado de salud de la persona antes de pedir su ayuda. Habla con ellos sobre los riesgos involucrados en el cuidado de pacientes infectados y cómo planeas mantener seguro al personal durante la epidemia. Aliéntalos a hablar con sus compañeros y seres queridos antes de aceptar volver a trabajar.
  • Actualiza la información de contacto a medida que avanzas. Algunos ex empleados pueden haberse mudado desde la jubilación. Considera alojamiento y tiempos de viaje para estas personas.
  • Ten sus necesidades claras. Habla con la persona sobre cuánto tiempo puede necesitar para trabajar y a qué capacidad. Observa si su conjunto de habilidades ha cambiado desde la última vez que trabajó.
  • Verifica su licencia y/o certificación para ver si todavía está activo. De lo contrario, debería poder practicar solo en situaciones de emergencia. Asegúrate de que el lugar donde te encuentres acepte licencias inactivas durante estos tiempos y si los empleados que regresan están sujetos a regulaciones adicionales.
  • Si tu instalación ha cambiado fundamentalmente desde la jubilación del ex empleado, programa un tiempo de incorporación para que puedas enseñarles a usar la última tecnología o equipos.

Es probable que más instalaciones recurran a trabajadores de la salud jubilados y de las facultades universitarias en las próximas semanas. Ten en cuenta estos consejos para proteger a los antiguos empleados y asegurarte de que tus pacientes reciban atención de calidad.