Señales De Depresión

Signs of Depression

¿Cómo acabé aquí? ¿Cómo dejé que las cosas llegaran hasta este punto? Soy enfermera, seguramente debería haberlo visto venir. Cuido a la gente todo el día, 12 horas al día, 7 días de guardia.

Crecí en una casa estricta. Estira el labio superior y aprende a moverte, manos a la obra. En mi familia, la depresión, la medicación y la terapia son tabú, eres considerado débil. He sido testigo de primera mano de cómo los miembros de mi propia familia han sufrido de depresión, ansiedad y no han hecho nada al respecto, solo viven vidas miserables, llenas de ansiedad y temor. Nada ha cambiado. Se quedaron tan atascados en sus mentes que no lograron salir. Era como estar atrapada bajo una nube de tormenta, sabiendo que en algún lugar hay cielos azules. Pero estás discapacitado, no puedes irte a un mejor lugar y ver el sol.

Yo tampoco creía en el desorden bipolar. Algunos días, me despertaba sintiéndome increíble. Pero la sensación no duraba. A los pocos días volvería a paralizarme. La preocupación, la ansiedad y la depresión volverían a aparecer. Me levanté de nuevo, convencida de que si podía vencer los últimos brotes de preocupación, fácilmente podría vencerla otra vez. Un pensamiento bastante fuerte, y para ser sincera, me aplaudí por tanta fuerza. Sin embargo, la sensación comenzó a convertirse en una distracción. No podía concentrarme en lo que mis hijos o mi pareja me decían. Ignoraba sus conversaciones y las cosas empezaron a parecerme difusas. No estaba recordando nada de lo que decían, básicamente estaba perdiendo recuerdos. A la hora de la cena, comía tan rápido que luego me sentía mal. Cuando estoy estresada, me derrumbo rápidamente.

¿Así que cuando es suficiente? Ahora es suficiente. Llegué al punto en el que sabía que esto no iba a desaparecer. No podía hacerlo sola. Una amiga sugirió terapia antes de tomar cualquier medicamento. ¿Quizás hablar con alguien podría ayudarme? Al día siguiente me sentiría bien. Tal vez ‘ese’ paciente finalmente salió del hospital y sabes que tu día será mejor porque ya no te maltratará más. Quizás se aligeró algo en mi vida personal. La diferencia es que ahora estaba adaptándome y aprendiendo a entender el fenómeno. Dentro de unos días podría sentirme de la misma forma.

El cuidado personal es algo de lo que hablamos con frecuencia en el campo del cuidado de la salud. Para mí es como hablar de unas vacaciones que nunca tuve. Sé que tengo que hacerlo, pero si lo hago, ¿la ansiedad me dejará inmovilizada mientras tanto? ¿Qué pasa si no logro relajarme? ¿Qué pasa si no puedo permitírmelo? La idea del cuidado personal me hizo sentirme más ansiosa.

Entonces, me di cuenta de que necesitaba ayuda. La forma en la que estaba viviendo no era vida, y si tenía que pretenderlo hasta lograrlo, entonces felizmente tomaría alguna ayuda o consejo. Entonces busqué ayuda.

Esta es solo la primera parte de mi viaje. He dado el paso para sentirme mejor, e incluso la primera llamada telefónica me dio algo que no había tenido en mucho tiempo – esperanza. Saber que tengo un programa de cuidado personal me ayudó a salir del fango y siento que voy rumbo a un lugar mejor. Cada día se siente igual, subidas y bajadas, pero la diferencia es que sé cómo manejar los días más oscuros. Estoy aprendiendo a utilizar las herramientas que nunca supe que tenía. Cada día tiene un propósito, porque yo creo uno. Me doy una tarea a diario, algunos días esa tarea podría ser decirme a mí misma cómo manejar una situación inesperada, o predeterminando cómo lidiar con el ataque de ansiedad cuando suceda.

Les dejaré saber cómo me siento.

Con cariño,

Enfermera anónima.